RETRODEZCAN

Este imperativo es del todo incorrecto pero me resulta más contundente que el original RETROCEDAN. Por lo tanto, si la Real Academia de la Lengua Española me lo permite, desde hoy en adelante haré uso exclusivo de él.
Con RETRODEZCAN pretendo dar a conocer parte de mi obra pictórica, escultórica, fotográfica y, en menor proporción, literaria y, a la vez, mantener una corriente de opinión sobre los acontecimientos de naturaleza artística de hoy día.
Espero que tomeis la sabia decisión de manteneros a una distancia prudencial de mis opiniones aquí vertidas que no siempre tienen por que ser del agrado de la mayoría; ¿o, sí?

sábado, 18 de junio de 2011

BEBER PARA CREER

 En realidad, se ha de BEBER PARA CREER lo que los políticos quieren que creamos


Me hago eco de las opiniones vertidas en este Blog por mi buen amigo Antonio Dorta.

Sin ambages de ningún tipo me atrevo hoy a afirmar que la mayoría de ciudadanos estamos representados por auténticos delincuentes que han hecho de la política su particular y más que rentable negocio; y si no que se lo pregunten a todos los implicados en el caso GURTEL de Valencia y en particular al Sr. Camps por no nombrar a todos aquellos diputados de las muy distintas comunidades españolas que, en el mejor de los casos, lo único que han hecho es dimitir cuando sus cajas de caudales ya se encontraban a rebosar.

¿A quienes quieren engañar estos políticos? A mi no, desde luego, y a la gran mayoría de los jóvenes mucho menos.
Este modelo de sociedad al que estamos "sometidos" tiene por fuerza que cambiar y es bastante probable que ni yo ni los de mi generación lo veamos pero estoy seguro que alguien se ocupará de que así sea.
Estamos abocados a una nueva revolución social que cambie este sistema capitalista por otra opción más asequible para el conjunto de trabajadores y estudiantes de este pais; máxime cuando los mismos que han provocado esta lamentable crisis nos pronostican un futuro muy incierto y que  con algo de suerte dicen que  sólo   abarcará unos quince años más antes de que pueda volverse a la normalidad financiera.

Todo el peso de esta irresposabilidad mercantil ha caido, como de costumbre, sobre los mismos hombros de siempre. Sobre los de todos aquellos que contribuyeron con su esfuerzo a colocar a este pais donde jamás había estado hasta entonces; sobre todo, a partir de la muerte del dictador y el nacimiento de un nuevo estado de derecho que garantizaba trabajo, educación, salud, vivienda, etc., para el conjunto de sus casi cincuenta millones de ciudadanos



Publicar un comentario