RETRODEZCAN

Este imperativo es del todo incorrecto pero me resulta más contundente que el original RETROCEDAN. Por lo tanto, si la Real Academia de la Lengua Española me lo permite, desde hoy en adelante haré uso exclusivo de él.
Con RETRODEZCAN pretendo dar a conocer parte de mi obra pictórica, escultórica, fotográfica y, en menor proporción, literaria y, a la vez, mantener una corriente de opinión sobre los acontecimientos de naturaleza artística de hoy día.
Espero que tomeis la sabia decisión de manteneros a una distancia prudencial de mis opiniones aquí vertidas que no siempre tienen por que ser del agrado de la mayoría; ¿o, sí?

sábado, 20 de mayo de 2017

¿REALIDAD? ¿FICCIÓN?

Hubo un tiempo no tan lejano todavía en que por el carácter extraordinario de un determinado acontecimiento acaecido dentro o fuera de nuestras fronteras, éste solía ser descrito por la prensa en general, -tanto nacional como internacional-, como una manifiesta realidad que hubiera  superado con creces las expectativas de ficción del hecho en sí, ya fuere por su riguroso extremismo,  por su aparente incredibilidad o por la rareza de su propia naturaleza.

“La realidad supera la ficción”, clamaban entonces los diarios en sus cabeceras, reclamando para sí la exclusividad y atención de tan extraordinaria noticia.

No sé si aventurarme a afirmar que todo debió haber empezado con el prototipo de submarino, -botado en San Fernando en 1888-, inventado entonces por el teniente de navío Isaac Peral y cuya realidad superaría con creces y por vez primera la ficción de un Nautilus, imaginado ya en 1871 por el escritor francés Julio Verne en sus Veinte mil leguas de viaje submarino y La Isla misteriosa. Mucho más tarde, en 1969, con la llegada del hombre a la luna, el satélite de la Tierra no sólo resultaría mancillado y pisoteado por el astronauta americano Neil Armstrong sino que, además, le sería también arrebatado de forma grosera a los tiernos enamorados, a los miles de soñadores, a los poetas solitarios en particular  e incluso, -¡cómo no!- a la mismísima noche mediterránea de la ciudad de Valencia. La REALIDAD había superado con descaro y por segunda vez a la FICCIÓN. Hasta entonces, me atrevería a decir que la mayoría de todos nosotros buscábamos con enconada ansiedad un refugio seguro en la remota posibilidad de imaginar un mundo distinto, un mundo nutrido de ficción que nos librara para siempre de la dura realidad que se presentaba inexorable ante nuestro incierto futuro y colmase nuestros precarios anhelos



El llamado estado de FICCIÓN dentro del que, -por lo menos antes-, muchos de nosotros nos refugiábamos para conseguir evadirnos en silencio de aquella dura realidad que nos acechaba con urgencia en cada esquina del pasado  ha terminado, -con el paso tiempo y merced al empleo de ordenadores y otros nuevos dispositivos disponibles-, siendo eficazmente sustituida por esa otra pretendida REALIDAD VIRTUAL del futuro; una suerte de apariencia de realidad engañosa que nos permite estar presentes en su sombrío interior, libres si se quiere de cualquier responsabilidad y sin obligación alguna de tener que participar de forma activa en ella y que, en mi modesta opinión, no deja de ser una nueva versión de aquel otro antiguo ideal de FICCIÓN, perseguido con tanto encono por todos y cada uno de nosotros, de manera obsesiva, a lo largo de nuestra más que azarosas vidas.

Hoy por hoy, definitivamente, la llamada REALIDAD, -al contrario de lo que  sucediera a veces en el pasado-, ya jamás podrá superar a su oponente FICCIÓN, toda vez que ésta parece adolecer hoy de  los suficientes escrúpulos,  profundos sentimientos, laica moral, humana generosidad, etc., etc., que antaño le caracterizara y cuyas carencias la hacen totalmente irrefrenable a juzgar por todos aquellos perjuicios ocasionados a la sociedad con los que muchos, -esquivando impunemente aquella REALIDAD-,  se han ido enriqueciendo de forma ilícita, han asesinado vilmente a sus parejas, han robado a saco al prójimo, etc. y, -todo ello-, en un alarde de falsa imaginación e inmodestia desenfrenada para la que no estaban formalmente preparados. Sin embargo y a pesar de todo, nos complace gratamente comprobar como la siempre cruda REALIDAD, manejada con la necesaria prudencia y justicia, en ocasiones renace y continua siendo capaz, -cruzándose hábilmente en el camino de los ambiciosos-, de frenar los excesos de celo mostrados por éstos  en continuar intentando amasar fortunas  a costa del erario público aparentando, -sin escrúpulos en sus criminales propósitos-, una dignidad tan sólidamente ficticia como la empleada en su día por Verne al describirnos con suma maestría  en sus Veinte mil leguas de viaje submarino  como la figura de un ambicioso y desgraciado Capitan Nemo, comandante del Nautilus, naufragaba y se hundía irremisiblemente a bordo del primer submarino de ficción de la historia creado por la imaginación del hombre.   

Publicar un comentario