RETRODEZCAN

Este imperativo es del todo incorrecto pero me resulta más contundente que el original RETROCEDAN. Por lo tanto, si la Real Academia de la Lengua Española me lo permite, desde hoy en adelante haré uso exclusivo de él.
Con RETRODEZCAN pretendo dar a conocer parte de mi obra pictórica, escultórica, fotográfica y, en menor proporción, literaria y, a la vez, mantener una corriente de opinión sobre los acontecimientos de naturaleza artística de hoy día.
Espero que tomeis la sabia decisión de manteneros a una distancia prudencial de mis opiniones aquí vertidas que no siempre tienen por que ser del agrado de la mayoría; ¿o, sí?

Mostrando entradas con la etiqueta CRÓNICA SOCIAL. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CRÓNICA SOCIAL. Mostrar todas las entradas

sábado, 11 de agosto de 2018

EL HONORABLE

Felipe VI regatea este verano en aguas de Mallorca a bordo del Bribón sin plantearse siquiera la conveniencia de rebautizar con otro nombre al barco que fuera de su padre y que no le ha sido posible patronear este año debido a una seria lesión de muñeca. Tal vez haya sido mejor así porque al mando de su hijo, el Bribón ya iba por delante el primer día de regata.

Según el diccionario de la RAE, bribón es sinónimo de haragán, pícaro, bellaco y dado a la briba.
BRIBA: vivir en holgazanería picaresca o darse a este género de vida.

Ese género de vida al que alude el diccionario parece ser el mismo del que disfrutaba hasta hace bien poco no el elegante barco que regatea este verano en aguas de Mallorca sino su antiguo patrón, de cuyo nombre no quiero acordarme pero del que no se olvida ni su primo Nosequé de Orleans, ni  el inspector Villarejo, hoy encarcelado, y ni muchísimo menos, ¿cómo no?, la excelsa, bella, rica, heredera y cortesana princesa Corinna.

No sé cuántas regatas a lo largo de su singladura habrá ganado el Bribón pero de lo que estoy completamente seguro es de que si ha ganado alguna no habrá sido nunca haciendo honor a su nombre. Para hacer honor a ese nombre habrá sido necesario cazar elefantes en África, cobrar comisiones por intermediar entre los árabes y empresas españolas para llevar el AVE hasta La Meca o utilizar a una aristócrata europea para desviar dinero a los bancos suizos.

Así que por el bien y la buena reputación que todos esperamos que conserven aquellos miembros incorruptos de la familia real española, sería conveniente para empezar rebautizar al barco con un nuevo nombre como su antónimo: EL HONORABLE.

viernes, 3 de agosto de 2018

VIOLADORES




Los distintos medios de comunicación harían muy bien en no conceder carta de naturaleza a los supuestos violadores de la joven durante los Sanfermines de 2016 al referirse a ellos por el nombre de LA MANADA porque en mi modesta opinión, bajo esa marca no registrada, les estamos concediendo, -a fuerza de repetir tal nombre por el que se les conoce-, el beneplácito de la justificación a sus reprobables actos, como mínimo, de abuso sexual. En realidad son cinco individualidades distintas que se juntan y comprometen para hacer el mal, abusando de su fuerza y número aunque para robar unas simples gafas sólo sea menester un único individuo que, curiosamente, ya ha sido juzgado en otras ocasiones por distintos delitos menores como el de robo con fuerza.

Cuando se habla de LA MANADA, quedan encubiertas tras ese nombre las identidades de cinco delincuentes sexuales, cada uno de los cuales es responsable de sí mismo y no del resto, máxime cuando tal calificativo pone además en entredicho el comportamiento de aquellos animales que se mueven en grupo y cuyos apareamientos están muy lejos de alcanzar el nivel de los supuestos violadores humanos. En pocas palabras: la violación propiamente dicha no es intrínseca del mundo animal pero sí del mal llamado homo sapiens. Y LA MANADA no es LA MANADA, son los violadores de una joven en los Sanfermines de 2016.

jueves, 26 de julio de 2018

ESPIONAJE

Tratar de desentrañar todo el entramado político-económico-sentimental que rodea a las relaciones mantenidas otrora entre el rey emérito JUAN CARLOS I y la bella princesa-cortesana CORINNA no parece tarea fácil pero a tenor de las confesiones telefónicas vertidas por ésta y presumiblemente obtenidas sin su consentimiento por el inspector Villarejo, parece natural y lógico que el CNI se haya decidido a tomar cartas en el asunto dado el cariz que han ido tomando los acontecimientos, hasta el punto de llegarse a sospechar que tras tales desafortunadas declaraciones y a despecho de un desgraciado amor frustrado hayan podido estar llevándose a cabo tareas de auténtico espionaje en favor de otros países vecinos y que comprometerían seriamente a nuestra Seguridad Nacional. En tal sentido, el director del CNI, Felix Sanz Roldán, se lo habría tomado como un verdadero asunto de estado que, de ser así, resultaría prácticamente imposible hacerlo público y transparente como sería deseable.

Sin embargo sí que han existido incidentes similares. Recordemos que en 1963, en el Reino Unido, las relaciones habidas entre el ministro de la guerra, John Profumo, casado, con título nobiliario y la corista Christine Keller, protagonizaron un escándalo amoroso que logró tumbar a un gobierno conservador en plena Guerra Fría. Al parecer, ella también se acostaba en la misma época con un agregado naval de la embajada de la URSS, a la sazón espía soviético. 

Profumo fue pillado en peligrosas aventuras de cama pero lo peor es que acabó mintiendo en la Cámara de los Comunes y eso, precisamente, le costó el puesto.

En cualquier caso, muchos artistas aprovecharon el incidente protegidos, claro está, por la libertad de expresión que siempre ha caracterizado a los británicos y se pusieron rápidamente manos a la obra en sus respectivas y distintas disciplinas artísticas. Creo incluso recordar que la silla en la que se sienta Christine en la foto es un diseño del momento.

PAULINE BOTY también contribuyó con un cuadro al que bautizó con el nombre de SCANDAL 63, inspirado, naturalmente, en el llamado caso PROFUMO.
¿Habría tolerancia para los artistas españoles en caso de representar las veleidades del Rey emérito en sus respectivas obras?

lunes, 11 de junio de 2018

RISTO MEJIDE Y PILAR URBANO

Ayer estuve muy atento a la entrevista que, el para mí falsario Risto Mejide, concedía en CUATRO TV a la excelente periodista, Pilar Urbano que, como todos ustedes saben, es considerada una auténtica especialista en temas relacionados con la Corona española. En dicha entrevista, amén de otras muchas confidencias, Pilar Urbano destacó la responsabilidad concedida por el destino a Felipe VI de poder acceder a la sucesión al trono incluso a costa de haber podido tener que renunciar a la celebración de su matrimonio con la que fuera en aquel momento la mujer elegida por él como consorte para el futuro reinado de España (nobleza obliga). Aun así, cabía otra posibilidad quizá más remota pero menos drástica aunque tampoco menos descartable y hubiera sido aquella otra en la que el Príncipe, por su parte, hubiera renunciado a la corona en favor del amor profesado a su por entonces novia Leticia Ortiz. 

Sin embargo, en ningún momento, durante la larga entrevista televisiva, se planteó tal probable decisión por parte del entonces príncipe Felipe  ante tal disyuntiva planteada, dando por hecho que, con toda probabilidad, Leticia hubiera tenido que aceptar a pies juntillas la posible disconformidad de los Reyes a su compromiso matrimonial con el entonces Príncipe Felipe.

A pesar de todo, ninguno de los dos profesionales barajaron, en ningún momento, la extrema posibilidad de que la propia Leticia, en virtud de sus propios intereses como mujer, hubiera podido, motu proprio, renunciar al serio compromiso de amor contraído en su momento con el Príncipe si éste no hubiera sido capaz de ser coronado, tal y como ella esperaba, futuro Rey de España. 

domingo, 8 de abril de 2018

SUEGRA ADEMÁS DE ABUELA

Uno o una no es el o la que decide siempre convertirse en suegro o suegra de motu propio sino que sin ni siquiera pretenderlo y, por si fuera poco, sin saberlo, se convierte en ello como consecuencia de esa imprevista circunstancia que, con el tiempo, es muy probable que también te arrastre a convertirte en abuelo o abuela sin tu expreso consentimiento.

En el apartado suegras hay que distinguir dos binomios bien distintos y a cual más explosivo:
1º.- El de suegra-yerno (suegra aporta hija al matrimonio)
2º.- El de suegra-nuera (suegra aporta hijo al matrimonio)

En ambos casos la situación, a priori, parece complicada pero las estadísticas sobre el particular arrojan un porcentaje más negativo en el segundo de los casos, sobre todo, cuando las circunstancias y el tiempo las convierte además en abuelas.

Tal es el caso de la reina emérita Sofía en relación con su nuera la reina Leticia a la que ésta, aparte de suegra, y en virtud del  matrimonio contraído con su hijo Felipe en su día, también ha convertido en abuela de dos inocentes infantas que no son aún conscientes del controvertido escándalo suscitado hace unos días por saltarse su abuela, en opinión de la reina Leticia, el supuesto protocolo establecido para estos casos por la Corona.

¿Quién decide que te conviertas en abuela sin tu consentimiento? Pues, las circunstancias; de tal modo que una se convierte, sin ni siquiera pretenderlo, en víctima, precisamente, de tales circunstancias y tan sólo por ese motivo, tal parentesco debería estar amparado y regulado por Ley, de modo que sería del todo recomendable aprobar, para estos casos en particular, un régimen de visitas obligatorias en favor de sus nietas de acuerdo, eso sí, con calendarios escolares, visitas protocolarias, vacaciones, etc., etc. 

Convertirte de pronto en suegro o suegra y con el tiempo en abuelo o abuela, no depende exclusivamente de ti. Ese es el verdadero problema y por cuya razón, como ya hemos apuntado antes, debería estar regulado por Ley y exigir los derechos que te pudieran corresponder al carecer de decisión personal en la elección y doble función que conlleva ser a la vez suegra y abuela o suegro y abuelo respectivamente.

viernes, 23 de febrero de 2018

SÄNCHEZ VICARIO



Oyendo el otro día las declaraciones de Arantxa Sánchez Vicario referidas no sólo ya a las tensas relaciones mantenidas con sus padres en los últimos años sino también al difícil trance por el que actualmente está pasando la ex tenista con el tan discutido divorcio de su marido además, y por si fuera poco, de la cuantiosa deuda contraída con el Banco de Luxemburgo, con sede en Suiza, para hacer frente a los compromisos contraídos con la hacienda española, he tratado de recuperar unas fotos tomadas por descuido a sus padres hace ya unos años mientras degustaban unos refrescos en un conocido bar de Sant Feliú de Guixols. 

Como quiera que siempre voy acompañado de mi inseparable cámara fotográfica, me tomé la libertad de fotografiarles sin su expreso consentimiento aunque la Sra. Vicario, en un momento dado, ya había advertido mi irremediable presencia. La madre de la ex tenista, luego de preguntarle al camarero si yo era periodista y este le respondiera que no, se sintió mucho más aliviada pero su atenta mirada no me quitó ojo de encima en ningún momento.

Su imagen por si sola pone de manifiesto el supuesto fuerte carácter con el que desempeñara el rol de madre en el seno de la familia aunque no me atrevería yo a afirmar que ejerciera un férreo matriarcado entre los suyos, pero a juzgar por las propias opiniones vertidas en ese particular por su hija, habrá que dar crédito a sus últimas declaraciones. Yo sólo juzgo la dura y profunda mirada de su madre.

jueves, 20 de julio de 2017

MIGUEL BLESA

Dadas las extrañas circunstancias, la violenta muerte de Miguel Blesa sólo puede presentar tres opciones posibles aunque también distintas: la perpetrada por un supuesto asesino sin escrúpulos, la causada por un fortuito y desgraciado accidente, o bien la del suicidio voluntario. Al parecer, hasta el momento, la autopsia practicada no ha despejado todavía ninguna de las tres incógnitas posibles o, mejor dicho, los forenses, -en el momento que escribo-, no se han pronunciado todavía en favor de una de las tres hipótesis.

Yo me inclino por la del suicidio pero no, como afirman algunos,  llevado a cabo por culpa de la presión a la que han sometido los medios de comunicación de masas a la propia víctima sino que quizás, movido por un profundo sentimiento de culpa que muchos otros, condenados como él, ni siquiera se han planteado todavía, Blesa haya podido tomar la fatal decisión de saldar con su propia vida las deudas pendientes no ya con la justicia en particular sino con todos aquellos otros que fueron injustamente perjudicados por su funesta gestión bancaria al frente de CAJA MADRID.

Si así fuera, si el Sr. Miguel Blesa hubiera optado por el suicidio, como parece ser, no sólo habría de sumarme al dolor padecido por amigos y familiares sino que tal rotunda decisión, desde mi particular punto de vista, considero que le honra sobremanera porque, al fin y al cabo, cabe también imaginar la interpretación que de su propio código ético ha hecho gala para pagar con su vida sus supuestas deudas pendientes e intentar o presumir, si cabe, de haber muerto con honor. 

No sé si atreverme a decir que ese tipo de muerte debería servir como ejemplo para esos otros muchos responsables que ya pueblan, por fin, las distintas cárceles españolas y que no han tenido ningún reparo, amparados en los distintos cargos que desempeñaban en la administración del estado, en entidades bancarias o deportivas, consejos de administración y un largo etcétera, en haberse lucrado durante años y de forma ilícita  con un dinero público que no les correspondía y en una época, además, de tanta penuria económica en el seno de la sociedad española acuciada por la crisis. 

Ya sólo me resta desearle al Sr. Blesa que en paz descanse y humildemente espero que, tal vez,  otros también hayan decidido ya seguir su último ejemplo en la tierra.

miércoles, 19 de julio de 2017

CONCUPISCENCIA

La propensión natural de los seres humanos a obrar mal como consecuencia del pecado original, según la moral cristiana, se denomina CONCUPISCENCIA y no sólo se asocia exclusivamente al apetito sexual sino que atañe, de especial manera, a todas las dimensiones de la conducta del ser humano. 

Sin embargo, Jean Jacques Rousseau apoyándose en la tesis del buen salvaje afirma que, en su estado primitivo, el hombre fue moralmente superior al hombre civilizado. El llamado hombre histórico o, si se quiere, contemporáneo es distinto. Es vil, egoísta, depravado, degenerado pero no puede mostrarlo públicamente: le es necesario enmascararse,  ocultar su vileza, su egoísmo y sus pasiones y para ello adopta un comportamiento social: la cortesía, la retórica, la técnica de las apariencias y todo aquello de lo que se preocupan las ciencias y las artes. En definitiva, todo lo que nos es válido para enmascarar temores, odios, traiciones, etc. Y todo esto que adoptamos para esconder nuestra maldad se llama EDUCACIÓN. Todo este proceso de degeneración se lleva a cabo a raíz de la aparición de dos distintos factores que no tienen presencia en un idealizado Estado de Naturaleza: LA RIQUEZA y EL PODER.

Por lo tanto, muchos de nosotros parecemos ser víctimas de nuestra propia educación. Una educación que fomenta precisamente esa CONCUPISCENCIA mentada al principio de este artículo y condenada por la moral cristiana que no por la católica.

Debo suponer que el actual ministro de EDUCACIÓN del PP, Méndez de Vigo, no debería sentirse culpable de los muchos pecadores de CONCUPISCENCIA que pueblan las filas de su partido político pero resulta evidente que a juzgar por el ansia de poder y el cúmulo de riquezas en manos de algunos de ellos se supone que deberían ser considerados como los políticos mejores educados del país.

Entonces, llegados hasta aquí, cabe uno preguntarse: ¿Cómo es posible que un hombre civilizado y educado como pudiera ser yo no haya incurrido nunca en el grave pecado de CONCUPISCENCIA a pesar de imaginarme que ignorándolo por completo podría haber sido capaz de amasar una extraordinaria fortuna y alcanzado una ilimitada cota de poder en el seno de la sociedad en que me ha tocado vivir? Será, tal vez, porque nunca he utilizado la EDUCACIÓN recibida, precisamente, para tratar de enmascararme tras ella.

viernes, 24 de marzo de 2017

...... un canario como tú en un lugar como éste?

En las contadas ocasiones en las que he llegado a hacer examen de conciencia del tiempo vivido hasta ahora, he llegado a darme cuenta de que, precisamente, siempre que  hube logrado ganarme la vida hasta llegar a la jubilación, ha sido a través de muy distintos trabajos para los que nunca había estado especialmente preparado, mientras que para aquellos otros que sí lo estaba, nunca tuve oportunidad alguna de acceder a ellos.

Para concretar; en aquellos periodos de tiempo en que por falta de trabajo fijo y estable necesitaba sobrevivir sí que sirvieron de algo mis conocimientos de fotografía, música, bellas artes y literatura pero jamás me aliviaron lo suficiente como para abordar el futuro en condiciones favorables de éxito. Y eso que he trabajado casi de todo, especialmente en aquellos que me garantizaban, por lo menos, la Seguridad Social cara al futuro: oficinista, cajero de supermercado, barman, camarero, jardinero, etc. 

Los últimos veinte y ocho años acabé de funcionario público en el Ayuntamiento de Mollet del Vallés, en Cataluña. Y siempre tuve que oír lo mismo: ¿pero que hace un canario como tú en un sitio como éste? Como si el buen clima y la calma de la que se disfruta normalmente en Canarias fueran suficientes como para poder vivir sin trabajar.

Hoy no me arrepiento porque, por fin, dispongo de una modesta pensión que me permite, -por lo menos y aunque sea como entretenimiento-, pintar, fotografiar, hacer música y, sobre todo, escribir.

Me sentía muy desgraciado al no poder subsistir de todo aquello para lo que realmente había estudiado y para lo que, en definitiva, me encontraba bien preparado pero así es la vida. No por ello me alegra saber, sin embargo, que no fui el único y que, desafortunadamente, aún ahora, cientos de jóvenes preparados pasan por idéntica situación a la que pasaron otros y yo mismo entonces. Lo único que cambia es la pregunta que hoy por hoy suelen continuar haciendo: ¿pero que hace un joven español como tú en un sitio como Londres? o como Berlín? o como París?  etc., etc.

lunes, 23 de enero de 2017

LA FAVORITA DEL REY 2ª PARTE

Los enlaces matrimoniales habidos entre las distintas dinastías de las viejas monarquías europeas, sólo en muy contadas ocasiones han obedecido al único interés de los contrayentes en función  del supuesto amor que ambos se profesaban y que, a mi juicio, -si así hubiera sido siempre-, las consecuencias se podrían haber evitado y el resultado final se hubiera también alcanzado con mucho menos dramatismo y ausencia de dolor para el futuro de los jóvenes contrayentes. Tales enlaces obran, la mayoría de las veces,  en función de una justificada causa suprema como, por ejemplo, pueda ser la causa de estado, con la única exclusiva intención de establecer o afianzar beneficiosas alianzas concretas en materia de seguridad nacional, estrategia militar, geo-política o económica de las que se aprovecharían indistintamente los dos países implicados.
Si el matrimonio entre D. Juan Carlos y Dña. Sofía pudo ser de esta naturaleza, ¿que ventajas a supuesto, -desde el punto de vista político-, para Grecia y España la manifiesta  infelicidad durante tantos años de la regia pareja?

Otra cosa muy distinta es la que, en este sentido, ocurre entre las clases menos afortunadas de nuestra sociedad moderna porque su único y auténtico patrimonio no consiste en absoluto en los escasos o nulos bienes materiales que puedan o no poseer los implicados sino que está basado en la profunda fidelidad que se profesan ambos a partir de un férreo compromiso de amor que está muy por encima, aunque estrechamente vinculado, a las las espectativas de futuro que esperan les depare el destino. En tal sentido y desde un punto de vista del todo irónico, el verdadero amor parece ser sólo patrimonio de los pobres. No obstante, las infidelidades están también a la orden del día pero no perjudican en absoluto a la seguridad nacional, por ejemplo.

No voy a entrar a juzgar las relaciones extra-matrimoniales acontecidas, -si es que las hubo-, en el seno de la casa real española. En una sociedad moderna como la nuestra, se supone que sus miembros se consideran lo suficientemente responsables de sus actos, también en materia amorosa, como para gestionarlos exclusivamente en familia. Lo que no me parece tan bien es como y de qué manera se ha indemnizado con tanta generosidad a la favorita del Rey y si ello ha sido a expensas del erario público porque en ese caso si que ha podido constituir parte de su delito, -que no su infidelidad,- y en segundo lugar, si el resto del delito ha consistido en una amenaza real para la seguridad nacional a raiz de que la prensa hiciera pública la posesión por parte de la Favorita de abundante material fotográfico y sonoro recogido durante las visitas del monarca al domicilio de su amante tendría que rendir cuentas ante la Justicia española.

Se me antoja que nos encontramos ante un lamentable y grave caso como el llamado CASO PRÓFUMO que en mil novecientos sesenta y tres desató un escándalo político de gran dimensión en el Reino Unido después de que se supiera que el ministro entonces de la guerra Jhon Prófumo mantenía relaciones con la guapa, también corista, Christine Keeler quién, a su vez, pasaba información al espía soviético, con el que también se veía, Yevgeny Ivanov.
Ni que decir tiene que debido a ello, no sólo Prófumo renunciaría inmediatamente a su cargo como ministro de la guerra sino que meses más tarde también lo haría el primer ministro Harold Macmillan alegando "problemas de salud". Un ejemplo.

LA FAVORITA

En un falso alarde de cronista ficticio al que soy tan aficionado últimamente, me he propuesto de inmediato consultar con inusitado interés las hemerotecas de los últimos decenios de nuestra era para tratar de aproximarme lo más objetivamente posible a una supuesta realidad que  ha vuelto de nuevo a ponerse de manifiesto estas últimas semanas en el seno de la sociedad española y que atañe, sobre todo, a la reputación de la Casa Real de la dinastía borbónica en nuestro país. Y, claro, he encontrado numerosos testimonios que demuestran las habidas relaciones amorosas de las que tanto se habla estos días en las distintas  tertulias televisivas entre la conocida corista Bárbara y el que fuera otrora monarca del estado español Don Juan Carlos I.
Tratando de esclarecer el trasfondo de esta apasionada y turbulenta relación, en ningún caso desmentida oficialmente todavía, ha llegado hasta mí, casi sin pretenderlo, una significativa noticia de hace unos lustros, publicada en uno de los diarios de mayor tirada de este país, mediante  la cual se constata la sorpresiva visita realizada en su día por el entonces monarca, -en calidad de discreto asistente-, a una representación nocturna del espectáculo circense del prestigiosos domador Ángel Cristo y en el que también actuaba, como principal estrella femenina del gran elenco, la bellísima Bárbara. 

Según cuenta la vieja crónica consultada, ante la tan inesperada visita del Rey, el domador Ángel Cristo, en su honor,  creyó prudente sorprenderlo con un nuevo y arriesgado número de doma no representado hasta entonces en pista y que tendría como protagonistas a la bella ex-vedette Bárbara y al más fiero de sus veteranos leones.
Al parecer y según anunciara el propio domador aquella noche desde la pista central, Bárbara se sentaría entre el público asistente, en la zona más alta del graderío y el fiero león, excarcelado durante unos minutos de su aburrido confinamiento, ascendería lentamente hasta ella para,  valiéndose sólo de sus enormes fauces, arrebatarle limpiamente el diminuto terrón de azúcar que la bella mantendría, hasta su llegada, entre sus sugerentes labios. Después de su inocente azaña,  el tan temido felino regresaría de nuevo al interior de su espaciosa jaula metálica.
Mientras el león ascendía el graderío, el numeroso público asistente, atemorizado pero en silencio, iba retirándose con  mucha precaución hacia los costados, dejando un ancho pasillo por el que la fiera se acercaba, cada vez más, hasta la bella que, impaciente, esperaba el encuentro, sentada cómodamente y con el blanco terrón de azúcar todavía entre sus carnosos labios rojos. Una vez el león hubo consumado la enorme proeza de apoderarse limpiamente del terrón, con la misma tranquilidad con la que Bárbara había permanecido hasta entonces, también la fiera, soportando ahora los atronadores aplausos que les dedicaba el numerosos público bajo la carpa congregado, regresaría con éxito y sin novedad a su involuntario exilio de siempre.




De súbito, la graciosa figura del Rey emergió de entre el público,
 -ya cómodamente sentado,- para, -puesto totalmente en pié y dirigiéndose al domador con voz profunda y atronadora-, gritar:
¡Fraude! ¡Fraude!

¿Fraude, Majestad? -inquirió con amargura el domador desolado-.

Sí, fraude. -contestó el monarca fingiendo total convencimiento para luego, en tono aún más jocoso si cabe, añadir: eso lo hago yo mucho mejor que el león.

Tras la ocurrente respuesta, a Ángel Cristo le cambiaría por fortuna el semblante mientras los cientos de asistentes a la fabulosa representación nocturna aplaudían a rabiar el magnífico sentido del humor demostrado por el Rey.

Al parecer, este sería el feliz comienzo de una futura y entrañable amistad entre la valiente y bella Bárbara y el Rey de España que habría de durar lo que en realidad duró: muy poco.

sábado, 7 de junio de 2014

¡¡ P O D E M O S !!



jueves, 15 de mayo de 2014

VIVIR ASÍ O MORIR DE OTRA MANERA


¡No! Las armas no las carga el diablo; las carga la codicia, la prepotencia, la jactancia, la avaricia y ocurre que la liviana artillería que aquellas contienen se vuelve contra el codicioso, el prepotente, el jactancioso, el avaro, etc. quienes en ocasiones alcanzan la muerte víctimas de sus propios vicios.

Hoy dia, carecer de empleo, por ejemplo, y por lo tanto de sueldo, de prestaciones sociales, deshauciado, enfermo, etc., etc. es como estar muerto en vida porque la agonía es tal que uno termina por convertirse en víctima indefensa del sistema.

¿Cual es la diferencia entre vivir así y morir de la otra manera?