RETRODEZCAN

Este imperativo es del todo incorrecto pero me resulta más contundente que el original RETROCEDAN. Por lo tanto, si la Real Academia de la Lengua Española me lo permite, desde hoy en adelante haré uso exclusivo de él.
Con RETRODEZCAN pretendo dar a conocer parte de mi obra pictórica, escultórica, fotográfica y, en menor proporción, literaria y, a la vez, mantener una corriente de opinión sobre los acontecimientos de naturaleza artística de hoy día.
Espero que tomeis la sabia decisión de manteneros a una distancia prudencial de mis opiniones aquí vertidas que no siempre tienen por que ser del agrado de la mayoría; ¿o, sí?

Mostrando entradas con la etiqueta MILI. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MILI. Mostrar todas las entradas

martes, 15 de agosto de 2017

CARLOS RAMOS ASPIROZ (Recuerdos de HOYA FRIA. 1968)

No se si mi propia existencia en ocasiones se me antoja estrecha o sí por el contrario el poroso recipiente, que al parecer contiene la memoria, exuda lo suficiente como para haber malogrado algunas viejas emociones que algunos amigos me han ayudado a recuperar por sorpresa durante mis últimas vacaciones en el Puerto de la Cruz. Es el caso de un encuentro no tan fortuito porque alguien que también hizo el servicio militar conmigo en el año 1968 me anunció su conocido paradero a aquella hora de la mañana cada día y el lugar no era otro que la parte posterior del remodelado y popular Bar Dinámico en la Plaza del Charco y el personaje tampoco era otro que el que fuera capitán en el CIR 15 (HOYA FRÍA), CARLOS RAMOS ASPIROZ.


Para los indisciplinados, -como la mayoría de reclutas que éramos entonces,- contagiados algunos por los avatares de los movimientos en Europa del llamado Mayo del 68, el capitán RAMOS, de la décimo primera compañía, resultaba temible, sin que llegásemos a admitir del todo que lo que en realidad siempre se espera de un caballero militar fuera disciplina, uniformidad, elegancia, dotes de mando y la autoridad propia que conllevaba su rango. Como suele suceder, la mayoría se daría cuenta de esas virtudes castrenses una vez abandonaron el campamento. Yo lo comprobé in situ ya que por mis dotes de dibujante llegué a colaborar activamente en una revista gratuita y mensual, creada por él, llamada en principio ATLÁNTIDA. Una vez me hube licenciado, la revista cambió de nombre entre los años 1974-1976 para pasar a llamarse HESPÉRIDES.

El entonces capitán RAMOS también resultó ser el creador en el CIR 15 de una unidad militar de PENTATLÓN MILITAR que no sólo compitió a nivel nacional con relevante éxito sino que también lo hizo en BRUSELAS Y RIO DE JANEIRO con notable participación. Los hombres que formaban parte de aquella unidad de élite se enfrentaban en el campo de tiro de entrenamiento a un serio problema que, en principio, no parecía difícil de resolver por cuanto su puntería a 200 metros estaba más que demostrada, pero disparar a esa distancia sobre una diana de un metro cuadrado de superficie teniendo a su mismísimo capitán apoyado en uno de los lados del blanco resultaba, cuanto menos, muy embarazoso además de un serio compromiso para sus aspiraciones individuales. Él mismo siempre fue un claro ejemplo de las virtudes castrenses que esperaba de todos sus subordinados.

En ese encuentro nada fortuito y que mantuvimos dos días distintos y en el mismo lugar durante mi breve estancia en el Puerto de la Cruz me comunicaría que mucho después de que yo abandonara la isla, fue requerido por el entonces Ministro de Defensa del Partido Socialista, Narcís Serra, para formar parte de su Gabinete de Prensa. Ni que decir tiene que, desde entonces, su rango ha aumentado considerablemente en el escalafón pero no me corresponde a mí pregonarlo.

El león ya no resulta tan fiero como antes lo pintaban aunque sigue manteniendo una excelente melena, una extraordinaria erudición, una suprema elegancia y un finísimo gran sentido del humor que le caracteriza entre sus contertulios. Yo ya tengo 71 años y mi capitán algunos más 

domingo, 5 de febrero de 2017

PEDRO CARBALLO EN LA LUNA

https://vimeo.com › CAV TENERIFE › Videos

COPIAR LINK PARA VER ENTREVISTA EN VIMEO









La sorpresa ha sido realmente muy agradable. Conocí a Carballo durante el servicio militar en el año 1968. Aquel año coincidimos en Hoya Fría, CIR 15, en la 9ª Compañía que por otro lado tenía fama de ser la más indisciplinada del campamento. En aquel entrañable ambiente de indisciplina organizada se inició una profunda amistad entre un numeroso grupo de jóvenes entre los que también se encontraba Paco Sicilia, Luis Santacreu, Antonio Luque, Piñero Mena, Alejandro Matilla, Guanche y muchos otros cuyos nombres no me vienen hoy a la memoria.
Conservo de aquel entonces varias fotos de la "mili" pero destacaré dos distintas de Pedro Carballo: una en compañía de su gran amigo Paco Sicilia y otra conmigo.

Hoy tenemos la misma edad, naturalmente, y por eso me asombra el enorme pundonor que se necesita para lograr el mérito ganado por Pedro Carballo en ese triatlón tan duro en Lanzarote y donde fue elegido como un auténtico IRON MAN entre todos los participantes.



lunes, 5 de septiembre de 2016

PACO SICILIA Y CARBALLO: CIR 15 HOYA FRÍA-1968

Estoy completamente seguro de poseer entre las miles de fotos que almaceno una de mi buen amigo Paco Sicilia pero a pesar del largo tiempo que he dedicado esta tarde a encontrarla, me ha sido completamente imposible.  

Ayer, mi otro buen amigo Victor me puso en contacto, a través de su propio móvil, con Paco Sicilia a quién, por desgracia, no he vuelto a ver desde hace por lo menos treinta años. Tal es así que lo primero que intenté, una vez acabada la conversación telefónica, fue recuperar sin éxito la foto de la que hago mención al principio y de la que estoy seguro de haber guardado en algún lugar de los muchos álbumes virtuales que poseo.



No hizo falta mucho tiempo de conversación para retroceder vertiginosamente al pasado y plantarnos en el barracón de la novena compañía del CIR 15, en Hoya Fría, donde nos conocimos en el año 1968, cuando fuimos por fín llamados a filas con veintiún años cumplidos. Como casi todos entonces, Paco no se presentó solo en el campamento; lo hizo acompañado de su simpático y buen amigo Carballo a quién más tarde apodaríamos NAPOLEÓN SOLO por su extraordinario parecido con el actor Robert Vaughn, quién, con ese nombre, daba vida por entonces en la pequeña pantalla al personaje en cuestión.

Muy pronto formamos un nutrido grupo de reclutas caracterizado, sobre todo, por el rebosante sentido del humor que desplegábamos y con el que soportábamos mucho mejor aquel ajetreado trimestre de instrucción militar del ya muy lejano año 1968. A Paco Sicilia y Carballo también nos unimos otros como  Luis Santacreu, Alejandro Matilla y yo mismo. Seguramente me olvido de alguno más pero con toda seguridad puedo afirmar que Antonio Luque nunca perteneció al este selecto grupo de humor disparatado aunque él, ya en si mismo, era lo que se dice todo un chiste.

Sin su presencia, estoy completamente seguro que el servicio militar hubiera resultado muy tedioso; mucho más de lo que ya era. Tanto Paco como Carballo derrochaban humor a raudales; a veces, sin pretenderlo siquiera pues sus respectivas personalidades se hallaban tan dotadas de aquella particular "vis" cómica natural, -totalmente carente de afectación-, que facilmente provocaba entre el resto de los presentes una auténtica e irreflenable hilaridad en el momento menos oportuno y en el lugar más insospechado; como por ejemplo, en plena formación militar.
De modo que las próximas vacaciones prometo satisfacer la cuenta afectiva que tengo pendiente con mi buenos amigos Paco y Carballo y supongo que en compañía de mi otro gran amigo Victor nos desplazaremos hasta el Sur de la Isla y bajo la sombrilla de una fresca terraza de  cualquier chiringuito de playa saldaré esa cuenta que aún les debo a todos ellos: a Paco, a Carballo, a Medina y, por supuesto, al propio Victor.

¡HASTA PRONTO!

 
















Tanto Montesdeoca como mi hermano Pepe, fotografiados a los pies de Alejandro Matilla, ya han fallecido.
Que en paz descansen.

 Paco:
Te recomiendo que esta foto que tienes enmarcada en tu casa la extraigas del marco por unos momentos, la escanees y me la envies (escaneada) por correo a la siguiente dirección: zoilolobo@terra.com.
De esa manera evitaremos el desenfoque y el reflejo que tu móvil a dejado, precisamente, sobre mi cabeza.
Una vez recibida, yo la colocaría de nuevo en esta entrada del Blog en mejores condiciones.