RETRODEZCAN

Este imperativo es del todo incorrecto pero me resulta más contundente que el original RETROCEDAN. Por lo tanto, si la Real Academia de la Lengua Española me lo permite, desde hoy en adelante haré uso exclusivo de él.
Con RETRODEZCAN pretendo dar a conocer parte de mi obra pictórica, escultórica, fotográfica y, en menor proporción, literaria y, a la vez, mantener una corriente de opinión sobre los acontecimientos de naturaleza artística de hoy día.
Espero que tomeis la sabia decisión de manteneros a una distancia prudencial de mis opiniones aquí vertidas que no siempre tienen por que ser del agrado de la mayoría; ¿o, sí?

viernes, 23 de junio de 2017

De Guindos y Dolores de Cospedal (PARTIDO POPULAR)



Me encantan los personajes clásicos del Partido Popular

ANDRÉS CHAVES (PERIODISTA)

El dibujo, sobre todo el retrato, me apasiona y, al mismo tiempo, su ejecución me relaja. A pesar de no disponer del modelo ante mi presencia, suelo recurrir a alguna foto encontrada para realizar lo que también me distrae bastante que es la caricatura. En ese sentido y como homenaje a alguien que no veo desde hace muchos años he decidido publicar la del amigo Andres Chaves a quien le pido permiso por anticipado por el tratamiento que hago de su físico sobre el papel y desearle de paso un afectuoso saludo.







domingo, 18 de junio de 2017

NIÑO MARHUENDA

Los adultos de mi generación, es decir, aquellos que nacimos a mediados de los años cuarenta del pasado siglo estarán de acuerdo conmigo en admitir que los niños de entonces no solíamos tener, en general, sobrepeso. Quizá el motivo de aquella frágil delgadez infantil se debiera a la total ausencia de bollería industrial en los mercados de entonces o más bien a la falta de nutrientes indispensables de cualquier otro tipo que ni yo mismo echo de menos hoy en día. Sea como fuere, no creo en absoluto que los planes de desarrollo del régimen de entonces, paralelos a aquella inestimable ayuda americana que Cáritas Española se ocupaba de distribuir entre los pobres, fueran más que suficientes, a pesar de todo, para conservar nuestra esbelta figura sin llegar a plantearte siquiera si aquella leche en polvo de la que nos proveían semanalmente los curas, sería o no perjudicial para nuestra sólida salud, máxime cuando niños como yo la comíamos (no la bebíamos) en taza, rociada sobre la superficie de azúcar de caña de Cuba, con cuyos blancos sacos, por cierto, regalados por el ventero del barrio,  mi madre solía confeccionarnos unas excelentes y frescas camisitas de verano que estrenábamos por San Roque en La Laguna.

Este preámbulo lo traigo a colación porque ya con los años, recordando nuestra primera etapa escolar, admito haber echado mucho de menos la figura del típico compañero de clase algo más gordito que nosotros y que por su notada ausencia sólo habíamos de encontrarle, como simpático personaje, formando parte de las viñetas de los “colorines” que de vez en cuando alquilábamos, para leerlos sentados, delante del “carrito” de caramelos que por una perra gorda su propietario nos permitía ojear durante un tiempo determinado. 

Cuando en la actualidad, en los distintos programas de radio o televisión me tropiezo con el tertuliano y director del diario La Razón Francisco Marhuenda, me viene a la memoria la entrañable y obligada ausencia de aquel supuesto compañero de clase entrado en kilos, con gafitas, listillo y que en realidad nunca tuvimos la mala suerte de tener, a pesar de habérmelo imaginado a menudo zampándose unos suculentos bocadillos de mortadela en el recreo, bien alejado de todos nosotros, en un fresco rincón sombreado del patio del Colegio de San Fernando de La Cuesta.

Me enerva muchísimo tener que escuchar siempre en boca de Marhuenda,  en cualquiera de sus alocuciones, ese ¿no? como coletilla, para él indispensable, al final de cada una de las frases u oraciones con las que interviene en las tertulias bien radiofónicas o televisivas. Ello me da derecho a pensar dos cosas: o que no se encuentra del todo seguro del papel público que desempeña como director de La Razón en beneficio del partido en el que milita o que con ese ¿no?, -que siempre tiene por costumbre-, sólo pretendiera demostrar una palpable forzada evidencia; como si el resto de contertulios no alcanzáramos  a comprender del todo.


sábado, 17 de junio de 2017

CONSERVAS CANARIAS

Tal y como algunas voces vienen pronunciándose desde hace tiempo en Canarias, afirmando de forma tajante que el poder  económico y político en las islas se lo reparten entre sí un puñado de conocidas familias pertenecientes a la todavía hoy presente oligarquía insular, debo decir que no me extraña en absoluto entonces que sus representantes en el parlamento se hallen dispuestos, -a fin de mantener el poder omnipresente en el archipiélago-, a pactos antinaturales con el PP como el que se ha producido recientemente en las negociaciones mantenidas con el Ejecutivo con la excusa manifiesta del beneficio que supone para los isleños la parte del presupuesto arrancado y destinado a Canarias a cambio de la permanencia indefinida del PP al frente del Gobierno.

No digo ya con anterioridad, en plena dictadura militar, pero los canarios, en general, sí que siempre hemos demostrado, desde hace cuarenta años para acá, esa total, a mi juicio, dependencia del Gobierno de turno de la nación, extrañamente envueltos en un cierto tufo de miedo atávico, ancestral, -diría yo-, que no nos ha permitido jamás gobernar sin complejos en favor de nuestros propios intereses,  condicionados como siempre han estado éstos por antinaturales razones estratégicas de perpetuarse en el poder (ATI, AIC, CC) ese puñado de familias a las que antes he aludido y que, desgraciadamente, han regido, con pésimos resultados, los destinos económicos y políticos de esa comunidad canaria en los últimos tiempos, por no decir siempre.

A la vista de los postreros acontecimientos políticos acaecidos en materia de gobierno, somos muchos los canarios que nos alegramos de haber conseguido descubrir en su día otros horizontes menos sombríos a pesar de correr otros muchos riesgos también menos confortables que como el clima, por ejemplo, hemos tenido que soportar durante años en aras de un futuro algo más prometedor para nuestros propios intereses en distintas comunidades de la península, donde el ciudadano, sin ser tan sumiso como hemos sido los  canarios , ha sido capaz de plantarse en la calle para exigir de los responsables políticos todos aquellos derechos que por ley les corresponde y ganarse a la vez el obligado respeto de sus representados a los que ellos mismos han votado y colocado en el parlamento en unas elecciones consideradas totalmente libres.

Siento vergüenza ajena cuando desde el confort que me proporciona mi domicilio, observo en el televisor el soberano ridículo protagonizado por los políticos canarios en el parlamento, siempre sumisos e ignorando por completo las exigencias de una masa social que les aupó en el poder y que continúa sufriendo las ausencias de imprescindibles mejoras sociales, allá lejos, en ultramar.


viernes, 16 de junio de 2017

¿AMNISTÍA FISCAL?

Si de algo me ha servido estudiar Bellas Artes no ha sido necesariamente para sólo aprender a dibujar. La disciplina del dibujo ya la traía bastante aprendida desde casa sino, -para a través de él-, expresar todo aquello que no sólo me resultaba agradable o bello en el sentido estético de la vida sino también para todo aquello que resulta desagradable a mi moral y ética personal y profesional

El Sr. Montoro, en este caso, personaliza todo aquello que, como he dicho antes, afecta de modo muy directo a mis principios y convicciones fundamentales como ciudadano y valiéndome una vez más del lápiz, -que por cierto resulta un arma fundamental en la lucha por la libertad de expresión-, he querido manifestar mi más enérgica repulsa a aquella idea suya surgida como consecuencia, o bajo el pretexto, de haber estado ESPAÑA al borde del rescate y por la que llevó a cabo su impopular AMNISTÍA FISCAL bajo el eufemístico nombre de REGULACIÓN TRIBUTARIA que el Tribunal Constitucional ha terminado, por fin, condenando.

En este mismo DIARIO DE TENERIFE, nuestro estimado colega José Mª López García ya se hizo eco ayer, con muy buen criterio, sobre el particular y en cuyo artículo me he inspirado para llevar a cabo y reproducir esta singular caricatura que representa a uno de mis más íntimos enemigos: JAVIER MONTORO.   


martes, 13 de junio de 2017

Reflexión parcial sobre CATALUNYA

Seguramente, muchos de ustedes, -después de tanto tiempo asomándose cada día al apartado de OPINIÓN de este singular periódico-, se habrán preguntado en más de una ocasión cómo es posible que todavía hoy no me haya pronunciado en favor o en contra del contencioso abierto entre Cataluña y el Estado en referencia a la interpretación que cada una de las partes implicadas hace de la Constitución y cuyas consecuencias se prevén algo severas a tenor de la radicalización de unos y otros en sus primitivas posturas que para nada, ni de momento, parecen conducir a un principio de acuerdo compartido que permita, de una vez por todas, la aceptación pactada de una solución coherente entre la Generalitat de Catalunya y el Gobierno de la nación.

Desde mi punto de vista y sobre todo para un “castellano” de ultramar como yo, resulta muy difícil opinar sobre un sentimiento tan arraigado de “catalanidad” como el que mantienen la mayoría de catalanes desde hace siglos, a no ser que uno esté, en todo caso, completamente dispuesto a hacerlo, libre de todos los prejuicios sociales que nuestra otra procedencia implica; sólo así, sin ese lastre de españolismo rancio y en este caso concreto, podremos estar dispuestos a aproximarnos con ciertas garantías de éxito para tratar de entender ese concepto de espíritu, también soberano, que envuelve de manera invisible ese otro profundo sentimiento catalanista común que tanto parece perturbar, por ahora, al resto de las distintas Comunidades.


Por poner sólo un ejemplo; recién llegado a Cataluña me llamó poderosamente la atención el hecho de comprobar el total desconocimiento que un elevado porcentaje de la población rural del interior tenía de la lengua castellana. Sin embargo, su propia lengua la cuidaban con tanto esmero y la transmitían con tanto celo de padres a hijos que, a pesar de todas las dificultades que les imponía entonces el régimen franquista, jamás dejaron de hablarla.  Ello fue más que suficiente para que yo, exento como ya me sentía de los prejuicios de aquello otro que para muchos significaba ser “español”, me encontrara ya debidamente preparado para poder experimentar in situ el más profundo respeto y admiración por todos aquellos quienes, pese a todo, jamás abandonaron sus ancestrales costumbres, sus interesantes y distintas tradiciones y, mucho menos aún, su propia y hermosa lengua.

De modo que, independientemente de las connotaciones estrictamente políticas que durante siglos han continuado estando presentes entre las partes ya mencionadas y cuyo peso específico con el que éstas han condicionado este difícil y largo proceso soberanista sin precedentes debo admitir, sólo resta remitirme a lo que, a título personal, me parece absolutamente fundamental, quizá también esencial y hasta incluso romántico, y es que ese bello sentimiento telúrico secular que a lo largo del tiempo los catalanes han venido manteniendo  del todo vivo, - no sólo gracias a sus tradiciones y costumbres aún vigentes sino además y sobre todo a la prudente conservación de su lengua autóctona-, ya me hubiera gustado a mí, como isleño que soy, haber mantenido los nuestros también vivos durante todo ese tiempo y para siempre entre la población de las siete islas que componen nuestro bello archipiélago de Canarias y  sin la nefasta influencia ni vieja dependencia cuasi colonialista de la lejana metrópolis española. 

viernes, 9 de junio de 2017

IN MEMORIAM: Javier Echevarría

A tenor de la secuencia de los hechos manifestada en su momento por los amigos del valeroso Javier Echeverría que aquel fatídico día, -en su vano afán de intentar evitar el asesinato de una joven hasta hoy desconocida-, se enfrentara contra tres peligrosos yihadistas armados, albergo serias dudas sobre lo que, en un momento dado, puede repararnos el destino habida cuenta de las visibles paradojas que presenta la tristísima película de todo lo acontecido y que, sin embargo, no resta en nada verosimilitud a todo lo ocurrido sobre el puente de Londres.




La primera y menos significativa de estas dos distintas paradojas se manifestó abiertamente durante la espontánea utilización de un sencillo monopatín que, entre sus propias manos, el mismo Javier intentaría convertir, -aunque sin suerte-, en un contundente arma de defensa cuando, precisamente, con ella bajo sus pies había conseguido alcanzar gran notoriedad entre los muchos practicantes del urbano deporte del skateboarding.

La segunda y para mí la más importante de ambas es la interpretación que todos los participantes, activos o pasivos de estos trágicos episodios, hacen de la lectura de los distintos libros sagrados de sus respectivas creencias o religiones. En el caso de estos musulmanes concretos, la lucha suicida practicada contra el infiel, -con la que dejan vindicada la matanza-, les garantizará la vida eterna en la Gloria pero, así mismo, las víctimas cristianas inocentes de la barbarie yihadista en curso reclamarán también para sí el mismo derecho a tanta felicidad tras su muerte con lo que la paradoja prevista por mí en un principio, queda convertida así en una lamentable y pésima contradicción todavía más perversa si cabe y, lo que es más grave, sin respuesta aparente que la justifique.

PARADOJAS = Ironías del Destino

En cualquier caso, los acontecimientos acaecidos y relacionados con el episodio que le tocó vivir en particular al joven y prometedor Javier Echeverría, pudieron tener cuatro distintos finales. El primero y más dramático es el que realmente hemos conocido: la muerte lamentable de la joven, -todavía hoy sin identidad-, a quién Javier no logró salvar pese a su arrojo y la suya propia. Las otras tres opciones que ya todos intuimos  hubieran tenido al menos un mejor desenlace todas ellas pero el más feliz de todos los posibles y que el destino les denegó rotundamente  hubiera sido que ambos hubiesen tenido la oportunidad de haber salido indemnes del dramático trance que les tocó vivir aquel fatídico día tres de Junio de dos mil diecisiete en Londres.
Descansen en Paz

domingo, 4 de junio de 2017

SOMBRAS DE MOIX

En la barra del Bar donde cada mañana acudo a tomar el cortado, un parroquiano, sentado ante un “moriles” de dudosa procedencia, se lamentaba en voz alta, -a todo aquel que quisiera escucharle-, de lo siguiente:

-No acabo de entender tanto lio con el fiscal Moix ¿No parece lógico, -se preguntaba-, que sólo los fiscales y nadie más puedan tener empresas en paraísos también fiscales?

Sólo yo, entre otros muchos, me sentí directamente aludido pero decliné mi intervención para no correr el riesgo de mostrar públicamente mi total desacuerdo y abrir con ello un debate innecesario con un supuesto provocador.

El nombramiento de Manuel Moix, a tenor luego de las conversaciones descubiertas entre Ignacio González y Zaplana, ya presagiaba lo peor; pero aun así, burdas coartadas eran tejidas hábilmente de inmediato por sus más próximos colaboradores en la sombra para tranquilizar a la prensa. El panorama  presentaba el aspecto de un peligroso campo minado de dudas razonables para el PP, amparadas precisamente por las intensas sombras que desde un principio arrojaba su particular designación para el cargo de fiscal anticorrupción. Aquella otra mina que parecía ya olvidada en el tiempo, colocada por su propio padre en una empresa offshore en Panamá pero descubierta a tiempo por el DIARIO INFOLIBRE,  hizo explosión de golpe cuando menos lo esperaba y con las esperanzadoras consecuencias que hoy ya todos conocemos.















En mi modesta opinión y ya que hablamos de sombras, para desgracia suya, Moix se habría hecho eco de aquella frase que confirma que “la sombra del ciprés es siempre alargada” y creyó oportuno refugiarse allí, donde, a su criterio, jamás hubiera sido descubierto, sin tener en cuenta que el planeta tierra gira alrededor del Sol y que en un momento dado en el que el astro rey se encuentra en su cenit, el ciprés, por muy alto que éste sea, sólo proporciona un punto insignificante de sombra respecto de un árbol con copa convencional. Irremisiblemente, sintiéndose ya al descubierto, bajo la cruda luz del mediodía, reparó entonces, aunque esta vez tarde, en que si hubiera prestado en su día la suficiente atención a como tratan las higueras los campesinos de Formentera, hubiera estado completamente seguro de que al amparo de su fresca sombra jamás hubiera sido descubierto.


sábado, 3 de junio de 2017

PEDRO GRAHEL, artista

El extracto de comentario más abajo, perteneciente al Blog de Salvador García, pone de manifiesto el interés despertado por un artista canario, Pedro García, ya fallecido y que tuve la ocasión de conocer personalmente en Barcelona, donde le ofrecimos cobijo por unos días, antes de que partiera hacia Londres. Corrían los años 70.


































A la izquierda, Leocadio con PEDRO GRAHEL a su derecha

"Garhel es un gran desconocido, con una obra sobresaliente que ha permanecido prácticamente olvidada. Le conocimos con todas las inquietudes y toda la sensibilidad de un creador inagotable, en constante ebullición. De él se ha escrito que su trabajo resultó fundamental “en la normalización del arte performativo basado en las experiencias autogestionadas, en el desarrollo del videoarte y la incorporación de las nuevas tecnologías a la práctica artística”. Un artista polifacético y multidisciplinar que ya en los años setenta se desenvolvía en el ámbito de la performance. Fundó y dirigió el denominado Espacio P, en Madrid, donde promovió, junto a Rosa Galindo, proyectos artísticos avanzados e innovadores que atrajeron a destacados artistas nacionales y extranjeros."  

martes, 30 de mayo de 2017

3o de MAYO, día de Canarias

Entre el escaso o, más bien, inexistente vínculo telúrico que cabría esperar de todos los canarios para con su tierra, además de la denostada imagen que, en general, en Canarias se tiene de la figura del “mago”, es lógico pensar que, -la ausencia de estos dos sentimientos fundamentales entre la población autóctona-, en mi modesta opinión, supone el lamentable deterioro de los pilares imprescindibles sobre los que debería descansar firmemente la identidad propia de un pueblo que, además de haber perdido su propia lengua, conserva una escasa población “mestiza” en comparación con esa otra “criolla” que, durante siglos, ha venido ocupando los puestos más relevantes de la administración local desde la conquista de las islas.



En tal sentido estoy parcialmente de acuerdo con el Sr. Chaves cuando dice que Canarias, en general, carece por completo de ese sentimiento ideológico que bastaría para lograr que cada 30 de Mayo, cada canario se identificara  plenamente con el Día de Canarias  pero no tendríamos que olvidar que sólo un sentimiento profundamente nacionalista como aquel del que presumen vascos y catalanes, por poner un ejemplo, sería más que suficiente para lograr tan deseado propósito.

La cuestión, -y en eso no quiero entrar a fondo-, es si existe por parte de los partidos políticos canarios una férrea voluntad en desarrollar una política seria encaminada a reforzar la recuperación de un sentimiento propio de identidad insular al margen de aquellos otros promovidos veladamente desde Madrid y que justifican un planteamiento de política colonial ya trasnochada de la que, curiosamente, muchos de los nuestros se sienten del todo satisfechos.

¡¡Así no hay manera!!