RETRODEZCAN

Este imperativo es del todo incorrecto pero me resulta más contundente que el original RETROCEDAN. Por lo tanto, si la Real Academia de la Lengua Española me lo permite, desde hoy en adelante haré uso exclusivo de él.
Con RETRODEZCAN pretendo dar a conocer parte de mi obra pictórica, escultórica, fotográfica y, en menor proporción, literaria y, a la vez, mantener una corriente de opinión sobre los acontecimientos de naturaleza artística de hoy día.
Espero que tomeis la sabia decisión de manteneros a una distancia prudencial de mis opiniones aquí vertidas que no siempre tienen por que ser del agrado de la mayoría; ¿o, sí?

Mostrando entradas con la etiqueta HUMOR POLÍTICO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta HUMOR POLÍTICO. Mostrar todas las entradas

martes, 18 de septiembre de 2018

CIRCO Y MÁSTERS

Tengo la gran suerte de contar entre mis numerosos amigos a uno cuyo nombre me reservo por discreción y que, según él, es Doctor Humoris Causa por la Universidad de risa JUAN CARLOS I, con la calificación máxima alcanzada de cum laude.

Ni que decir tiene que a juzgar por su meritoria calificación académica, para quienes le conocemos íntimamente resulta ser una persona extremadamente simpática y con un sentido del humor fuera de toda sospecha, Sin embargo y pese a todo, en otros círculos de menos relevancia que el nuestro, cómo puedan ser los empresariales o políticos, por poner sólo dos ejemplos, este entrañable amigo pasaba por ser  un individuo huraño, poco dado a la broma y de muy mal carácter, de modo que ante las opiniones adversas de sus propios colegas de profesión solía defenderse a menudo teniendo que mostrar a todo aquel que quisiera comprobarlo una copia de la tesis doctoral llevada a cabo durante su juventud en la mencionada Universidad de risa JUAN CARLOS I. Aun así, muy pocos, excepto sus más íntimos amigos, llegaron a creerse la absoluta legalidad del máster conseguido en su día a base de interminables horas de risas, de anécdotas contadas, de chistes intercambiados cuando no inventados durante las largas noches de cónclave con sus compañeros de clase en el interior de sus confortables habitaciones en las dependencias de la Risa-dencia de Estudiantes próxima a la facultad.

Una vez hubieron terminado con notable éxito sus estudios, uno de sus mejores amigos tuvo la enorme suerte de encontrar trabajo como payaso en el mejor circo por entonces en Europa y cuyo nombre, también por discreción, me reservo. Allí estuvo durante cierto tiempo haciendo reír con un éxito asombroso al numeroso público, tanto adulto como infantil, que a diario acudía al grandioso espectáculo que se representaba bajo la gran carpa de doble pista.

Tras un par de años de sólida actuación artística, el payaso en cuestión fue llamado al despacho del director de la entidad quién albergaba la intención de comunicarle lo que nunca hubiera querido escuchar y jamás creído que podría suceder: su despido fulminante e inmediato. ¿La razón? Pues que no se tomaba suficientemente en serio su trabajo.

¡Y ASÍ ESTÁN LAS COSAS!

viernes, 7 de septiembre de 2018

EL NUEVO PRESIDENT


Poco tiempo después de aquel sonado 1º de Octubre de 2017 durante el cual tuvo lugar la fallida declaración de independencia en la Generalitat de Catalunya, los miembros más destacados de cada uno de los dos partidos más relevantes del panorama político catalán, Puigdemont y Tardà, no tardarían en reunirse en un discreto pueblecito del Ampurdan para acordar entre ellos la conveniencia de una supuesta candidatura de un nuevo presidente para el país antes de que el elegido entonces emprendiera su huida hacia Bélgica aprovechando la proximidad de la cordillera pirenaica del lugar de la cita y después de haber declarado aquello de “Asumo el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república” 

A tal efecto tendría lugar un ancestral ritual, muy propio de los países catalanes, mediante el cual y tal como se aprecia en la foto, los implicados, a pleno sol, harían sonar durante unos minutos sendas campanillas de bronce, -cuyo sonido simboliza las aspiraciones por las libertades republicanas sin conquistar-, ante la misma sede de aquella logia masónica a la que desde su nacimiento pertenecen.

Advertidos previamente, dos avezados fotógrafos bajo la nómina del Kiosco Insular de Tenerife lograron hacer, de forma furtiva, acto de presencia en el lugar de los hechos con el único propósito de tomar testimonio gráfico de aquel histórico eventual encuentro. La mala fortuna, tal y como se aprecia en la foto, quiso que ambos fueran descubiertos en última instancia por el propio Puigdemont en el momento en el que finalizaba la secreta ceremonia y aunque no se tiene constancia plena de ello la prensa internacional continúa especulando con la posibilidad de que tales reporteros, cuyo misterioso paradero aún se desconoce, hubieran sido apresados y conducidos al interior de la logia poco después de que las fotos tomadas fueran enviadas por ellos mismos a los distintos medios de comunicación tanto locales como internacionales a través de un sencillo teléfono móvil. 

El personaje que aparece a la izquierda no es otro que el actual presidente de la Generalitat Quim Torra quien por aquel entonces habría sufrido una traumática afección facial que le marcaría para siempre y de la que aún hoy se resiente a menudo, sobre todo, cuando se dirige a los distintos medios de comunicación con esa mueca de asco para pronunciarse sobre la necesidad imperiosa de independencia para Cataluña.

miércoles, 22 de agosto de 2018

EXHUMACIÓN 2 (HUMOR POLÍTICO)

Tal vez, si tratáramos de abordar el tema de la exhumación de Franco sin tanta trascendencia como la que hoy nos ocupa, podríamos darnos perfecta cuenta de que lo que en el fondo se pretende conseguir con ello no es sólo el traslado del cuerpo del difunto general a cualquier otro lugar del que su propia familia en principio rechaza sino que la verdadera y única intención de esta decisión ya tomada es otra bien distinta y de la que hablaremos algo más adelante.

El nacional catolicismo que España hubo de padecer por la fuerza durante su dilatada dictadura además de la connivencia con las instituciones religiosas católicas de la época pussieron de manifiesto, siempre según su propia doctrina, que el Caudillo se bastó él solo para reprimir el anticlericalismo que los comunistas pretendían instaurar en España y establecer en su territorio una peligrosa política socialista de la que todos, tarde o temprano, nos hubiéramos tenido que arrepentir. La iglesia católica española se lo agradecería más tarde de muy distintas maneras; entre ellas, ser recibido bajo palio, por la gracia de Dios, en las distintas diócesis visitadas de las por entonces distintas regiones que componían el conjunto de La Patria, en profundo agradecimiento por la cruzada librada contra el infiel al frente de sus gloriosos ejércitos.

También, de todos es sabido de la profunda religiosidad de D. Francisco Franco y de Doña Carmen Polo quienes no faltaban, ni un solo domingo y fiestas de guardar, entre otros actos religiosos, a escuchar misa solemnemente.

De modo que el bienhechor de la Santa Madre Iglesia, supuestamente enterrado en el Valle de los Caídos, merced a esa profunda religiosidad que tanto llamaba la atención de todos los españoles ha conseguido despertar la inquietud siempre existente de haberse podido obrar un milagro aún desconocido por todos, mediante el cual el Caudillo haya podido resucitar recientemente de su largo cautiverio subterráneo para reencarnarse de nuevo en uno cualquiera de esos generales suyos en la reserva, cuyo reciente manifiesto en favor de la no exhumación del dictador habría podido despertar en las autoridades competentes ciertas dudas razonables en cuanto a su nuevo paradero. 

viernes, 15 de junio de 2018

ÁVALOS Y HUERTA DIMITIDO




MINISTROS DEL PARTIDO SOCIALISTA ESPAÑOL

sábado, 9 de junio de 2018

CARICATURAS PSOE


La pasada legislatura le tocó el turno al PARTIDO POPULAR. Hoy me complace empezar con el PSOE con estos cuatro primeros retratos-caricaturas cuyas dificultades van a consistir principalmente en tratar de plasmar en el dibujo la esencia del alma femenina dada la mayoría de mujeres que componen el ejecutivo socialista de Pedro Sánchez y a quienes me gustaría dispensar por adelantado mis excusas en el caso de que no se sintieran debidamente representadas como a ellas les gustaría.

De lo que no estamos del todo seguros, salvando las distancias del tiempo y del estilo, es si La Gioconda de Leonardo se sintió del todo agradecida en su momento con aquella valiosa  y enigmática sonrisa con la que al artista retratara a Lisa Gherardini y que tanta fama le diera por su tratamiento. Quizá nunca sonriera de ese modo tan imperceptible pero así la imaginó el de Vinci y así la conocemos hoy. De modo que yo también tendría una buena excusa para defender lo que sólo yo he sabido ver en el semblante de las nuevas ministras de turno del Partido Socialista Obrero Español.

viernes, 8 de junio de 2018

miércoles, 6 de junio de 2018

NO HAY SALA OESTE EN MONCLOA

Una de las muchas características físicas por las que el Sr. Aznar no resulta creíble del todo cuando habla en público es aquella que marca la exagerada distancia existente entre la base de su nariz y el labio superior de su boca, máxime cuando, como ahora, prescinde de aquel ampuloso bigote que otrora disimulaba tamaña exageración. De modo que el orador que cree ser cuando se lo propone, sólo mueve el labio inferior para hacerse entender en la misma forma que lo hacen las marionetas con cabeza de madera y mandíbula batiente, cuyo parlamento, a la postre, resulta siempre mucho más creíble que el suyo propio gracias al ingenio de los titiriteros de turno.

NO HAY ALA OESTE EN MONCLOA es el título de un libro escrito por su Secretario General de Presidencia cuya presentación ayer corrió a cargo del propio José María Aznar quién, en un momento dado, se manifestaría en favor de la imperiosa necesidad de crear un nuevo modelo político de centro derecha, erigiéndose él mismo en adalid de una futura formación capaz de despertar un inusitado interés entre todos aquellos militantes que se han sentido defraudados por los casos de corrupción y la funesta gestión en materia social llevada a cabo en el seno del Partido Popular.

Ninguna mención respecto a quién fuera colocado a dedo en su momento y Presidente del Gobierno en los últimos años, Mariano Rajoy, aunque sí de forma velada a su reprobable gestión.

El Sr. Aznar, según sus propias palabras emitidas con el labio inferior de su estrecha boquita, no se siente representado por nadie; ni siquiera por el partido al que le dedicó algunos años de su vida tirando por la borda el futuro prometedor que le esperaba como registrador de la propiedad.

Por lo que a mí respecta y con esto acabo, estoy completamente seguro de que lo que realmente necesita España por encima de todo no son sólo políticos preparados sino, además, auténticos y eficaces registradores de la propiedad que sean capaces de llevar a cabo la siempre difícil tarea  de certificar la titularidad de una propiedad particular a menudo codiciada por terceros.

HOMENAJE A RAJOY

Muy a pesar de su talla política, Rajoy ha representado para todos los humoristas, -entre los que me considero desde el punto de vista gráfico-, una figura también indispensable por cuanto su agudeza mental, su desgarbada figura, su impecable estilo, su socarronería popular y su gallardía gallega convirtieron al personaje en el blanco perfecto de todas nuestras ocurrencias respecto de sus características tanto físicas como intelectuales.

Por lo que a mí respecta, siempre le adjudiqué el valor de su exquisita educación sin poner nunca en entredicho la elegancia de sus  notables modales, tanto en público como en privado.

A pesar de no coincidir con su ideario político, no dejo de reconocer la fidelidad dedicada a sus propias convicciones. Convicciones que tantas veces hemos utilizado los demás como argumentos de nuestras chanzas, de nuestro humor negro y descarnado, aunque siempre amparado por una libertad de expresión que, muy a nuestro pesar, nunca fue bien entendida por la política de su partido.

Particularmente, no me siento en absoluto responsable de la actitud de aquellos otros artistas que por carecer de la suficiente y necesaria imaginación para mantenerse al borde de la tolerancia, no encuentran la manera correcta de evitar el insulto directo o la amenaza asesina. Y es precisamente éste el homenaje que quiero rendir hoy a la entrañable figura del hombre que caminaba deprisa y corría despacio, utilizando el mismo tiempo entre dos puntos distintos en cualquiera de las dos modalidades por la que se decidiera a hacerlo

Mariano ya está entre bastidores y nos ha abandonado haciendo mutis por el foro.
¡SALUD, MARIANO RAJOY! 

martes, 17 de abril de 2018

GIMNASIOS Y BIBLIOTECAS

Aquella templada mañana de primavera, los atletas matriculados en el Gimnasio Hércules tuvieron que esperar un buen rato todavía a que Asuntos Internos desprecintara la puerta del Área (A) para poder pasar a su interior y comenzar los ejercicios matutinos de cada día. Al parecer, el origen de aquel azaroso inconveniente se debía a dos distintos libros, de diferentes autores, encontrados a primera hora por el servicio de limpieza de la entidad, abandonados en el suelo, con toda seguridad, desde la tarde anterior, a una distancia no inferior de un metro uno de otro. A criterio de la dirección del centro, el más pequeño correspondía a un tal Kafka, nacido en la república checa, mientras el segundo se debía a un borracho de nombre Bukowski, de origen alemán afincado en USA. Sólo después de ser recogidos y depositados en sendas bolsas de plástico y retirados por los agentes de Asuntos Internos, se abrieron entonces las puertas para, -una vez ya los atletas en el interior del área de aparatos-, el monitor se sintiera en la obligación de dirigir unas palabras de aliento a sus incrédulos pupilos antes de comenzar la dura tabla de gimnasia programada para ese día.
-Tener en cuenta, -les dijo con voz templada- que el gimnasio Hércules, desde hace ya años, imparte clases de educación física y que, en definitiva, ello se traduce en un culto al cuerpo aceptado por todos vosotros y no al intelecto propiamente dicho. La lectura es perniciosa, crea adicción. Primero se empieza por una sencilla novela, más tarde por un cuento, un ensayo y así sucesivamente hasta que sin daros cuenta termináis enganchados, prisioneros del todo de eso que llaman literatura. Finalmente dejáis de asistir al gimnasio y, con un poco de suerte, termináis del todo fláccidos, leyendo en solitario, sentados en un banco abandonado del parque o, tal vez, en el interior oscuro de un bar de mala muerte ante un volumen de ciencia ficción o, incluso, en la cama, antes de conciliar el sueño tranquilizador. 
Para terminar, - advirtió con cierta benevolencia-, os recordaré lo pernicioso que ha supuesto para el gimnasio Hércules la apertura tan poco honrosa y a tan escasa distancia de nuestro modélico gimnasio de esa nueva Biblioteca y  la responsabilidad que en tal sentido debería exigírsele al Excmo. Ayuntamiento de esta atlética ciudad que desde siempre se ha sentido del todo proclive por la calidad de vida que proporciona la llamada Cultura Física de todos sus ciudadanos.

jueves, 12 de abril de 2018

PARENTELAS

“Convertirte de pronto en suegro o suegra y con el tiempo en abuelo o abuela, no depende exclusivamente de ti. Ese es el verdadero problema y por cuya razón, como ya hemos apuntado antes, debería estar regulado por Ley y exigir los derechos que te pudieran corresponder al carecer de decisión personal en la elección y doble función que conlleva ser a la vez suegra y abuela o suegro y abuelo respectivamente”.

Este primer párrafo de mi artículo de hoy es exactamente igual al último párrafo de otro artículo distinto que en este mismo diario publiqué hace unos días bajo el título de SUEGRA Y, ADEMÁS, ABUELA.

Pues bien, continuando con el endiablado análisis de la situación creada por la familia real española y aunque el padre de mi mujer, que no suegro, haya fallecido hace ya años al igual que los míos, hemos tomado la muy honrosa y feliz decisión conjunta de descartar de nuestro léxico doméstico diario los siempre conflictivos apelativos de suegro-abuelo y suegra-abuela para designar con ellos, cuando tengamos que hacer alusión a nuestros respectivos progenitores, tanto a nuestros respectivos padres ya fallecidos así como a la madre de mi mujer, que no suegra, aún con vida, Hermínia.

De modo que siempre que quiera referirme a Hermínia ya nunca más diré suegra sino, simplemente, la madre de mi mujer.

Y aprovechando que aún no hemos sido abuelos, nos hemos puesto de inmediato en contacto con nuestra única hija con el fin, aprovechando su especial talante, de llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes el feliz día que decida tener hijos, de tal modo que destierre para siempre el apelativo de abuelos para designarnos como sus padres siempre que, ante sus amistades, quiera hacer alusión a  cualquiera de nosotros.

En cambio nosotros, sus padres, nos comprometemos firmemente a sustituir el término nietos por el de: los hijos de nuestra hija. Y todos tan contentos; sin compromisos.

miércoles, 11 de abril de 2018

MUJERES

Cuando todo el mundo se suma en defensa de los derechos que las mujeres preconizan en favor de igualdad de oportunidades, de paridad, de emolumentos, etc., etc., con respecto de los hombres, algunas de ellas parecen no haber tomado nota de la gran responsabilidad que supone el cargo político tan visible que actualmente desempeñan y cuya eficacia en lo ético y en lo moral debiera servir de ejemplo como para aumentar, si cabe, el compromiso social en favor de sus lógicas reivindicaciones. Aunque las culpas no son sólo suyas, como veremos más adelante, habrá que tener en cuenta la presencia e implicaciones de algunos compañeros suyos cuya incidencia terminarán condicionando, comprometiendo y hasta corrompiendo su inestimable trabajo diario.

Casos hay muchos y en todos los partidos se producen pero por su especial relevancia política, al pertenecer además al partido que gobierna, citaré sólo tres de estos casos por todos conocidos.

El primero de ellos se corresponde con la defensa de la entonces Secretaria General del Partido Popular, Mª. Dolores de Cospedal, justificando la indemnización cobrada por el Sr. Bárcenas y satisfecha en su día: "La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido en forma efectivamente de simulación, simulación de lo que hubiera sido en diferido en partes de lo que antes era una retribución".

El segundo tiene que ver con el casual descubrimiento, por parte de la Sra Aguirrre, de la trama Gurtel mientras desempeñaba el cargo de Presidenta de la Comunidad de Madrid y que acabó, como todos sabemos, con las detenciones de dos hombres de su máxima confianza, Fco. Granados e Ignacio González, quienes a juicio de la Sra. Aguirre les habrían salido “ranas”

El tercero y último, según la opinión de la implicada Cristina Cifuentes, no es responsabilidad suya por cuanto los miembros del rectorado de la Universidad Rey Juan Carlos en su momento pactaron con ella unas favorables y especiales condiciones cuyo fruto fue el máster conseguido sin necesidad de haber asistido a clase, ni de haber defendido su contenido, pero sí de haberse manipulado las notas merced a la colaboración de un tribunal que ni siquiera existió y cuyas firmas han sido convenientemente falsificadas en su favor. 

La conclusión o lectura piadosa a la que podríamos llegar sobre estas tres distintas intervenciones habidas a lo largo de la última legislatura es que la siempre presencia masculina en detrimento del reconocido prestigio femenino en cada uno de estos tres casos ha resultado ser más que evidente por lo que en el primero de ellos, sólo el Sr. Bárcenas ha debido ser el único responsable de la desafortunada intervención de la Sra. Cospedal respecto de su indemnización en diferido. En el segundo, la Sra. Aguirre ha sido miserablemente engañada por dos distintos hombres de su plena confianza que, convertidos en ranas, manipulaban desde el fondo invisible de la charca los compromisos políticos de financiación ilegal del partido a espaldas de su inocente mentora. Y, por último, en la tercera, la presencia de un trio masculino formado por el propio rector de la Universidad Rey Juan Carlos, el tutor del máster y el profesor del mismo, conseguirían, con su probada ineficacia, que la Sra. Cifuentes haya sido víctima inocente de una calumnia de tamaña dimensión que le obligaría a dimitir de su actual cargo político.

HABILIDAD POLÍTICA

Aunque el viento ya ha amainado, continúa lloviendo copiosamente en esta zona de Cataluña lo que en mi caso constituye un día favorable que invita a la reflexión humorístico-política más profunda, a pesar de que fuera de nuestras fronteras, allende los mares, el Sr. Rajoy, dependiendo del huso horario que le corresponda, estaría practicando hoy su modalidad favorita deportiva: footing. 

Y es aquí a dónde quiero ir a parar porque analizando las imágenes que en ocasiones nos ofrece TV sobre la cadencia y el estilo deportivo del Sr. Presidente del Gobierno cuando practica dicha modalidad, no estoy del todo seguro de si en realidad lo que ocurre es que corre despacito o, por el contrario, que camina deprisa y esta  particular circunstancia no parece estar en absoluto reñida con la especial idiosincrasia que muchos españoles le atribuyen a los gallegos. Es decir: tanto si corre despacito como si camina deprisita, se trata de dos conceptos completamente distintos pero debidamente empleados por un avezado político como me parece que continúa siendo Rajoy, puede significar lo mismo y lo contrario a la vez y, además, tener razón.

Hay quien incluso afirma que el Sr. Presidente, empleando simplemente el juego de piernas que tanto caracterizó a Mikel Jackson, ha logrado además llegar a hacernos creer que se desplaza caminando hacia la izquierda o la derecha sin ni siquiera moverse del sitio que ocupaba y esto demuestra una vez más la habilidad política sin precedentes en nuestro país del Sr. Rajoy.

Esta habilidad suya y que ha trascendido hasta nuestros días de manera no oficial, empezó a fraguarse durante su más tierna infancia cuando siendo encontrado por un vecino en el rellano de una escalera de un alto edifico y ser preguntado si subía o bajaba, respondió: depende. Ese “depende” fue el principio de su habilidad negociadora para con las cuestiones de estado porque, muchos años más tarde, ya en el pleno ejercicio político, en función de las ventajas que se le ofreciera a cambio,  estaba dispuesto a  subir o bajar (ascender o descender) según conviniera.

jueves, 11 de enero de 2018

¿HAY PARA RATO?


Hoy hemos conocido a través de un medio de comunicación de toda solvencia que cada mes y durante aproximadamente unos veinte años un ciudadano anónimo que responde a las siglas de J.L. retiraba con regularidad de una ventanilla de una sucursal de Bankia un sobre blanco que, al parecer, contenía cada vez distintas cantidades de dinero procedentes de otras tantas comisiones dedicadas a la supuesta financiación de las muchas campañas del Partido Popular organizadas durante las elecciones. La noticia, por su carácter estrictamente anecdótico, resulta de lo más interesante por cuanto y según el personaje sus cobros fueron logrados como consecuencia de un cúmulo de casualidades que nada tenían que ver con la verdadera intención que lo llevó aquel primer día hasta la sede de Bankia en Madrid.
Madrid, 2 de Julio de 1996
J.L, residente en Barcelona pero de vacaciones aquel verano en Madrid, dirigió sus pasos hacia la sucursal de Bankía más próxima a su domicilio. Atravesó el vestíbulo y esperó su turno ante la raya amarilla trazada sobre el brillante suelo de la entidad. Como quiera que ningún empleado le llamara, impaciente decidió acercarse al mostrador y preguntar en tono jocoso al cajero de turno:
-¿Tenemos para rato?
-Algo hay, -contestó el cajero sin apartar la mirada de la pantalla encendida del ordenador-
-¿Mucho? –inquirió sonriente J.L.
-¡Cuatro meses! -contestó el empleado mientras le extendía sobre el mostrador un sobre blanco con membrete en el que podía leerse sin dificultad Rolls Royce, escrito con rotulador a grandes y gruesos caracteres de color negro.
La intención de J.L. al llegar a ventanilla no era precisamente aquella primera inicial pero su curiosidad pudo mucho más que la necesidad del momento por lo que decidió volver sobre sus pasos y abandonar el Banco definitivamente. Una vez en el exterior buscó refugio de la cegadora luz de la mañana cobijándose al amparo de la sombra que le proporcionaba un gigantesco platanero del paseo. Levantó la solapa del sobre y en su interior descubrió cuatro mil euros en ocho billetes de quinientos. No le cabía duda de que, sin pretenderlo en absoluto, había dado con una contraseña secreta establecida que le habría facilitado en el futuro el cobro inmediato de ciertas comisiones previstas por alguien interesado a través de aquella fraudulenta entidad bancaria.
Atando cabos sueltos llegó a la conclusión de que la contraseña pactada pudo haber sido, precisamente, aquella primera frase que articulara al principio, fruto de la casualidad, frente a la ventanilla del cajero: ¿Tenemos para Rato? Con toda seguridad, el empleado, de su propia cosecha, habría interpretado la inicial de “rato” con la mayúscula que corresponde a todos los nombres propios y el milagro se habría obrado en su presencia. Los meses que según el cajero declaraba de espera, se corresponderían así mismo con el número de miles de euros depositados en el interior del sobre. Y por último, si a ello se le suma que las iniciales de Rolls Royce son dos erres, podrían muy bien resultar éstas la clave que encerrara la auténtica identidad de Rodrigo Rato. Como consecuencia de todo ello, J.L. se habría convertido por error y sin quererlo en su correo, lucrándose así en su propio beneficio durante veinte años.


sábado, 23 de diciembre de 2017

TEMORES


Mientras aguardaba impaciente a M.R, J.M. pidió su botella.
-¿La de siempre, Sr.? –preguntó el camarero de confianza-.
-Sí, ¡por favor! La de siempre.
Desde aquel discreto lugar, en el interior de La Pocilga, sentado ante una mesita circular situada en un apartado rincón del fondo casi en la penumbra, J.M. se sentía a gusto, máxime si se hacía acompañar de aquella sencilla botella verde vejiga a la que se sentía tan ligado desde hacía ya tantos años. Asiéndola suavemente por el cuello, J.M. la elevó como siempre hasta la altura de sus ojos y comprobó una vez más su fecha de caducidad. La descorchó con los dientes, ocultos éstos por el espeso bigote para, -girando con energía la cabeza y escupiendo con fuerza el tapón muy lejos de sí-, darle un tiento lento y largo en la medida que, perezosamente, inclinaba el codo apuntando en dirección al techo oscuro.
El primer trago le había causado el efecto deseado en tales circunstancias, cuando a solas los dos en aquel discreto lugar parecía siempre creer que ella le hablaba con ternura y en voz baja.


 -A pesar del mucho dinero de que dispongas, -creyó oirle murmurar-, aunque incluso logres ganar de nuevo las próximas elecciones presidenciales del país o te conviertas de pronto en el hombre más influyente de España, te juro, J.M., que nunca, nunca, sería capaz de abandonarte, -acabó por susurrarle-, mientras su enamorado bebedor le lamía con fruición el largo cuello desnudo-.
-En el gollete, J.M., bésame en el gollete, -suplicaba ella con trémula voz baja, hecha toda verde vejiga por fuera y completamente húmeda por dentro.
En ese preciso instante hizo su aparición M.R., al que J.M. llevaba esperando con insistencia desde que el camarero le trajera a la mesa su botella preferida.
-Déjanos solos, ordenó de pronto J.M. a su botella, apartándola discretamente con el codo, ante la inexcusable presencia de su colega M.R.
-¿Cómo te encuentras, M.R.? –preguntó con sumo interés por su salud su colega de partido J.M.
-No te lo creerás, J.M., pero a pesar de haberme sometido a la exploración de un TAC en urgencias, de haber sido auscultado en profundidad por el otorrino del hospital central, de consultar al oftalmólogo en la clínica Barraquer, el único que, por fin, ha sabido dar con el origen de las dolorosas cefaleas que, como bien sabes, vengo padeciendo día y noche desde hace ya un mes, ha sido un médico de cabecera magrebí que ocupa plaza como interino en la mutua privada de la que soy abonado. Y sirviéndose simplemente de un diminuto inhalador con el que, por vía nasal, he necesitado aplicarme sólo un par de pulverizaciones diarias ha conseguido que al cabo del segundo día, los intensos dolores de cabeza que sufría a diario hayan remitido por completo y, al parecer, para siempre.
-¿Te das cuenta, mi querido M.R., -reflexionó asombrado J.M.- Si, -esto entre nosotros-, un sólo morito, valiéndose simplemente de un diminuto inhalador ha sido capaz de conseguir tamaña proeza con tu ya de por sí precaria salud, que no conseguirían algunos cientos de ellos si pudieran disponer abiertamente de un arsenal de armas de destrucción masiva como, según Bush, al parecer ya cuentan?