RETRODEZCAN

Este imperativo es del todo incorrecto pero me resulta más contundente que el original RETROCEDAN. Por lo tanto, si la Real Academia de la Lengua Española me lo permite, desde hoy en adelante haré uso exclusivo de él.
Con RETRODEZCAN pretendo dar a conocer parte de mi obra pictórica, escultórica, fotográfica y, en menor proporción, literaria y, a la vez, mantener una corriente de opinión sobre los acontecimientos de naturaleza artística de hoy día.
Espero que tomeis la sabia decisión de manteneros a una distancia prudencial de mis opiniones aquí vertidas que no siempre tienen por que ser del agrado de la mayoría; ¿o, sí?

viernes, 9 de junio de 2017

IN MEMORIAM: Javier Echevarría

A tenor de la secuencia de los hechos manifestada en su momento por los amigos del valeroso Javier Echeverría que aquel fatídico día, -en su vano afán de intentar evitar el asesinato de una joven hasta hoy desconocida-, se enfrentara contra tres peligrosos yihadistas armados, albergo serias dudas sobre lo que, en un momento dado, puede repararnos el destino habida cuenta de las visibles paradojas que presenta la tristísima película de todo lo acontecido y que, sin embargo, no resta en nada verosimilitud a todo lo ocurrido sobre el puente de Londres.




La primera y menos significativa de estas dos distintas paradojas se manifestó abiertamente durante la espontánea utilización de un sencillo monopatín que, entre sus propias manos, el mismo Javier intentaría convertir, -aunque sin suerte-, en un contundente arma de defensa cuando, precisamente, con ella bajo sus pies había conseguido alcanzar gran notoriedad entre los muchos practicantes del urbano deporte del skateboarding.

La segunda y para mí la más importante de ambas es la interpretación que todos los participantes, activos o pasivos de estos trágicos episodios, hacen de la lectura de los distintos libros sagrados de sus respectivas creencias o religiones. En el caso de estos musulmanes concretos, la lucha suicida practicada contra el infiel, -con la que dejan vindicada la matanza-, les garantizará la vida eterna en la Gloria pero, así mismo, las víctimas cristianas inocentes de la barbarie yihadista en curso reclamarán también para sí el mismo derecho a tanta felicidad tras su muerte con lo que la paradoja prevista por mí en un principio, queda convertida así en una lamentable y pésima contradicción todavía más perversa si cabe y, lo que es más grave, sin respuesta aparente que la justifique.

PARADOJAS = Ironías del Destino

En cualquier caso, los acontecimientos acaecidos y relacionados con el episodio que le tocó vivir en particular al joven y prometedor Javier Echeverría, pudieron tener cuatro distintos finales. El primero y más dramático es el que realmente hemos conocido: la muerte lamentable de la joven, -todavía hoy sin identidad-, a quién Javier no logró salvar pese a su arrojo y la suya propia. Las otras tres opciones que ya todos intuimos  hubieran tenido al menos un mejor desenlace todas ellas pero el más feliz de todos los posibles y que el destino les denegó rotundamente  hubiera sido que ambos hubiesen tenido la oportunidad de haber salido indemnes del dramático trance que les tocó vivir aquel fatídico día tres de Junio de dos mil diecisiete en Londres.
Descansen en Paz

Publicar un comentario