RETRODEZCAN

Este imperativo es del todo incorrecto pero me resulta más contundente que el original RETROCEDAN. Por lo tanto, si la Real Academia de la Lengua Española me lo permite, desde hoy en adelante haré uso exclusivo de él.
Con RETRODEZCAN pretendo dar a conocer parte de mi obra pictórica, escultórica, fotográfica y, en menor proporción, literaria y, a la vez, mantener una corriente de opinión sobre los acontecimientos de naturaleza artística de hoy día.
Espero que tomeis la sabia decisión de manteneros a una distancia prudencial de mis opiniones aquí vertidas que no siempre tienen por que ser del agrado de la mayoría; ¿o, sí?

domingo, 4 de junio de 2017

SOMBRAS DE MOIX

En la barra del Bar donde cada mañana acudo a tomar el cortado, un parroquiano, sentado ante un “moriles” de dudosa procedencia, se lamentaba en voz alta, -a todo aquel que quisiera escucharle-, de lo siguiente:

-No acabo de entender tanto lio con el fiscal Moix ¿No parece lógico, -se preguntaba-, que sólo los fiscales y nadie más puedan tener empresas en paraísos también fiscales?

Sólo yo, entre otros muchos, me sentí directamente aludido pero decliné mi intervención para no correr el riesgo de mostrar públicamente mi total desacuerdo y abrir con ello un debate innecesario con un supuesto provocador.

El nombramiento de Manuel Moix, a tenor luego de las conversaciones descubiertas entre Ignacio González y Zaplana, ya presagiaba lo peor; pero aun así, burdas coartadas eran tejidas hábilmente de inmediato por sus más próximos colaboradores en la sombra para tranquilizar a la prensa. El panorama  presentaba el aspecto de un peligroso campo minado de dudas razonables para el PP, amparadas precisamente por las intensas sombras que desde un principio arrojaba su particular designación para el cargo de fiscal anticorrupción. Aquella otra mina que parecía ya olvidada en el tiempo, colocada por su propio padre en una empresa offshore en Panamá pero descubierta a tiempo por el DIARIO INFOLIBRE,  hizo explosión de golpe cuando menos lo esperaba y con las esperanzadoras consecuencias que hoy ya todos conocemos.















En mi modesta opinión y ya que hablamos de sombras, para desgracia suya, Moix se habría hecho eco de aquella frase que confirma que “la sombra del ciprés es siempre alargada” y creyó oportuno refugiarse allí, donde, a su criterio, jamás hubiera sido descubierto, sin tener en cuenta que el planeta tierra gira alrededor del Sol y que en un momento dado en el que el astro rey se encuentra en su cenit, el ciprés, por muy alto que éste sea, sólo proporciona un punto insignificante de sombra respecto de un árbol con copa convencional. Irremisiblemente, sintiéndose ya al descubierto, bajo la cruda luz del mediodía, reparó entonces, aunque esta vez tarde, en que si hubiera prestado en su día la suficiente atención a como tratan las higueras los campesinos de Formentera, hubiera estado completamente seguro de que al amparo de su fresca sombra jamás hubiera sido descubierto.


Publicar un comentario