RETRODEZCAN

Este imperativo es del todo incorrecto pero me resulta más contundente que el original RETROCEDAN. Por lo tanto, si la Real Academia de la Lengua Española me lo permite, desde hoy en adelante haré uso exclusivo de él.
Con RETRODEZCAN pretendo dar a conocer parte de mi obra pictórica, escultórica, fotográfica y, en menor proporción, literaria y, a la vez, mantener una corriente de opinión sobre los acontecimientos de naturaleza artística de hoy día.
Espero que tomeis la sabia decisión de manteneros a una distancia prudencial de mis opiniones aquí vertidas que no siempre tienen por que ser del agrado de la mayoría; ¿o, sí?

domingo, 31 de agosto de 2008

PERSONAJES POPULARES

Francamente, me resultaba muy doloroso comprobar como una señora de esta edad tenía entonces que mendigar para subsistir. Lo más probable es que no existiera ninguna concejalia de Asuntos Sociales que paliara las necesidades de estos indigentes aunque, con toda seguridad, fuera una necesitada venida de algún pueblo de los alrededores con muchos menos recursos que el del Puerto de la Cruz.
Se le podía ver habitualmente mendigando caridad en la calle Quintana donde le había tomado algunas fotos a cambio de unas monedas que tranquilizaran mi conciencia.

2 comentarios:

  1. ORIGEN DE LOS HOMBRES CANARIOS Y DE LAS MUJERES CANARIAS

    Desde los estamentos oficiales y oficialistas del sistema colonial en Canarias vienen desarrollando ingentes esfuerzos en trasmitirnos la idea de que nuestros ancestros eran unos trogloditas que sólo habitaban en cuevas y cuya cultura estaba anclada en el neolítico. No valdría la pena tratar de clarificar estas aseveraciones colonialistas si no fuera por el respeto que me inspira un amplio sector de la juventud canaria que corre el riesgo de asumir como ciertas esta y otras inexactitudes que desde los centros escolares, institutos e incluso desde la Universidad española en Canarias vierten sigilosamente y en tono peyorativo educadores e intelectuales al servicio del sistema imperante.



    Es lamentable que personas que han sido puestas para “educar” a nuestros hijos y nietos, en su mayoría hagan gala de un total desconocimiento -cuando no de total desprecio- de nuestra historia y tradiciones, haciendo en cambio alarde de culturas foráneas, las cuales inculcan a nuestros hijos creando en ellos el complejo de endofobia, es decir, lo único bueno es lo que viene y es impuesto de fuera, ya que de fuera procede el colonialismo territorial, económico, político, cultural y espiritual que tiene sometida a nuestra Matria.



    Es vergonzante que el actual gobierno de la Coca y sus socios del Pepe, supuestamente autónomo y supuestamente canario, haya decidido eliminar de los planes escolares del próximo curso la asignatura de Historia de Canarias. Posiblemente estos políticos de servicio, fieles cancerberos de sus amos de la metrópoli, tienen bien asumido de que un pueblo que desconoce su Historia es un pueblo con sentimientos de orfandad genética y, por tanto, fácilmente dominable al que será más factible inculcarles los dogmas del sistema y forzarlo a abrigar sentimientos de gratitud hacía una madrastra arbitraria, explotadora y castradora del intelecto, al tiempo que nuestra sociedad asume inconscientemente actitudes de auto desprecio como etnia diferente y diferenciada, dejándose absorber por una marea de modas foráneas y globalizantes ajenas a nuestra idiosincrasia y tradiciones, emanadas desde el sistema colonial, castradoras de nuestra identidad como pueblo. Es incuestionable que tanto la historia como la sociedad canaria en tiempos no muy lejanos les exigirán responsabilidades a estos políticos de servicio vende Matria por el cúmulo de atrocidades que están cometiendo impunemente contra el sufrido e indefenso pueblo canario.



    LA CUEVA VIVIENDA, ASPECTOS GENERALES



    El hombre primitivo comienza a usar las cuevas como refugios. Con el paso del tiempo y las necesidades de trasladarse de un lugar a otro por alimentos o mejores condiciones de vida, comienza a construir viviendas artificiales. Primeramente chozas, carpas, fáciles de transportar a otro sitio, luego grandes construcciones de piedra hasta llegar a las realizaciones modernas, han mantenido una finalidad en común: el cobijo contra la intemperie y los peligros de la noche, lugar de familia, de comer, de dormir, de trabajo, de recibo, de culto, de relaciones sociales, de descanso y de convalecencia.



    Desde unos treinta mil años atrás, según dibujos encontrados en cuevas, se encuentran ilustraciones de chozas de madera y ramas. Se supone que la caverna era el refugio invernal, mientras que la choza se trasladaba a la zona de caza o para temporadas estivales o de mejor estación. A la par, se encontraron rastros de viviendas subterráneas, excavando un pozo profundo y realizando un techo con ramas, que dejaba al descubierto las zonas laterales. Se utilizaron en sectores de clima riguroso y se encuentran rastros de unos veinticinco mil años atrás en Europa (Ucrania y Checoslovaquia).

    A medida que el hombre se va tornando más sedentario, aparecen construcciones mejor asentadas al terreno. En el neolítico, entre el 8000 y el 4000 antes de Cristo, se arman chozas con paredes laterales y techo cónico, con vigas, y se considera que allí se utilizan los primeros sostenes que constituirían el primer concepto de columna; y hacia el siglo III antes a.e.a., ya se realizan divisiones dentro de las chozas para contar con distintos ambientes. Cuando una población decide asentarse definitivamente en un lugar, se construye una especie de fortaleza contra ataques enemigos y defensa de las fieras, realizada con pilares, sobre el nivel del suelo: el palafito. También en el neolítico ya se comienzan a hacer construcciones de piedra y quedan rastros del dolmen: una laja de piedra horizontalmente apoyada sobre otras dos pilastras verticales.

    Luego, para la construcción de habitaciones interiores, se comienzan a usar piedras, y un invento importante: el ladrillo de arcilla, crudo y secado al sol, preferido a los cocidos, que se conocen también desde la antigüedad. El Génesis habla de ellos refiriéndose a la construcción de la torre de Babel.

    En Grecia, en el S. XV antes de Cristo, se encuentran techos cubiertos de tejas de arcilla. Y ya la choza ha evolucionado a una construcción de varios ambientes que dan a un patio, que a la vez tiene una puerta de salida al exterior. El patio resolvía la iluminación y la ventilación.

    El primer instrumento empleado en la construcción de los primeros edificios de cierta importancia en la antigüedad, fue la palanca, y el uso de cuñas de madera y escoplos de piedra y luego de metal. También se valían del terraplén.

    Asimismo desde la prehistoria se conocían los hornos para cocer ladrillos.

    Hacia el 1100 a .e.a., los egipcios ya conocían el nivel y la plomada. Antes, se pudieron hacer monumentos como las pirámides, esencialmente porque contaban con muchísima mano de obra que dejaba la vida en las gigantescas construcciones.

    Los griegos perfeccionaros esos rudimentarios instrumentos, y además lograron la roldana o rondana, importante para subir materiales. Y los romanos perfeccionan el aparejo, y las árganas hidráulicas y de viento, y los montacargas.

    Se han hallado restos en la zona mediterránea, de una sierra de mármol que data del siglo IV después a.e.a.

    Quizás dentro de la edificación de viviendas, lo que resulta de más lento desarrollo es el lugar destinado a servicios higiénicos.

    El arco se usó desde mucho antes, pero fue perfeccionado por los romanos, lo que dio lugar a importantes innovaciones en la estructura de las casas-habitaciones y en importantes obras públicas en acueductos y cloacas, lo que a la vez influye en la construcción de viviendas más cómodas. Además los romanos agregaron la huerta para la obtención de alimentos. En Grecia se ubicaba a las mujeres en habitaciones relegadas.

    Ya en Roma no aparece esta diferenciación, y de allí hasta nuestros días, las casas van evolucionando en confort y diseño interior, pero las bases fundamentales se mantienen, con diferencias propias de los criterios urbanísticos de cada época.

    Un caso particular lo representa el iglú, con una construcción circular con cúpula de bloques superpuestos en espiral y una ventana de hielo o tripa de animal.

    Recién en la Edad Media se comienza a utilizar el vidrio en ventanas. En la antigüedad se cierran sólo con postigos de madera o de piedra. Entre los romanos, también comienzan a usarse postigos de mica.

    En algunas casas de la antigüedad se realizaban pozos negros para tirar las aguas servidas de la cocina y el baño, y periódicamente se vaciaba. Pero no lo usaba la mayoría de las viviendas. En Roma se trató de canalizar hacia un curso de agua, hasta que llegó el sistema de cloacas (Las cloacas se comienzan a generalizar avanzado el siglo XIX). Pero el pueblo en general, no usaba esto.

    Los retretes de las casas consistían en dos zócalos donde se asentaba una tabla con orificio en el centro, y que llevaba al pozo negro. Se comenzaron a hacer retretes públicos, que eran una serie de asientos de piedra o mármol, no aislados entre sí, y rara vez ocultos por puertas y paredes, a la vista de los transeúntes. Incluso los baños privados tenían dos o tres asientos, por lo que las damas venecianas, hacia el 1700, para cubrir el pudor, usaban pequeños antifaces que estaban a ese fin colocados en un nicho del retrete.

    En el medioevo, los retretes se descargaban en callejones que había entre casa y casa.

    En París del 1700, un servicio regular se encargaba de vaciar todas las mañanas los recipientes de desechos físicos de cada casa.

    La escalera nació antes que las casas de varias plantas. Primeramente, en forma de peldaños esculpidos sobre un palo, colocado oblicuamente para ascender a cabañas cercanas a las subidas de crecientes de agua. Luego aparecen los peldaños de maderos horizontales atados a dos parantes verticales.

    Las escaleras más antiguas de Asiria y Babilonia eran de piedra o de ladrillos y se encontraban en el exterior de los edificios en forma de rampa, colocándolas para poder subir.

    En las habitaciones interiores se comienzan a usar en la antigüedad escaleras de madera. (Nidia Cobiella)

    ARQUITECTURA EN ROCAS EN OTRAS CULTURAS

    La arquitectura en la roca ha sido una práctica en diversos pueblos y culturas motivada casi siempre por las características propias de los terrenos donde se han ubicado los asentamientos humanos. Existen múltiples ejemplos de este tipo de arquitectura que han llegado hasta el presente. De ellos vemos a exponer algunos ejemplos de los cuales podemos deducir que el hecho de que una comunidad humana habite en cuevas horadadas e incluso naturales no presupone que dicho habitas no estén dotados de ciertas manifestaciones artísticas y dignas, alejadas del concepto que de troglodita en términos peyorativos vienen empleando ciertas culturas etnocentristas, las cuales indudablemente tuvieron también sus orígenes urbanos en este tipo de viviendas y en chozas rudimentarias.



    Petra, el enigma nabateo



    Según la historiografía más difundida la ciudad pétrea Petra se funda alrededor del siglo VI a.e.a., por árabes nabateos, una tribu nómada que se asentó en la zona y sentando los principios de un imperio comercial que llegaba hasta Siria. A pesar de los sucesivos intentos por parte del rey selaucida Antigonus, del emperador romano Pompeyo y de Herodes el Grande de tomar Petra para sus respectivos imperios, la ciudad seguía en poder nabateo hasta aproximadamente el año 100 d.e.a, cuando los romanos se hicieron con ella.

    Pero el peculiar asentamiento no fue habitado únicamente por nabateos. En At Beidha, se ha encontrado una aldea entera del 6500 a .e.a., y se sabe que fue poblada hacia el 1200 a .e.a., por edomitas -descendientes de Esaú-, famosos por su sabiduría, escritura, industria textil, la excelencia y finura de sus cerámicas, y su destreza trabajando el metal. El área era conocida entonces como Edom (rojo).


    Los nabateos emigraron hacia el interior de Edom durante el periodo Persa, obligando a los edomitas a trasladarse hacia el sur de Palestina.



    Sabían esculpir y tallar la piedra con una maestría admirable, pero no construían casas ya que vivían en cuevas sin ventilación, lo que les obligaba a salir continuamente de ellas a causa del humo que emanaban las lámparas de aceite. Construyeron infinidad de tumbas, algunas de ellas con disposición de triclinio, pero jamás se encontró en su interior ningún cuerpo. Todas las construcciones poseen una belleza y una mezcla de estilos clásicos que valió a los nabateos ganarse el título de "genios".


    Templos, tumbas, un teatro semicircular con una capacidad para unos 3.000 espectadores sentados y otros edificios se esparcen sobre 400 millas cuadradas, guardando en su seno aproximadamente 800 monumentos individuales que albergaron a unos 30.000 habitantes. Es precisamente esa genialidad la que más llama la atención, pues es incomprensible que dicha maestría constructora únicamente se vea representada en las fachadas de los templos. El más famoso de ellos es, sin duda, el Tesoro del Faraón (Khazneh al-Faroun), el cual aparece al doblar el recodo en que termina el desfiladero y que, como otros muchos monumentos de Petra, debe su nombre a los monjes que poblaron la zona a principios de la Edad Media. Sobre éste se han vertido infinidad de leyendas, pero la más curiosa es la que cuentan los beduinos: el objeto de piedra que lo corona, y que se asemeja a una urna, contiene el tesoro que Moisés trajo de Egipto. El recipiente presenta multitud de golpes y agujeros de bala debido a los fracasados intentos de apoderarse de las supuestas riquezas.



    El reino nabateo, que perduró cinco siglos, estuvo influido por los diferentes pueblos que inevitablemente tenían que pasar por su territorio. Babilonios, egipcios, romanos, griegos... todos aportaron algo a lo que más tarde se denominó arte nabateo.


    La arquitectura en Petra, cuyos principales rasgos reflejan lo que se ha dado en llamar el "orden Nabateo", es una manifestación tangible de la asimilación por parte de este pueblo. Primero los griegos y después los romanos supieron sacar partido de la ventajosa situación que ofrecían aquellos parajes desérticos.



    El arte fue lento en su penetración en Petra. Se puede notar una influencia babilónica, aunque muy escasa, en los motivos ornamentales de algunas tumbas. Hay algunos toques egipcios en la forma piramidal de los primeros sepulcros y en el encuadramiento clásico de las puertas de sus templos.



    Beta Gyorgis es una singularidad de la arquitectura ya que es uno de los pocos edificios del mundo cuya estructura ha sido prácticamente tallada a partir de una enorme roca, es decir, el edificio es una unidad sin ladrillos ni parantes de ningún tipo y pertenece a un escaso y selecto grupo de monumentos rupestres.

    Su origen es todo un misterio, en un principio se pensaba que había sido construida en el siglo XIII por expediciones de caballeros Templarios, teoría basada en que la estructura tenía forma de cruz. Sin embargo, su decoración, forma y estilo son muy similares a los hallados en los templos cristianos de los pueblos árabes por lo que hoy día, y tras grandes investigaciones, la teoría más fuerte indica que esta serie de estructuras pétreas en el norte de Etiopía fueron construidas tras varias expediciones de avanzada que salían desde Medio Oriente de las tantas que tuvieron lugar a la región en alguna parte del siglo XII. Esta teoría actualmente es la más apoyada ya que las civilizaciones árabes medievales contaban con un largo legado y conocimiento en la construcción de estructuras pétreas que se remontan al Imperio Persa, los Sasánidas y por supuesto la región de Palmira en Siria. De hecho cuando los romanos conquistaron parte de Medio Oriente llamaron a una de las regiones como Arabia Petraea -Arabia Rocosa- a causa de la gran cantidad de rocas y construcciones a partir estas halladas en la región. Por último, el gobierno de Etiopía trata de establecer al rey nativo de la región Gebre Mesqel Lalibela de la dinastía a Zagwe como responsable de la construcción de dichos edificios. (Anfrix 2008)



    Lalibela la creación de los once templos que fueron excavadas en la roca durante el Siglo 12.

    Una de las creaciones humanas más increíbles, ellas son un monumento perdurable a la fe en la Deidad. Este ingente esfuerzo realizado por un pueblo miserable en lo económico nos confirma que la miseria no es obstáculo para la explotación de los seres humanos por ciertas confesiones religiosas que, a pesar de que predican la humildad y el amor el género humano, no dudan en emplear los recursos disponibles en macra construcciones aún a costa del hambre de los fieles.

    Los Templos de Lalibela

    · Bet Medhane Alem - Casa del Redentor del Mundo

    · Bet Maryam - Casa de María

    · Bet Danaghel - Casa de las Vírgenes

    · Bet Debre Sinai - Casa del Monte Sinaí

    · Bet Gologotha - Casa del Gólgota

    · Bet Emmanuel - Casa de Emmanuel

    · Bet Mercurious - Casa de San Mercurious

    · Bet Abba Libanous - Casa de Abba Libanous

    · Bet Gabriel-Rufael - Casa de los Arcángeles

    · Bet Giorgis - Casa de San Jorge

    · La Capilla Sellassie - Capilla de la Trinidad.





    Los Templos rupestres de Ivanovo se encuentran cerca de la población de Ivanovo, a 16 kilómetros de la ciudad de Ruse, provincia de Ruse en Bulgaria.

    El complejo consta de un grupo de templos, capillas y monasterios que se encuentran tallados en roca; las primeras se encuentran a lo largo de las elevadas orillas rocosas del río Rusenski Lom, a más de 30 metros sobre el nivel del agua; este sitio es considerado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. El lugar data de aproximadamente el año 1320, en el que un patriarca de Bulgaria funda la primera comunidad monacal y a partir de entonces los monjes excavaron sus celdas, iglesias y capillas en las rocas, sumado un total de 40 iglesias y aproximadamente unos 300 edificios, muchos de los cuales, desafortunadamente, no se conservan en la actualidad.

    La fama de este complejo, se debe en gran medida a las muchas inscripciones antiguas y frescos de los siglos XIII y XIV que se conservan en cinco de estas iglesias y que son considerados ejemplos extraordinarios del arte búlgaro medieval; estos se pueden apreciar en la Capilla del Arcángel Miguel, el baptisterio de la capilla Gospodev Dol, la iglesia de San Teodoro y la de la Santa Madre de Dios. Asimismo son de gran importancia las inscripciones antiguas que también se localizan en muchas de las construcciones de este complejo, la más famosa de ellas, la del monje Ivo Gramatik, la cual data del siglo XIV.

    Son prácticamente innumerables los templos, monasterios, fortalezas y complejos de viviendas excavadas en las rocas que existen en orbe, para el lector interesado en el tema incluimos a continuación algunos lugares donde están ubicadas estas obras de arquitectura: Lalibela (Etiopía), Matmatah (Túnez), Fethiye (Anatolia), Bamiyan, (Afganistán), Monasterios Bizantinos de Meteora (Grecia), Santorini, Tumba Tracia (Armenia), Santuarios de San Cosme y San Damián y Virgen de la Peña (Huesca-España), Iglesias rupestres bizantinas en Bari, Massafa, Matera, Messina etc. (Italia), Alemania, Jerusalén (Israel), (Turquía), Gumusler, Myra, Manazan ,Zelve, Süme, Kaunas, Sudán, Dunhuang (China), Mogao, Longmen, Bezelik, Luojank, olon (Birmania), Bagan Taq, Bostan (Irán), Kermanshah, Meymand, Amanta, Isla Elefanta, Kart Vardzia (Georgia), Tbilisi (Macedonia), Vechi (Moldavia), Montescaglioso (Italia), Necrópolis de Pantica (Sicilia), Angio, Chateau de Breze, San Emilión (Francia), Santa Verena (Suiza), Newgrage (Irlanda), Tierradentro (Colombia), Isla de Pascua, Ellora Kanheri (India), Mahakali, Lomas Rishi, Mada in Salih (Arabia Saudí), Madera. Chihuahua (México), Uchisar (Capadocia).



    Fotografías:

    Pag. 4 Viviendas excabadas en la roca en Petra.

    Pag. 5 templos excavado en la roca en Petra y templo de Beta Gyorgis en Etiopía.

    Pag. 6 templo excavado en la roca en Gebre Mesqel Lalibela.

    Pag. 7 templo exvado en la roca en Ivonovo.

    Continuará:

    *De la Asociación Sociocultural Kebehi Benchomo


    Eduardo Pedro García Rodríguez *


    Agosto de 2008.

    28 de agosto de 2008 10:42
    Suprimir
    Blogger Antonio Dorta dijo...

    EFEMÉRIDES DE LA NACIÓN CANARIA

    UNA HISTORIA RESUMIDA DE CANARIAS



    PERIODO COLONIAL 1501-1600

    DÉCADA 1501-1510



    CAPITULO VI (III)



    Guayre Adarguma*



    1505 Febrero 22.

    72.- Pregón.



    En la villa de San Cristóbal, que es en la ysla de Tenerife, en sábado 22-11-1505 en este día su señoria el Adelantado en faz de mí Antón de Vallejo, esc. púb., e del repartimiento de la dicha ysla de T., e de los testigos de yuso scriptos, su señoría razonando de palabra dixo que por quanto entre algunos vecinos e moradores de esta ysla de T. ay pleytos e debates e contiendas sobre las tas. de r. y s. que an sydo dadas e repartydas por muchas f. e calidades e porque sean escusados los quales pleytos e contyendas ansy agora como de aquí adelante, dixo que acuerda e manda que todas las personas que tuvieren qualesquier títulos de tierras de riego y sequero que ante todas cosas ante él las presenten agora, tengan debates o no; e aquellas personas que tovieren los dichos pleytos e debates parescan ante su señoria con ello haziéndole relación del caso porque llamadas e oydas las partes les hará cumplimiento de justicia porque asy es servicio de Dios y de sus altezas y bien y pro y utilidad de la ysla. E que mande que asy sea pregonado públicamente en las villas y lugares de esta ysla para que todos parescan ante él, su señoría, oy de quinze días próximos syguientes, con apercibimiento que les haze que no paresciendo ante él con los dichos pleytos e debates que qualquier tierra que oviere dado e repartydo será bien dada e repartyda para siempre jamás e no la avrán después ni sean sobre ello oydos en juycio. E los que no presentaren sus alvalaes y tytulos que su S. puede hazer de las tales tierras aquello quisyere en nombre de sus altezas haziendo nuevo repartymiento de ellas s y quisyere. E que parescan el día de Lázaro.



    Otrosy manda que todos los mercaderes que hizieren qualesquier contratos de deudos con qualesquier personas que suenen a dinero e no a trigo ni a çebada, e ningún mercader sea osado de vender ninguna mercadería a trigo ni a cebada porque la parte después pague en trigo y en cebada segund que se a hordenado, por quanto los mercaderes visto que les an de pagar en pan e no que se obliguen a pagarles en dinero venden sus mercaderías a trigo en mucha careza y cautelas, y porque bien e pro e utilidad de los que as y se haz en deudores manda lo susodicho.



    En domingo saliendo de misa en 23-II-1505 de Nuestra Señora de la Concebción se pregonó esto por Francisco, pregonero de esta ysla, en alta boz e inteligible boz en manera que todos lo oyeron. (Datas de Tenerife, libro V de datas originales)



    1505 Febrero 25. 31.-Batista d Escaño, alguasil mayor. Todas las tas. de s. como de r. q. tenía dadas a Maestre Francisco por quanto dho. Maestre se fue fuera de la isla. ..e non complió lo por mí mandado e asentado q. oviese de residir cinco años ..., en Tacoronte como en Taoro en donde quiere q. las él tenía asentadas en el registro. 25-II-1505 [Escaño, en el título añadido; el texto, Esteuan]. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Febrero 25. 890-4.-Gonzalianes, yo de Dabte. 100 f . en Teno. q. digo q. vos do 50 f . de sembradura en el dho. Teno si no son dadas. 25-11-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Febrero 25. 519-34.-Diego Peres, YO. 100 f . q. son en Heneto entre los dos dragos las cuales vos habeis sembrado en el año de 1504 y en este presente año, en las cuales vos el dho. D. P. os aviadse entrado a sembar por mandamiento de mi alcalde Pedro de Vergara. q. vos do 50 f . 25-II-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Febrero 26. 517-32.-Diego de San Martín. Todas las tas. de s. q. yo hove dado al bachiller Muñiz, las cuales le quito e las do a vos porqué el dho. bachiller se fue desta isla e no reside, e por otras causas justas q. yo diré en su tiempo e lugar. q. digo q. por desirvidor de sus Altezas mando q. se vos den 26-II-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Febrero 27. 1.109-10.-Jayme Joven. «Yo el Adelantado don Alfonso [sic], Fernandes de Lugo ...doy a vos Jayme Joue [sic], vo q. sois de esta isla e conquistador q. fuestes de la dha. Isla, 150 f . en estos pechos de estas montañetas q. están en esta Laguna a la mano esquierda del camino de los Guajetes q. va a la montaña debajo de un trigo q. a senbrado Diego Peris». 27-11-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Febrero 28. En 28-11-1505 en este día su señoría del Sr. Adelantado mandó a Lope Fernández e Guillén Castellano, regidores repartidores de esta ysla, que porque ellos an hecho los repartimientos y an alindado las tierras de esta ysla y no a llevado sa (la) rios ni pagas de cosa alguna que agora del día de Lázaro en adelante quien quisiere que les alinden sus tierras o de nuevo las dieren por buena dado que lo hagan pagándoles su justo e devido salario y asymismo el escribano e que non vayan sin que les pague, so pena de 10.000 maravedíes para los Propios de esta ysla e cada uno de nos que lo contrario hiziere, porque como van de balde se revuelven pleytos y debates y si pagan como dicho es se escusarán pleytos y debates. Testigos: Pedro Ysasaga, Juan Ruys de Requena, Pero López de Villera, Alonso Galán, Juan Yanis y otros muchos. (Datas de Tenerife, libro V de datas originales)



    1505 Marzo 1. 563-30.-Francisca de Vargas. mujer de Conzalo Vaes e vos el dho. G. V. 100 f . en Tacoronte en las cabezadas y más en Hecneto un c. de ta. entre las montañetas sobre las tas. de Alcaraz. q. medida la ta. q. tenéis y si no se vos ha dado. se vos den 80 f . de sembradura en los lugares q. decís. y más cabe lo de Alcarás el dho. caís. 1-111-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 2. 562-29.-Gonçalo Váez. 8 f . para viña o para huerta (verta) en la banda donde mora Juan Rodrigues, zapatero q. es en la banda de allende La Laguna encima de la villa vieja. O. digo q. vos do 6 f . arriba de lo q. fue de Alo de la Fuente en la ladera la cual de Lope Fernandes y Guillén Castellano [sic] y q. no sea en la dehesa. 1-III-1505 [Reverso.-«q. digo q. de L. F. y G. C. aun hayan una ta. q. yo tenía cabe Mateo Viña, 5 f . de sembradura para viña y la otra desta otra parte no valga. Fecho 2-III-1505 años. El Adelantado».](Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 2. 94-9.-Juan Izquiendo. So f. O. digo q. vos do para vos e para vuestros hermanos sobre la q. tenéis de las cabeçadas abaxo hasia la mar ...4 f. de senbradura. 11-1II-1505. (Datas de Tenerife, libros I AL IV)



    1505 Marzo 3. 34.-Alonso Pérrez (sic). 4 c. arriba de casa de Juan de Hébora q. alinda con el mocanal adonde tiene el dho. J. de Débora un corral de vacas e de la otra parte un pino seco y dende para vaxo en la cantidad de los 4 c. 3-III-1505 (?).(Datas de Tenerife, libros I AL IV)



    1505 Marzo 3. 559-26.-Gonzalo Baes, portugués, va. Una ta. de s. q. es cabe mi fuente q. está entre los dos barrancos el uno por donde corre mi fuente e el otro del otro cabo hacia el pinar q. van a juntar con el barranco q. va por Heneto abajo, en q. puede haber 100 f . q. vos den 60 f . 3-III-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 3. “0trosy, que los ganados puedan comer todos los pastos, ecebtos en la dehesa, con tal que sy los tales ganados fizieren daño en los panes que paguen el señor del ganado el daño; y que al guanche esclavo que le de su amo cientaçotes.”



    1505 Marzo 3. 192-34.-Marcos Suera, va. 200 f . en Heneto en la rehoya donde senbró Guillén Castellano 5 o 6 años ha, junto e linde del alguazil mayor desta isla ques Batista d Escanyo. q. vos den 100 f . 3-III-1505.



    1505 Marzo 3. 516-31.-Juan Martín, vo, portugués. 300 f . de ta. de s. para pastele linderos Sebastián Estévez, tas. del Rey. q. digo q. vos den 200 f . y 50 f . de sembradura para vos y para vuestro compadre y vuestro yerno. 3-III-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 3. 520-35.-Bastián Esteves, portugués, vo. 100 f . en la dehesa adonde es la parte de los brezos para arriba. q. vos den 60 f . 3-III-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 4. 146-22 bis.-Juan de Ortega- 200 f . encima del carril y encima del rodeo de las vacas, alindando con Ximón de Mora el albéitar y herrador. q. alinden estas tas. con Vastián Yánez, portogués, q. yo le di. ..q. digo q. vos do 80 f . 4-IlI-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 5. 1.744-35.-Alonso Galán, vo. Un pedazo de t. camino de Santa María la Candelaria , dende el barranco donde están los mocanes, donde agora está una cruz, hasta los pinos del camino para arriba, hasta la montaña, con otro pedazo para cevada, abajo de la montañuela que está abajo del camino, junto con el barranco, que tiene las cuevas de la banda de aquel cabo hacia Santa María de Canelaria, en que habrá 200 f . que es esto hacia Guymar. Digo que vos asiente 100 f . donde decis, y 20 en las cuevas que están cabe el barranco. 5-III-1505. [Traslado.]



    1.745-36.-Juan Martín de Calzadilla. 50 f . de s. encima del Rodeo Alto, entre el barranco de Zamorano y el de Guillén Castellano; linde con t. de Gonzalo Vaes y de Juan Gonzales. Digo que vos do 3 cahices, con cargo que vos caseis dentro de año y medio. [Sin fecha.] (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 6. 527-42.-Diego Negrón. 10 c. linde con vuestro tío Batista Escaño, alguacil mayor, a la rehoya de los franceses. q. vos den 80 f . 6-111-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 6. 498-13.-Diego Peres Turel vo. Un pedazo de r. en Guyma. Que digo q. son 6 f . 10-111-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 6. 1.530-37.-Diego de Ybabte, natural de la isla y vo. En Heneto q. se llama la ta. Açafio arriba, 60 f . Entiéndese q. caye la dha. ta. desde un tagoro de Safid de Heneto todo para arriba. O. digo q. vos do 2 c.. 6-III-1505. [Traslado de Vallejo.] (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 9. 576-43.-Diego de Bauten, natural de esta isla y vo. En vecindad en Eneto q. se llama la ta. Afafyo arriba, 60 f . de sembradura; entiéndese q. cae la dha. ta. des un tagoro de Çafyz de Eneto de ahí para arriba. q. digo q. vos do 2 c. de sembradura. 9-III-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 10. 777-18.-Ferrando de Llerena, regidor y vo. Una fuente q. tenéis en vuestras tas. q. yo vos di en Tegeste porq. vos fagáis viñas, q. non puedan venir puercos (sic) ni otros ganados. 10-111-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 12. 1.863-26 bis.-Rubín de Unpierres, vo. Una t. de s. que fue dada a Juan Chamorro, que es cabe el Peñol, alinda con los hijos de Picar, por cuanto el dicho J. Ch. se fue de esta isla a vebir a Lanzarote. Digo que si esta fuere dada, que vos den a las montañas de cabe mi fuente, 60 f . 12-111-1505.



    1505 Marzo 15. 1.842-8 bis.-Bartolomé Joanes, vo. 100 f . de s. Vos las do. 15-111-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 15. 1.841-8.-Hernando Guerra, vo. 150 f . de s. Le do 100 f . 15-111-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 16. 306-33.-Guanyacas. A vos Guanyca 3 c. en Axafencte ( ?) en Heneto, un poco más arriba de Ala de las Hijas, arriba más allá de la montaña junto con un barranco. q. digo q. vos den 20 f . 16-111-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 18. 1.853-18.-Pedro de Medina, 50 f . de s. encima de Heneto, a las entradas que parten con la dehesa. El Adelantado. 18-1I1-1505.



    1.859-23 bis.-Martín Sanches, canario. Vallejo dice que a M. S. le fueron dadas unas ts. en Taoro, junto con la montaña de Higan y de ellas el Adelantado le dió un traslado que él perdió y después se le dió otro, con licencia que las vendiese a Cristóbal de Mon-dura, su padre, el cual Cristóbal de Monduro presentó el mismo en la reformación de Lope de Sosa y yo se lo mandé dar. El lcdo. Brizianos, signado.



    1505 Marzo 18. 184-26.-Ruy BIas, abad. Un pedazo de la cabezada de una ta, de Fernand Guadarteme q. es encima de la casa de Muñis en Ycode ...con Bytoria contra los brezos en q. podrá aver 3 f . para viña más 2 c. de t. de s. q. linda con Diego de León fasta los brezos. q. vos do 2 f . de s. e viña. 18-111-1505.



    1505 Marzo 26. En xxvi de março de Mdv años.



    440.-En este día fueron ayuntados en Cabildo el señor Adelantado y sus teniente el bachiller Alonso de Belmonte e Jayme Joven alcalde mayor e Mateo Viña e Fernando de Trugillo, Lope Fernandes e Gonçalo Mexía, regidores. Guillén Castellano, Fernando de Lerena.



    441.-E luego, asy su Señoría como todos los dichos señores, platycaron en las cosas cunplideras a servycio dc sus Altezas e bien e pro e utilidad de la dicha ysla; y especial sobre la moneda de cevtyes, por questa traen de Portogal, porque allá valen seys al 2



    442.-E luego se puso en platyca que se devia de enbiar un personero a la corte de sus Altezas, con poder bastante desta ysla, para dar la obidiencia y omenaje que se deve prestar a la Reyna doña Juana, nuestra Señora, y para que se preste juramento e omenaje aquel que en tal caso se requiere e para que jure todas las cosas e cláusulas que los otros procuradores de los reynos de Castilla prometen e juran en nonbre de sus Concejos; y asy en efeto lo acordaron.



    E otorgaron que darían e dieron todo su poder conplido a Juan Benítes, absente, bien asy como sy fuese presente, para todo lo que dicho es con todas sus yncediencias, etc. Otrosy le dieron poder para que presente, ante su Alteza o ante los señores de su muy alto consejo, una petición firmada de la Justicia e Regimiento para que asy presentada suplique se faga e cunpla lo en ella contenido; para lo asy faser e negociar, le dan poder bastante para sacar provisiones e fazer todas las otras cosas.



    443.-Primeramente acordaron que se suplique sobre la franquizia desta ysla.



    444.-Acordaron que se suplique sobre lo de la moneda.



    445..-0trosy que se suplique de las penas de la Cámara , que faga merced dellas para los reparos públicos.



    446.-0trosy que muchos eltranjeros de los reynos de (Castilla y de León y de Aragón y de Granada) y señoríos de sus Altezas que no tengan ningunos bienes ni haziendas en estas yslas; porque muchos genoveses y ytalianos y romanos conpran las heredades de los vecinos (castella) y vanse los naturales y quedan los estranjeros (y estos)



    447.- 140 v. 0trosy quel açucar desta ysla se venda prímero que los açucares de la ysla de la Madera.



    448.-0trosy suplicar a sus Altezas del pelo del açucar desta ysla, que son dos 1rs. por arrova, asy como en Grand Canaria, para los reparos públicos.



    449.- Fué hordenado y mandado que todas e qualesquier personas que quisieren traer carne de qualquier destas yslas Canarías, a esta ysla de Tenerífe, que lo puedan traer e vendello a como se vende en Canaría; y asy lo puedan traer de las yslas, biva o salada y tocinos, a que se venda como en Canaría.



    450. - Púsose en plátyca que se apregone agora de nuevo, que dentro de quinze días maten todos quantos perros ay en la ysla porque haz en mucho daño ecebto 2



    451.-0trosy, fué hordenado que la hordenança de 1os perros, que aquella se cunpla segund que en ella se contiene y que sy alguno toviere perro (en su hato) fuera de los mandados que queden, que paguen el daño que fizieren y que no se pueda esemir el señor del perro aun que diga que sus esclavos o críados los trayan en trava.



    452.-0trosy, que los ganados puedan comer todos los pastos, ecebtos en la dehela, con tal que sy los tales ganados fizieren daño en los panes que paguen el señor del ganado el daño; y que al guanche esclavo que le de su amo cientaçotes,



    453.-En xxv días del mes de março de Mdv años, su señoría del Señor Adelantado mandó apregonar e se apregonó, por Francisco Muñoz, pregonero, públicamente, en que dixo que ningund ni alguna persona que tyene tyerras en el Araotava de Taoro non fuese osado de poner canaverales en tierras por repartyr; salvo en aquellas que propiamente le fueron dadas e repartydas e no en otras ningunas; con apercibimiento que les fazía que sy en otras tierras lo pusieren, 1o avrán perdido todo quanto pusieren.



    Por quanto a sydo su Señoría ynformado que resciben mucho perjuicio los vecinos del dicho Taoro, lo contrario se haziendo; y porque vinyere a noticia de todos lo mandó pregonar públicamente, porque no pretendiesen ynorancia. Testigos de cómo lo mandó asy pregonar públicamente, Lope Fernandes e Pedro de Gata e de cómo se pregonó, Alonso Sanches e Francisco Guillama Fernand Oarcía, clérigo, y Pero Lopes de Villera e otras muchas personas. E luego Pero Lopes de Villera que estava ende presente pidió el dicho pregón.



    1505 Marzo 26. 819-61.-Gonzalo Guaneqa vo. 3 c. de ta. de s. en Heneto y se llama la ta. Axafie abajo de un tagoro de los guanches. q. vos den 15 f . 26-1II-1505. [El nombre se lee dentro del texto Gunyzar, al respaldo Guanyquyar.] (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 26. 276-3.-Bartolomé Fernandes, portugués. Un herido para molino en El Sauzalejo ...q. tienen mis viñas a renta. 26-III-1505. . (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 27. 1.848-13.-Juan Alonso. 300 f . de s. en el luengo del barranco del Mocán, donde compró Martín de Gandía, partiendo por el barranco arriba por un barranquillo que está aquende del barranco grande y va a dar al pie de la montaña y viniendo por la falda a Taoro a par del camino de las. Vos do para cada uno de vuestros yernos 50 f . y para vos 100 f . 27-111-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Marzo 27. 462-39.-Femando de Espinar. 10 c. en Heneto del mocán q. está en un barranco de esta parte hacia la Laguna e arriba de dho. mocán hacia unas montañuelas, más una laguneta q. es desta parte de un barranco q. desciende desde la fuente de los Berros e viene la dha. laguneta a somar a Heneto, para viñas o pastel o lo q. quisierdes. q. vos den 50 f . 27-III-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    463-40.-EI comendador Graviel Varela. Escribano: asentad en el registro de los vs. de esta isla al C. G. V. y como ...le do en vecindad por repartimiento en Abona la fuente de Benabiabre con el agua de Martos para q. en el dho. sitio pueda echar todos los ganados salvajes y domésticos q. el dho. Comendador quisiere ...demás todas las otras labranzas q. en el dho. término hiciere e edificare; y más asentad como le do en el valle de Taoro .

    una caballería de tas. de r. y más de lo de mis tas. le do otra caballería de r. y más en el dho. valle de Taoro 100 f . de tas. de s. de sembradura y más en Icoden en las lomas sobre el puerto otras 200 f . de sembradura y más le do cabe la Laguna, cabe los hornos

    de los tejares, 20 f . de sembradura para viñas y más como le do un solar para hacer una casa sobre el río donde el dho. Comendador la tiene señalada con la casa de la guancha [De mano de Alo de Lugo: «A de residir el dicho Comendador con toda su casa por tres años cumplidos. Alo de Lugo»]. s. f. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 1. 203-4S.-Bartolomé de Jaén. 10 c. en el primer repartimiento q. se haga en Heneto. O. vos den So f. l-IV-1505.



    1505 Abril 2. 440-.18.-Juan de s Ponte, Martín Yanes, portugueses. 150 f . en Arjos, de las cuevas para abajo. q. digo q. vos do 100 f . 2-IV-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 2. 486-1.-Juan de Çorroça e vuestra mujer Francisca Mexía. Una suerte de ta. de r. q. fue dada a mi paje Casares, porque es ido a Castilla e no ha de vivir en esta isla; son 3 f . y g, linde Andrés Suares Gallinato. 2-IV-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 2. 727-6.-Rodrigo el Coxo, hombre de Gran Canaria. Un c. de ta. de s. encima del barranco de Tygayga de la q. sobra en las suertes de Catalyna Gaspar y su hija Francisca y de Juan Portugués. Vos do otro c. de sembradura con otro q. ya vos di en Icode. 2-IV-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 3. 747-28.-Juan de Llerena, conquistador. 4 f . de r. q. eran de Juan Méndez, linde con Francisco Ximénez y el dho. J. M. O. vos do 3 f . 3-IV-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 3. 587-51..-Fernando de Espinar. 3 f . q. fueron de Pedro Vasques, por cuando él se fue de esta isla, q. son de r. en el Araotava. 3-1V-1505. [Reverso: Digo q. si no hoviere dos Pedro Vasques q. valga esta alvalá y no otro ninguno]. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 3. 588-52.-Hernando de Espinal. 5 c. q. son en Tacoronte, linderos Lope Fernandes y yo el dho. Adelantado q. se entiende esta ta. a la parte de la mar. 1-IX-1506. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 3. 589-53.-Fernando de Espinar, vo. Una fuente q. es en la mon.taña abajo de la laguneta alta contra Aguymar q. ha por nombre Guayosa, más 3 c. debajo de la dha. fuente. Vos do la dha. agua con tal q. dejéis un albercón un tiro de piedra de la heredad y q. vos cerquéis por manera q. aunque vos hagan daño q. sea vestro cargo si no fuere maliciosamente. 3-IV-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 4. 475 bis-52.-Lorencio de Alcalá. 4 f . de r. en Guydma en el repartimiento q. yo agora mando facer. q. vos do 3 f . 4-IV-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 4. 500-15.-Francisco Serrano, vo. 10 f . de r. en el Arautava, q. fueron del bachiller Muñós, q. las perdió por desleal a su Alteza. 4-IV-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 5. 674-16.-Antonio Lopéz y Martín Cosme. En Ycoden linde Lope y Diego de Mesa. 5 -IV-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)

    675-17.-Hijos de Diego Ma~amuhic, Diego y Amatías. Arautaba. 13-?-15? (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 7. 201-43.-Lope d Arceo, escrivano público e vo. Demás de lo q. vos di en Tegina, vos do en el Arraotava 3 f . en las sobras de Çatres (¿Caceres?). 7-IV-1505.



    1505 Abril 12. 496-11.-Fernando de Torres. Unas tas. de s. q. son en Acentejo, las cuales hoy día tenéis sembradas q. son 60 f . por cuanto vos las habéis rompidas de nuevo y son vuestras conforme a las ordenanzas desta isla. 12-IV-1505. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 12. 1.294-18.-Juan Delgado de Gran Canaria. Un asiento de colmenas en Asirac. Vos lo do.

    12-IV-1505.-16-III-1565 para Juana Ramírez, va de la Orotava. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 13. 739-19.-Teresa Delgada, Pedro Gitilmarao. «Muy magnífico señor, mi señor, Teresa Delagada (sic). Beso las manos de Vuestra señoría a la cual fago saber como Pedro Xintjumanao me dio un pedaço de ta. con una alvalá de vuestra señoría para mí y para mi fijo q. tengo e con él, el cual tengo aquí y no tiene nada ni yo tanpoco para dalle, mal pecado; la cual ta. está daquel cabo del barranco donde se derriscó Bentorey del camino para arriba, la cual ta. será de tres cafizes, por lo cual soplico a vuestra señoría q. pues me la dio por ante testigos vuestra señoría nos la confirme, pues somos pobres y emos miedo q. no nos la confirmando vuestra señoría me metan a pleyto otros. Nuestro Señor acreciente vida y estado de vuestra señoría como desea, amen. fecha xiij de abril de M d v años. q. vos do los dhos. tres cahyses de ta. en el dho. lugar, los quales dhos. cahyses vos confirmo por falecimiento de Pedro Syntirmarao. El Adelantado». [de otra mano]: "A dos de agosto de M d viijo» [verso: El 28 de enero la presentó Pedro Delgado por el menor de Pedro Sintylman o.. e pidió le fuese confirmado]. (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 13. 899-13.-Pedro de Bobadilla, vo q. soy de Taoro. Unas tas. en Ycode de la otra parte del barranco del Agua y de la otra parte otro barranco q. no tiene agua, 5- c. q. vos do 5 c. 15-IV-1505.

    [Debajo: En 7-VIII-1508. Reverso: Fernán Sanches y Cristóbal de la Lengua a 6-IV. F. S., criado del Adelantado, por sí y por su cuñado C. de la L. e los menores de Mançanufio] . (Datas de Tenerife, libros I al IV)



    1505 Abril 15. 466.-Personero. fol.71 v.

    […] E luego el dicho señor Adelantado e regidores acordaron platycar quien será personero de la ysla y dixeron algunos de lo dichos señores que a [ellos] avien pedido algunos vecinos, e fue acordado que votasen sobre ello; los quales vostaron en la forma syguiente:



    Votó el señor Adelantado que le parescia fuese personero por un año Alonso [Sanches] por ser onbre de bien e que guardará el servicio de Dios y de sus Altezas, e pro e utylidad de la dicha ysla, syn arte e syn cabtela, sana e buenamente.



    E luego votó lo mesmo que el señor Adelantado su alguazil mayor Batysta Ascaño.

    Votó lo mesmo Lope Fernandes, regidor, Fernando de Trugillo e Alonso de las Hijas, Fernando de [Lle]rena e el bachiller Pedro de Valdés e Sancho de Vargas.



    467.-E luego el dicho señor Adelantado rescibió la solenydad del juramento que en tal caso se requiere, el qual prestó el dicho juramento e prometió de aquellas cosas e cada una dellas que es obligado a facer, bien y que terná secreto de lo que pasare en Cabildo asy de lo presente como de lo venidero.



    E fué rescebido por personero de la dicha ysla e le dieron poder e facilidad para usar e exercitar el dicho oficio conforme a un memorial que de nuestros nonbres firmado vos daremos, procureys; en tal manera que sobre ello presenteys e podays presentar qualquier o qualesquier petición, peticiones e proponer qualesquier razones por escripto o de palabra e presentar qualesquier escripturas simples o synadas e otras cartas e provanças e provysyones de qualquier calidad e condición que sean o ser puedan. E pedir, suplicar el efeto o conplimiento de1o que vos sea concedida la merced o mercedes que por vos en nuestro nonbre fuere suplicada, e la aprovación confirmación de lo por nos hordenado e votado en nuestros cabildos o Ayuntamientos e en otra qualquier manera, e las cartas e provisiones que se requiere para seguridad de lo susodicho e los privilejios que fueren nescesarios, lo podays suplicar e pedir que vos sea dado firmadas de sus Altezas e de los señores del su muy alto Consejo, selladas con el sello de sus armas reales e libradas de otros oficiales de la su real casa e corte e de todas las otras personas que con derecho podades e deba des. E las rescibir en vos para nos traer o enbiar a nos a la dicha ysla de Tenerife; e en razón de lo que dicho es e de cada una cosa e parte dello, podades facer e fagades en todo quanto dicho es y en lo que desto dependiere e remanesciere qualesquier pedimientos, requerimientos, protestaciones e testimonio o testimonios pedir e tomade e facer; e fagades todos los otros abtos e diligencias que nos mesmos e cada uno de nos podamos facer syendo presentes aunque sean de aquellas cosas e casos en que segund derecho devades aver nuestro más poder bastante e presentar personal e espreso mandamiento para lo usar e exercitar libre e francamente asy con sus Altezas como con los dichos señores de su muy alto Consejo, presydentes, oydores de sus muy reales abdiencias e alcaldes e notarios de su real casa e ante e con las otras dichas Justicias o cualquier dellas, segund dicho es; e jurar e facer qualesquier jura o juras asy de calunya como decisorio e de veritate dicenda, e toda otra materia de juramento que pedido e demandado vos fuere. Para lo qual asy tener e guardar e cunplir e aver por firme, obligamos los bienes muebles e rayzes del Concejo de la dicha ysla de Tenerife. E so la dicha obligación relevamos a vos el dicho bachiller Juan Guerra de toda carga e fiedación so la cláusula dicha en latyn « Judicium sy Judicium soluit, con todas sus cláusulas acostumbradas. E quand conplido e bastante poder como nosotros avemos e tenemos, tallo damos e dimos e traspasqmos en vos e a vos el dicho bachiller Juan Guerra con todas sus yncidencias, dependencias, mergencias, anexidades e conexidades con su libre e franca e general administración e porquesto sea cierto firme e no venga en duda otorgamos esta carta de poder [ante el] escribano público e del Concejo de la dicha ysla de Tenerife e testimonios de yuso escriptos. fecha la carta [en la] villa de San Cristóval que es en la ysla de Tenerife dentro de las casas del señor Adelantado do estavan ayuntados en Cabyldo, a quinze días del mes [de] abril año del nascimiento de nuestro Salvador Jesucristo de mill e quynientos e cinco [años]. Testigos que fueron presentes al otorgamiento desta carta y de como todos firmaron sus nonbres en la carta de poder, que queda en poder del escrivano, que es otra tal como esta, Diego de Catros (?) maestresala del señor Adelantado; Jayme Joven, mayordomo e jurado de la dicha ysla de Tenerife; e Alonso Sanches, personero de la ysla de Tenerife; Diego Dorador, portero del Cabildo, vecinos de la dicha ysla = El Adelantado = Batysta d Ascanyo = Ferrando de Trogillo = Lope Fernandes = Alonso de las Fijas = Ferrando de LIerena = Petrus Bachalarius. "



    466.-Personero.



    E luego el dicho señor Adelantado e regidores acordaron platycar quien será personero de la ysla y dixeron algunos de lo dichos señores que a [ellos] avien pedido algunos vecinos, e fue acordado que votasen sobre ello; los quales vostaron en la forma syguiente:



    Votó el señor Adelantado que le parescía fuese personero por un año Alonso [Sanches] por ser onbre de bien e que guardará el servicio de Dios y de sus Altezas, e pro e utylidad de la dicha ysla, syn arte e syn cabtela, sana e buenamente.



    E luego votó lo mesmo que el señor Adelantado su alguazil mayor Batysta Ascaño.



    Votó lo mesmo Lope Fernandes, regidor, Fernando de Trugillo e Alonso de las Hijas, Fernando de [LIe]rena e el bachiller Pedro de Valdés e Sancho de Vargas.



    467.-E luego el dicho señor Adelantado rescibió la solenydad del juramento que en tal caso se requiere, el qual prestó el dicho juramento e prometió de aquellas cosas e cada una dellas que es obligado a facer, bien y que terná secreto de lo que pasare en Cabildo asy de lo presente como de lo venidero.



    E fué rescebido por personero de la dicha ysla e le dieron poder e facilidad para usar e exercitar el dicho oficio. (Acuerdos Cabildo colonial de Chinet (Tenerife) v. I:87 )



    Agosto de 2008.



    *Guayre Adarguma Anez Ram n Yghasen.

    28 de agosto de 2008 10:45
    Suprimir
    Blogger Antonio Dorta dijo...

    APUNTES RELATIVOS A LA

    IGLESIA DEL PUEBLO GUANCHE (y XV)





    Guayre Adarguma Anez’ Ram n Yghasen *





    CONCLUSIÓN





    Tal como hemos podido ver por este somero recorrido en torno a la adoración de Nuestra Magneé en sus diferentes advocaciones, por la totalidad de las antiguas y actuales civilizaciones, desde que el aspecto primigenio de Nuestra Diosa-Madre surgió en nuestro continente africano, pasó a las primitivas culturas mesopotámicas, indias, egipcias, griegas, romanas y europeas en general, asiáticas y americanas, siempre fue -y es- la Deidad primaria objeto de culto desde los primitivos judíos y árabes hasta el actual judecristianismo.



    Durante el neolítico, la figura focal de todo panteón y culto fue la generosa diosa Tierra, como madre y mantenedora de la vida y receptora de los muertos para su ulterior renacimiento. En el primer período de culto, (quizá alrededor del 7500 a .e.a.)



    Sin embargo, incluso en los templos de las primeras civilizaciones (Sumeria 3500-2350 aprox.) la Gran Diosa de veneración suprema ciertamente fue mucho más que eso. Del mismo modo que en Oriente, adquiría la dimensión de símbolo metafísico: la principal personificación del poder del Espacio, el Tiempo y la Materia, dentro de cuyos límites todo los seres se originan y mueren: la sustancia de sus cuerpos, que configura sus vidas y pensamientos, vuelve a incorporarlos en su seno tras la muerte. Y todo lo que tenía forma o nombre, incluido dios, personificado como bueno o malo, misericordioso o colérico, era su criatura en el interior de su útero.


    Hacia el final de la Edad de Bronce, y con más énfasis en los inicios de la Edad de Hierro, las antiguas cosmologías de la Diosa-Madre, se fueron transformando radicalmente, reinterpretadas e incluso suprimidas por guerreros tribales patriarcales, cuyas tradiciones han llegado a Occidente a través de las tradiciones griegas y los relatos bíblicos del Nuevo y Viejo Testamento. Dos áreas geográficas fueron las tierras de origen de esta modificación matriarcal original: los semitas, de los desiertos sirio-árabes y en las amplias llanuras europeas, los heleno-arios.



    El culto de la Diosa-Madre Chaxiraxi , en sus múltiples aspectos y atributos, es un culto difuso es el culto mas antiguo, Diosa-Madre directamente vinculada al poder creativo de la tierra, Diosa fértil y al mismo tiempo receptáculo de la muerte, principio y fin.



    La Diosa-Madre sufre con el tiempo una metamorfosis que se inicia en el III milenio a.e.a. y continúa todavía. Chaxiraxi es quizás la primera y más celebre de sus variantes en la cultura canaria. La Diosa-Madre Chaxiraxi entra a formar parte del panteón canario desde tiempo inmemorial: junto a Magek, Achuguayu y Chayuga forma parte de una de las primeras tríadas o trinidades de las religiones antiguas y actuales.

    Vivimos en un mundo tetradimensional, cuya forma percibida por nuestros sentidos es un globo de materia flotando en la inmensidad del espacio. Antiguamente, sin embargo, el planeta Tierra no existía para la humanidad y tan sólo se hablaba de una realidad dividida en tres planos: el terrestre, el celeste y el inframundo, averno o infierno. De esta división en tres niveles surgieron multitud de cosmologías y visiones de la realidad. Dioses y demonios habitaban en reinos opuestos y el ser humano, en un mundo intermedio (la tierra media de las leyendas) sufría los avatares de ambos tipos de seres. Esto creó toda una estructura mítica en la psique humana y durante siglos su influencia ha marcado la moral y las acciones de las sociedades, el bien y el mal, las metas y los castigos.

    Pero frente a esta concepción mítica de la realidad fue surgiendo en los últimos siglos una nueva visión, llamada científica, donde las descripciones religiosas fueron desapareciendo para ser sustituidas por una visión tangible y racional del mundo.

    Con los avances de la tecnología se alcanzó a comprobar que el mundo no es un plano sino una esfera flotando en un espacio cuasi vacío y sostenida por poderosas fuerzas en equilibrio.

    ¿Pero es esta toda la realidad? La materia que perciben nuestros sentidos es la integridad del mundo o tan sólo su superficie sensorial. ¿Hay algo más que todavía somos incapaces de vislumbrar o concebir? ¿Existe una inteligencia más allá de la humana oculta tras la apariencia del mundo tetradimensional?

    ¿Es la vida tan sólo la materia? ¿Es la inteligencia únicamente una propiedad de los seres biológicos en la escala por nosotros conocida? ¿Son los organismos vivos definidos por la ciencia la exclusiva forma de vida e inteligencia? ¿Está el ser humano preparado ya para entender la esencia y el significado del universo?

    Algunos científicos han comenzado a apuntar tímidamente la hipótesis de que la vida pudiera existir a escalas distintas a las que nosotros conocemos. Tal vez la vida tiene formas de organizarse que aún siquiera podemos sospechar.

    Hace miles de años, antes de que llegaran las sociedades patriarcales a definir la realidad, se concebía este sustrato mental como una fuerza global de la que procedían todas las chispas individuales de conciencia que se manifiestan y perciben la realidad desde el interior de unidades biológicas. Esa fuerza o campo mental global fue denominado la Diosa Madre Creadora. Y esa Diosa Primordial es adorada como fuente de la creación o mundo tetradimensional de espacio y tiempo.

    Parafraseando distintos génesis de Oriente Próximo podríamos decir que: Al principio de la creación esa Fuerza Máter Femenina reinaba en solitario sobre las aguas primordiales y genésicas del mundo-universo, es decir sobre el plasma energético-mental primigenio. Y esta Fuerza que soplaba sobre la Faz de las Aguas Primordiales es la que origina y gesta todo el proceso de la sabiduría creadora que forma el espacio-tiempo tetradimensional en el que habita la humanidad. (Kababelan, 2005)
    […] un enigma que no pertenece al terreno de la astrofísica, pero que para mí es tan importante como los anteriores, es el hecho de que las antiguas civilizaciones estuvieran perfectamente al tanto de que el tiempo se desarrolla en forma circular. Lo cual nos plantea el primer y más importante problema relacionado con el tema: a saber, ¿cómo fueron capaces estas civilizaciones de conocer además, por ejemplo, la relatividad espacio-tiempo o la expansión actual del Universo, siendo así que la creencia general, sobre todo en los países “avanzados”, es que los antiguos eran gente ignorante y supersticiosa, y ello pese a que muchos otros datos históricos y científicos contenidos en antiguos tratados y escrituras religiosas han sido ampliamente corroborados por la propia ciencia? […] (Luís Miguel Goitizolo, 2008)



    skip to mai

    skip to sidebLa primera gran divinidad que rigió a la Humanidad no fue un dios, sino la Diosa. O mejor dicho, múltiples aspectos de la Diosa , adaptada cada uno a la idiosincracia de las tribus y pueblos que la adoraban, y que son reflejo de una y misma deidad, extendida a lo largo y ancho de África, Europa, Asia y América. Aunque aparentemente derrocada por los dioses masculinos, la Gran Diosa-Madre sigue teniendo una notable, aunque soterrada presencia, incluso hoy en día.
    El cómo los dioses masculinos se rebelaron y suplantaron a la Diosa-Madre , es todavía un misterio, a pesar de que existen múltiples indicios del proceso, tanto en las muestras arqueológicas, como en la tradición. Parece ser que a medida que la población fue creciendo, y las sociedades agrarias se hicieron más complejas (es decir, cuando inventaron la civilización), las mujeres se transformaron en un bien sumamente preciado, una mercancía susceptible de ser vendida "en matrimonio" y dote mediante, ya que tener muchas mujeres que pudieran procrear era una garantía de que se tendrían, a su vez, muchos hijos, los cuales eran una importante base de poder.



    Surgieron así las sociedades patriarcales, que rápidamente reemplazaron a las antiguas sociedades matriarcales. A la vez, los sacerdotes de los dioses masculinos reforzaron su propio papel, creando mitos que denigraban a la Diosa , y exaltaban el papel de los dioses.



    LA SUPERVIVENCIA DE LA DIOSA.



    A pesar de los denodados intentos por destruir a la Diosa , lo cierto es que los dioses masculinos nunca han podido deshacerse de ella. No podrían hacerlo, ya que después de todo, la mitad del género humano está compuesto por mujeres, y por tanto, en todo panteón religioso que se respete es necesaria una presencia femenina que las represente, a fin de evitar que éstas abandonen la "religión oficial" en beneficio de doctrinas "heréticas" que las representen mejor.


    En la Antigua Grecia , por ejemplo, esto era bien visible en el hecho de que, de los doce dioses Olímpicos que lo mandaban todo, la mitad eran aspectos de la Diosa. En Egipto, Isis terminó unida en amigable convivencia con su marido Osiris y su hijo Horus.



    En Japón, la Diosa Amaterasu consiguió mantener su puesto incluso contra el brioso dios marino Susano-O, transformándose en progenitora del linaje de los Emperadores. En la India , ni Shiva ni Visnú consiguieron arrumbar el culto a Kali, que siguió bien vivo, aunque en relaciones bastante ambiguas con todo el resto de la mitología (es diosa de muerte, por un lado, pero de nueva vida, por el otro). Incluso el Budismo, que tiene por centro a Buda, ha rescatado desde siempre la figura de su madre, la diosa virgen Maya.


    Lo que nos lleva al Cristianismo.



    Supuestamente, el Cristianismo es una religión monoteísta. Y sin embargo, bien enclavado en su interior está el Culto Mariano. En María, la Virgen Madre de Dios (Theotocos, en griego, según el título que se le ha conferido oficialmente desde el Concilio de Efeso en 431), están reunidas todas las características de la Gran Diosa Madre, incluyendo el ser compañera de Dios (en su forma de Padre) y progenitora de un Dios Muriente... y es descendiente lejana de un largo linaje de Diosas Madres que incluye a la Diosa hitita Arinna y a la Diosa griega Artemisa. (Ecumenópolis, 2006)



    Todo lo expuesto en las páginas que anteceden queda reflejado en nuestros fundamentos, principios por los que nos regimos los fieles de la Iglesia del Pueblo Guanche y, que son los siguientes:



    1. Reverenciamos y celebramos el Universo como la totalidad de lo que existe, pasado, presente y futuro. Es la manifestación de La Diosa-Madre Chaxiraxi , está en perpetua evolución, y es inagotablemente diverso. Su sobrecogedor poder y belleza y su fundamental misterio provocan la más profunda reverencia y maravilla humana.



    2. Toda la materia, la energía y la vida son una unidad interconectada de la cual somos una parte inseparable. Nos regocijamos en nuestra existencia y buscamos participar aún más profundamente en esta unidad a través del conocimiento, la celebración, la meditación, la empatía, el amor, el accionar ético y el arte.



    3. Somos una parte integral de la Naturaleza , la cual debemos atesorar, reverenciar y preservar en toda su magnífica belleza y diversidad. Debemos luchar por vivir en armonía con la Naturaleza , local y globalmente. Reconocemos el valor inherente de toda la vida humana y no humana, y luchamos por tratar a todos los seres vivos con compasión y respeto.



    4. Todos los humanos son centros iguales de conciencia del Universo y de la Naturaleza , y todos merecen una vida de igual dignidad y mutuo respeto. Con este fin colaboramos y trabajamos por la libertad, la democracia, la justicia y la no-discriminación, y por una comunidad mundial basada en la paz, formas sustentables de vida, total respeto a los derechos humanos y el fin de la pobreza.



    5. Hay una única clase de sustancia, la energía/materia, que es vibrante e infinitamente creativa en todas sus formas que se manifiestan en la Diosa Chaxiraxi. El cuerpo y la mente están indivisiblemente unidos.



    6. Vemos a la muerte física como el retorno de nuestros elementos a la naturaleza mediante los rayos vivificadores de la Diosa Magek, y el fin de nuestra existencia como individuos. Las formas de "vida después de la muerte" disponibles para los seres humanos son formas naturales, en el mundo natural. Nuestras acciones, nuestras ideas y nuestro recuerdo siguen vivos de acuerdo a lo que hagamos en nuestras vidas. Nuestros genes viven en nuestras familias, y nuestros elementos son reciclados sin fin en la naturaleza.



    7. Creemos que el ser humano está dotado de dos espíritus: Espíritu libre y Espíritu vital.



    8. Creemos que al fallecer, nuestro espíritu libre viaja hacia el seno de la Diosa Magek , aspecto visible de la Diosa Chaxiraxi donde se funde con la esencia universal pasando a ser parte indisoluble con la Diosa universal Chaxiraxi.



    9. Creemos que el Espíritu Vital queda en la tierra y cuida de sus parientes y amigos así como del entorno donde desarrolló sus actividades en vida del cuerpo.



    10. Creemos en los Dioses y espíritus mediadores entre la Diosa-Madre Chaxiraxi y los hombres encargados de velar por estos. Y que son los siguientes:



    Magek, Achuguayo, Achamán, Chayuga.



    11. Honramos la realidad, y mantenemos nuestras mentes abiertas a la evidencia de los sentidos y a la interminable búsqueda de la ciencia de un entendimiento más profundo. Éstos son nuestros mejores medios para llegar a conocer el Universo, y en ellos basamos nuestros sentimientos estéticos y religiosos sobre la realidad.



    12. Todo individuo puede acceder directamente, si lo desea, a través de la percepción, la emoción y la meditación, a la realidad última, que es el Universo y la Naturaleza.



    No hay necesidad de mediación por parte de sacerdotes, gurúes o escrituras reveladas.



    13. Creemos en el Espíritus maléfico Guayota- Gabiot.



    14. Promovemos la separación de la religión y el Estado, y el derecho humano universal a la libertad de religión. Reconocemos la libertad de todos los seres humanos para expresar y celebrar sus creencias, como individuos o en grupos, en cualquier ritual, símbolo o vocabulario que no cause daño y que sea significativo para ellos.





    * Guadameñe.



    Agosto de 2008.



    28 n Wanmayk n 7º acha n tallit taynay tagwancet.



    iglesia-guanche@terra.es y benchomo@terra.es



    Para saber más:

    logokbehibenchomo.jpg (24851 bytes)







    Fuentes consultadas:



    Juan Bethencourt Alfonso

    Historia del Pueblo Guanche

    Edición anotada por Manuel A. Fariña González

    Fco. Lemus editor. La Laguna , 1991.



    Medidas de fuego

    Ananda K. Coomaraswany

    En: www.geocities.com/symbolos/061fuego.htm - 74k



    La Madre del Cielo

    Dr. Ignacio Reyes García

    Edición: Foro de Investigaciones Sociales

    Islas Canarias 2007.



    La Madre del sustentador del cielo y la tierra

    V. Alberto Barroso, A. Barrios Rois.C.Ma. Eugenio Florido. C. Manuel Hernández Gómez.A. Larraz Mora.

    Em: Vegueta, nº 3, 1997-1998: 47-61.



    Tanit en Canárias

    Mª del C. del Arco Aguilar y otros autores

    En: Eres, volumen 9. Revista de Arquológia/Bioantropología

    Museo Arqueológico de Tenerife

    Santa Cruz de Tenerife 2000.



    Diferentes Diosas epónimas de montes y volcanes. http://personales.com/espana/zaragoza/martincano/diosas.montes.html



    Francisca Martín-Cano Abreu

    Rosa Thode. El Panteón egipcio. En: egiptología.org

    Léo et Monique

    E’ Énigme Des Steles de la Carthage Africaine

    Edtions L, Harmattan, París.

    Guayre Adarguma Anez’ n Yghasen

    La Diosa-Madre en las Islas Canarias (inédito)

    Rafael González Antón, Rodrigo de Balbín Behrmann

    Primitiva Bueno Ramírez, Carmen del Arco Aguilar

    La Piedra Zanata

    Edición: Museo Arqueológico. O.A.M.C.

    Santa Cruz de Tenerife, 1995.

    www.tartessos.info/bereber/bereberes1.htm



    Manifestaciones rupestres de las Islas Canarias

    Dirección General de Patrimonio Histórico

    Gobierno de Canarias, 1996.



    Graciano Gasparini

    La Arquitectura de las Islas Canarias, 1420-1788

    Armitano Editores. Cabildo de Tenerife.



    Canarias y los posibles paralelos con Cártago

    Bernardo García Benítez



    El sentido de la Pascua cristiana

    Diego de la Vega , 2008

    Tomás Marín de Cubas

    Historia de las siete islas de Canaria

    Edición y notas de Francisco Osorio Acevedo

    Ediciones Globo. La Laguna 1993.

    Fray Alonso de Espinosa

    Del Origen y milagros de Nuestra Señora de Candelaria, que apareció en la isla de Tenerife, con la descripción de esta isla.

    Introducción y notas de Alejandro Ciuranescu

    Goya ediciones. Santa Cruz de Tenerife, 1980.

    A.Cedeño en: Colección Tagorín

    Editorial Benchomo, La Cuesta-Tenerife , 1993.

    Panea

    ¿La madre de dios?

    En: http://boards2.melodysoft.com?ID=Religiones&msg=5051

    Antonio de Viana

    Antigüedades de las Islas Afortunadas

    Edición facsímil. San Cristóbal de La Laguna 1996.

    Fr. Abreu Galindo

    Historia de la conquista de las siete Islas de Canaria

    Goya ediciones, Santa Cruz de Tenerife 1977.

    La Luna

    www.mallorcaweb.net/masm/mitlun.htm

    El Alá del Islam no es el Dios de la Biblia

    Juanjo Romero
    En: de conoZe.com

    Diosa Luna-Dios Luna-Dios Sol

    En: alba@albadehermes.com

    Manuel Mandianes, escritor y antropólogo del Centro

    Superior de Investigaciones Científicas

    En: El Mundo, 21/3/08.

    Paul Vallely. En: De The Independent.

    Traducción: Celita Doyhambéhère.

    El año litúrgico católico se ciñe por el ciclo lunar

    Ana María Bertolini, de Télam, 2008.
    ¿Deben de Celebrar los Cristianos
    el Domingo de Pascua [Easter]?
    Felipe Neal

    San Antonio

    Valdivielso Arce, Jaime L.

    En: Revista de Folklore, nº 152, año 1993.

    Antonio Cedeño

    Colección Tagorín, nº 9. Editorial Benchomo

    La Cuesta-La Laguna-Tenerife , 1993.
    ¿Existe Un diálogo del Cristianismo con las religiones tradicionales africanas?
    Bartolomé Burgos, Director de Cidaf.

    Madrid, 27 de Septiembre de 2001.

    María Jesús Riquelme Pérez

    La Virgen de Candelaria y las Islas Canarias

    A.C.T. Cabildo de Tenerife, 1990.



    Santiago Pérez Arguemí

    El Culto al árbol

    En: Rincones del Atlántico

    Año XV, nº 68, julio 1930.



    Los Dioses y la Naturaleza en las religiones Semíticas

    Sergio Fuster

    En: Revista Kenos nº 3.



    José Barrios García

    Dos dibujos del pino de Aterure

    En: Strenae, Emmanuelae Marrero, Oblatae

    Pars Prior

    Universtas Canariarum. Lacvnae, A.D. MCMXCIII

    Los árboles en el Corán y en la Biblia

    Lytton John Musselman. Profesor «Mary Payne Hogan» de Botánica y presidente del Departamento de Ciencias Biológicas, Old Dominion University, Norfolk, Virginia, Estados Unidos.

    Árbol

    V.J.G.T. El País/ La Comunidad.

    2007.

    Leoncio Rodríguez

    Los árboles históricos y tradicionales de Canarias

    (crónicas de divulgación. S/C de Tenerife: Biblioteca Canaria, ca . 1940.

    Arqueologia Sin Fronteras

    Nº 2:18-20, 1996.

    Ankh. La llave del aliento de vida

    Carlos Sánchez-Montaña

    En: Celtiberia. net.



    Ramón Almeda

    La necesidad de la imagen en la cultura Latinoamricana



    F.Martín-Cano Abreu

    Tartesos en: www.universoconsciente.com.mx/j/index.php?option=com_content&task=view&id=33&Itemid=41 –



    Bartolomé de Las Casas; Brevísima relación de la destrucción de África

    Editorial San Esteban, Salamanca (España) 1988.



    José Viera y Clavijo; Historia de Canarias

    Ediciones Goya, Santa Cruz de Tenerife 1981.



    Sandra Román, en: www.prodiversitas.bioetica.org/prensa6.htm

    Josefina Albert Galera
    Lengua y Mito: Un “deslizamiento” Hacía el ídolo

    Universidad Rovira i Virgili. Tarragona

    Cipriano de Arribas y Sánchez

    A través de las Islas Canarias

    Museo Arqueológico, Cabildo insular de Tenerife,1993.



    Guía de recursos y espacios naturales Ayuntamiento de Icod de los vinos, en: www.icodciudadeldrago.iespana.es/historiaytradiciones.htm - 73k –



    José María Mesa Martín.



    Nuestra Señora de Guía: su vera efigie

    En: La Prensa ", Revista Semanal de El Día, el sábado 9 de Septiembre de 2006.

    Álvaro Hernández Yanes

    Reseña Histórica de las fiestas patronales de Ntra. Sra. De La Luz de la Villa de los Silos.

    La Revelación de los templarios

    Lynn y Clive Prince

    www.bibliotecapleyades.net/biblianazar/revelacion_templarios/revelacion_templarios13.htm -

    ¿Tiene alma la mujer? Víctor Montoya - rodelu.net

    El territorio de Ymovard
    y los Juegos Beñesmares de Abona

    Francisco Castellano En: El Día y en La Gaceta de Canarias.

    Israel y Asherah

    Publicado por angel G. en: gramena.blogspot.com/2007/05/israel-y-ashera.html
    La Diosa y los profetas

    Labels: Libro de las sombras, mitos y creencia.

    Dr. Frederick L. Beynon

    La Verdadera Historia de Jesús el Galileo.

    La Diosa ausente

    Adela Kaufman

    En: The ChristianEnterprise

    ¿Por qué qué llegaron los dogmas?

    Bernard Meunier. Traducido y condensado por Ángel Rubio.

    Lola Xaxo | lola_xaxo@telefonica.net

    Jairat Al-Saleh (1990 cuarta edición, Editorial Anaya), Ciudades fabulosas, príncipes y yinn de la mitología árabe, ISBN: 84?207.3616?3

    Obtenido de " http://es.wikipedia.org/wiki/Uzza "



    El Libro de los ídolos, de Ibn al-Kalbi (m. 819)



    Juan Benemelis.

    En: neoliberalismo.com.



    Las letanía de María

    (V.:M.:H.P.B.

    En: www.gnosisx.com.ar/msg01115.html



    Redención y redentores, Religiones antiguas.

    Publicado por Ecumenópolis en: El Ojo de la eternidad.

    Luís Miguel Goitizolo

    La Rueda del Tiempo

    Un estudio sobre la doctrina de los siclos cósmicos.



    La Diosa de la tierra

    Kababelan, 2005

    En: www.matronit.galeon.com/046.htm



    ( http://www.mundofree.com/origenes/creencias/creencias4.htm )



    Fotografías:



    Las relativas a las Bodas y bautizos guanches: Álvaro Morera Felipe.



    Santuario de Cuatro Puertas: Rumar.

    Tanit de Cartago: Léo et Monique.

    Tanit alada Museo del Bardo: González Gravioto.

    Casas Lercaro y Salazar, Templo de Sta. Catalina, Templo de Regla en Pájara:

    Graciano Gasparini

    Las Láminas del Pino de Aterure y del laurel de La Palma son originales de Marín de Cubas, rescatadas y reproducidas por el Dr. José Barrios García.

    Pino Gordo de Vilaflor, tomada de: www.rinconesdelatlantico.com/

    Láminas relativas a la Alta Nubia Egipcia

    Tomados de: Estudios de Arte Rupestre Nubio

    Martín Almagro Basch y Martín Almagro Gorbea

    Ministerio de Asuntos Exteriores y Ministerio de Educación Nacional

    Madrid 1968.

    El resto de las fotografías insertadas proceden del archivo del autor.



    Fin: taggara

    28 de agosto de 2008 10:46
    Suprimir
    Blogger Antonio Dorta dijo...

    512 AÑOS DEL VIAJE A MAGEK DE BENTOR



    No puede morir jamás quien de esclavo se libera...















































    Homenaje al mencey Bentor en el Mirador Del Lance, julio 2007



    Muertos durante la Batalla de Aguere, el Mencey Benchomo y su hermano Chimenchia-Tinguaro, el Tagoror de los menceyatos enfrentados a los invasores y el pueblo de Taoro nombró al hijo primogénito de Benchomo, Bentor o Ventor, como nuevo Mencey y líder. Este, se negó a rendirse ante las tropas castellanas, pese a la sangría que la batalla había representado para el ejército guanche diezmado por la denominada “modorra” causada por el envenenamiento de las fuentes de agua por parte de los invasores españoles.

    Retirándose estratégicamente los Tabores guanches establecieron su Real del Peñón, donde a las pocas horas se hallaban reunidas todas las fuerzas útiles.

    Como explica la declaración de los testigos aportada en la información de Margarita Guanarteme (1526), hija del converso y traidor Thenesor Semidan (Fernando Guanarteme) que indica como en dicha acción de Aguere "mataron al Rey Grande que se llamaba el Rey Venitomo de Taoro, y don Alonso de Lugo envió a Fernando Guanarteme para que se viera con el rey Ventor, hijo de Venitomo, para requerirle se diese volviendo con la respuesta que el nuevo rey no se quería dar…"

    Según recoge Bethencourt Alfonso: “En este campamento y en la misma noche o al siguiente día de la batalla de La Laguna , pues las tradiciones únicamente dicen a las pocas horas, la nobleza del reino de Taoro en cumplimiento de sus costumbres legendarias convocó el Beñesmer y proclamó mencey de Taoro a Benytomo, hijo primogénito del Rey Grande y achimencey que era del Araotava. Después de su exaltación al trono fue nombrado por Acaymo y Beneharo, jefe de la Liga.



    Era Benytomo (Bentor) hombre de grandes alientos y guerrero valeroso, pero sin aquellos prestigios ni supremo don de mando de su padre, único entre los guanches capaz de salvar a la patria mientras alentara.



    Cuéntase que en el primer tagoro o consejo celebrado por los reyes y grandes de los tres Estados bajo la jefatura de Benytomo, acordaron aleccionados por la batalla de la laguna no presentar ni aceptar combate alguno donde jugara la caballería, ni llevar las añepas reales ni enseñas a los campos de batalla, ni abandonar como solían sus posiciones para atacar cuando eran provocados por los españoles.



    Noticioso el general Lugo de la situación del ejército guanche, después de ordenar quedara custodiando el Real de Gracia la mitad del cuerpo auxiliar güimarero con una compañía de los invasores, movió sus fuerzas en dirección del enemigo acampado en el Peñón.



    Llegados los castellanos hicieron alto en orden de batalla y envió el Adelantado a D. Fernando Guanarteme con un mensaje para el rey Benytomo, “a le requerir que se di ése e tornáse cristiano e que le faría toda la cortesía que quisiése...”, cuya respuesta negativa como ya dijimos en una nota, motivó un segundo mensaje con el mismo Guanarteme y Pedro Mayor, llevando la cabeza de Bencomo clavada en una pica, para decirle de parte del general: “Que aquella cabeza le sirviése de escarmiento, pues si no se sujetaba al Rey de España con otro tanto le amenazaba”; a lo que contestó Benytomo: “Diréis a vuestro capitán que esta cabeza no me espanta, que donde quedó el cuerpo la pueden poner; y que cada cual mire por la suya”.



    Entonces los españoles empezaron a provocarlos al combate y los guanches a ellos, actitud que sostuvieron como cosa de dos horas, pero sin abandonar ninguno de los ejércitos sus respectivos campos; hasta que de pronto el tiempo que estaba de invierno comenzó a llover a cántaros, y los españoles dejando la cabeza de Bencomo contramarcharon el mismo día al Real de Santa Cruz para establecer sus cuarteles de invierno.” (Bethencourt Alfonso 1997 t.II:127)



    La resistencia de los Tabores guanches era cada día más débil debido a la terrible epidemia provocada por el envenenamiento de las aguas que hacía cada vez más difícil hacer frente a las hordas invasoras, las cuales al no consumir las aguas envenenadas ya que los auxiliares isleños conocían perfectamente las fuentes que dejaron sin empozoñar, indujeron a algunos notables a pactar con los invasores.



    Cuando el 25 de Julio de 1496 descubrieron los nuestros ancestros en el campamento del Realejo lo tramado por la nobleza, se alzaron furiosos desautorizando a los menceyes y tratándolos de traidores y cobardes e injuriando a los personajes de mayores prestigios; replegándose a los altos de Tigaiga aleccionando sus tagoros, con objeto de salvaguardar sus medios de vida y de mantener viva la llama de la independencia, el pueblo siguió combatiendo a los castellanos, efectuando ataques de guerrilla aleccionados por el clero guanche de los Kankus y Babilones, con los que continuamente hostigaron a los invasores.



    Mientras, la nobleza y notables aceptaron las condiciones impuestas por los mercenarios invasores antes que consentir la merma de sus privilegios.



    El elevado espíritu y profundo amor a la Matria y a la libertad de que estaba dotado el penúltimo gran Mencey de Chinech (Tenerife) Bentor, le indujeron a reprobar la actitud de entrega y sumisión a los extranjeros adoptadas por los notables de la liga, así, decidió ser heraldo ante los espíritus de nuestros ancestros llevando personalmente las noticias de las desgracias que afligían a la Matria y los tiempos de esclavitud que se avecinaban y, desde los altos de Tigaiga inició su espíritu libre el viaje hacía el seno de Magek, donde desde un espacio atemporal cuida con los demás espíritus de los ancestros de que los actuales canarios recuperemos a la Matria mancillada devolviéndole la libertad que un día le fue arrebatada por la insaciable sed de rapiña de una horda de bárbaros europeos.



    Eduardo Pedro García Rodríguez.

    Chinech julio de 2008.



    Fuentes consultadas:



    Juan Bethencourt Alfonso

    Historia del Pueblo Guanche. Tomo II, págs. 127-138-160.

    28 de agosto de 2008 10:46
    Suprimir
    Blogger Antonio Dorta dijo...

    DE APELLIDOS GUANCHES Y EUROPEOS

    CAPITULO II (y IX)



    Kebehi Benchomo





    A pesar de su intensa labor sacerdotal, don Florentín nunca abandonó el cuidado de las considerables propiedades agrícolas que poseía en el Valle. Además, figuró entre los accionistas que costearon los trabajos de explotación y conducción de las aguas del Barranco del Río, de la que poseía 12 horas, según el permiso concedido por el Cabildo general de la isla, en virtud de la sentencia pronunciada el 11 de marzo de 1803 por el alcalde mayor de la Ciudad de La Laguna , y Real Provisión expedida por la Audiencia Territorial.



    Por otro lado, don Florentín solicitó y obtuvo los títulos de ministro calificador y comisario del Santo Oficio de la Inquisición, con los que ya figuraba a partir de 1809; continuaba en ellos en 1817 y los ostentó hasta la abolición de esta polémica institución.



    La gran edificación, caridad cristiana, paz y demás bellas cualidades que adornaban al Sr. Núñez, con las que había llevado debidamente el laborioso ministerio parroquial durante 25 años, le constituyeron en una de las personalidades más relevantes de Tenerife en su época. Sus méritos le fueron reconocidos al crearse el Obispado Nivariense, según Bula de erección otorgada por el Papa Pío VII el 1 de febrero de 1818, señalando por sede episcopal la parroquia de Ntra. Sra. de los Remedios, en la ciudad de San Cristóbal de La Laguna. Según la mencionada Bula, las rentas de la Mesa Capitular se dividirían en 33 prebendas o raciones, las cuales habrían de repartirse: una ración con 1/4 de otra ración a cada dignidad; otra ración a cada uno de los canonicatos; 3/4 partes de otra ración a cada racionero entero; y la mitad de otra ración a cada uno de los medio-racioneros. Ante esta tentadora oferta de puestos importantes y bien remunerados, muchos eclesiásticos canarios aspiraron a colocarse en ellos, y comenzaron a dirigir rápidamente sus súplicas y méritos a Su Majestad el Rey don Fernando VII, quien probablemente las pasó a manos de su confesor, el ilustre lagunero don Cristóbal Bencomo, ya porque en todas épocas ha sido peculiar de los directores del Monarca inclinar el ánimo del Rey para las colocaciones eclesiásticas en los sujetos de quienes tienen mejor conocimiento e informes, ya con más razón cuando el mencionado confesor, como hijo de Tenerife, tenía y podía tener exacto conocimiento del clero canario.



    Para ocupar una de las prebendas vacantes se comenzó a pensar con insistencia en don Florentín Núñez y Torres, a quien otros clérigos y personalidades militares y civiles lograron convencer para que enviase al Rey la "Relación de los títulos, méritos y servicios" que poseía; a pesar de que éste no tenía muchos deseos de separarse del pueblo en el que había nacido, vivido y trabajado durante toda su vida. Una vez estudiados les diferentes memoriales que llegaron a sus manos, don Cristóbal Bencomo propuso al Rey, en escrito de 17 de julio de 1819, se dignara nombrar entre los individuos que debían componer el nuevo Cabildo de Tenerife a don Florentín Núñez, beneficiado de Güímar, como segundo canónigo. El Rey aceptó en todas sus partes la propuesta de su confesor, y por Real Decreto Auxiliatorio de 18 de agosto de 1819 confirmó la creación de la nueva Diócesis, dotando el culto de su catedral y al personal de la misma, que estaría compuesto por 32 personas: seis dignidades, diez canónigos, ocho racioneros y ocho medio-racioneros. En virtud de este Real Decreto don Florentín fue elegido y presentado como segundo canónigo de la Santa Iglesia Catedral, pero dejándole en libertad de admitir o no su prebenda.



    Nuestro biografiado aceptó con orgullo el nombramiento y el 21 de diciembre de ese mismo año 1819, ante el obispo auxiliar de Tenerife don Vicente Román Linares, tomó posesión de su cargo junto a los otros 19 miembros que constituyeron el primer Cabildo Catedral de Tenerife; entre éstos se encontraban otros dos güimareros: don Isidro Quintero y Acosta, que recibió la prebenda de racionero, y don Juan de Castro y Baute, que mereció la de medio-racionero. En el solemne acto, el notario público y de la Comisión Apostólica leyó la Real Orden de 31 de agosto en donde se designaban por S.M. los señores agraciados con las prebendas, terminado lo cual, puestos todos de rodillas ante el citado obispo auxiliar de Tenerife, se procedió a la Protestación de la Fé y colación canónica, concluida la cual, pasaron los miembros del Cabildo al coro, en donde el dicho notario fue dando a cada uno la posesión de su silla, -guardando en ella el orden de antigüedad con arreglo al nombramiento o presentación de S.M. de 31 de agosto ya citado. Una vez terminado pacíficamente el acto de posesión, hizo el citado obispo una breve felicitación a todo el Cuerpo en general y a cada uno de sus individuos en particular, recibiendo luego un abrazo de cada uno de los agraciados, entre los que se encontraba nuestro personaje. A continuación se celebró misa Pontifical, presidida por el predicho obispo Román Linares, y se cantó solemnemente la tercia, revistiéndose de diáconos cantores los señores canónigos más antiguos, don Agustín Rodríguez de Salazar y Trujillo y don Florentín Núñez; en todo el acto estuvo presente el Ayuntamiento y las tres comunidades religiosas mendicantes de la ciudad, que también tomaron parte en la suntuosa procesión que se efectuó luego por las calles de La Laguna , con la Virgen de los Remedios, San Fernando y Santa Isabel.



    Todos los pueblos, corporaciones y párrocos de la isla se apresuraron a felicitar al nuevo Cabildo Catedral; sin embargo, no faltaron algunos que, naturalmente resentidos por no haber sido colocados en el número de los agraciados en dignidades, canónigos, racioneros o medio-racioneros, trataron de rebajar para con el público el mérito de cada uno de los posesionados. Contra aquellos fue bastante sentencia y ejecutoria en favor de éstos la felicitación del M.I. Ayuntamiento:



    (...) las circunstancias recomendables de todos los beneméritos individuos de este muy respetable Cabildo Eclesiástico es el complemento de todo nuestro honor; de toda nuestra fortuna, y de nuestras más lisonjeras esperanzas (...) Sus largas y penosas tareas en el Ministerio Parroquial, su conducta siempre arreglada, laboriosa y notoriamente ejemplar; su saber y la modestia de que están adornados, es, y ha sido también una de las principales y más sobresalientes virtudes atendiendo a las que el Rey (...), se dignó dar a cada uno de sus constituyentes el justo premio que les era debido.



    A esta manifestación se unió la arenga con que una diputación del convento de Padres Dominicos de La Laguna felicitó el día 18 de enero de 1820 al Ilustre Cabildo Eclesiástico en su instalación, que forma parte del expediente de creación del Obispado, que se conserva en la Biblioteca Universitaria de La Laguna : (...) S.I. se compone de sujetos que después de haber apacentado con celo y caridad las almas en diferentes Parroquias, han sido áncoras firmísimas de la paz en la antigua Catedral; (...) y ofrece a la nueva Diócesis un complejo de méritos y virtudes que no solamente le dan seguridad de obtener los buenos efectos que debe prometerse viendo el exacto cumplimiento de todos sus oficios, si no que la sirve de modelo y de ejemplos para que arreglen todos su conducta.



    Quedaba así reflejada la opinión que del Sr. Núñez, como de todos los que componían el nuevo Cabildo Catedral, existía por aquel entonces en la ciudad de los Adelantados y en la isla entera.



    Al obtener don Florentín la Canonjía con que lo agració S.M., se vio obligado a renunciar al Beneficio que con tanto celo había desempeñado, dejando a su feligresía llena de consternación al perder a un insustituible párroco. Desde el 21 de diciembre se encargó del servicio parroquial de San Pedro el presbítero don José Bernardo Carrillo, hasta que el 1 de enero de 1820 tomó posesión como beneficiado servidor el presbítero

    don Antonio Rodríguez Torres, cura propio de Arafo y sobrino del canónigo que nos ocupa.



    Por razón de su nuevo cargo, el Sr. Núñez pasó a residir a La Laguna , estableciéndose en la Calle Herradores ; con él se trasladaron a dicha ciudad sus sobrinos, el ya presbítero don Agustín Díaz Núñez y los hermanos menores de éste, don Pedro, que falleció poco después como minorista, y don Juan, que años más tarde se licenció en Derecho y desempeñó entre otros, los cargos de secretario de cámara del Obispado y decano del Colegio de Abogados de La Laguna.



    El l0 de enero de 1820 el provisor y vicario capitular del Obispado concedió licencias por tiempo de su voluntad a nuestro canónigo, para que pudiese celebrar el Santo Sacrificio de la Misa , predicar el Santo Evangelio, confesar a personas de ambos sexos y religiosas de ambas filiaciones, absolver de los pecados reservados "a su Sría.", aplicar la indulgencia plenaria a los moribundos y habilitar a los incestuosos para el uso del matrimonio. En estas múltiples tareas ocupó don Florentín el corto período que permaneció en tan importante cargo; a ellas tenía que añadir las asignadas por el propio Cabildo Catedral, asistiendo siempre a las juntas que éste celebraba y firmando sus actas y acuerdos junto a don Agustín Salazar, por ser los dos canónigos más antiguos de la corporación.



    En la madrugada del 27 de febrero de 1821, cuando tan sólo había transcurrido poco más de un año desde su toma de posesión, el canónigo don Florentín Núñez y Torres falleció en su domicilio de La Laguna , siendo el primer prebendado de La Santa Iglesia Catedral que moría en su cargo desde su creación; contaba 59 años de edad y había recibido los Santos Sacramentos, pero no había testado. Casi dos días después, el 28 de febrero, se le hicieron los oficios de cuerpo presente en dicha catedral por el lltmo. Cabildo, acompañado de numerosos feligreses y vecinos de Güímar, que se habían desplazado con tal motivo hasta la ciudad; una vez concluido el funeral se le llevó con solemne aparato hasta el campo santo, situado en los extramuros de la ciudad, donde se le dio sepultura como canónigo a la puerta de la capilla de dicho cementerio, donde aún se conserva la lápida. Ese mismo día se celebró un oficio mayor fúnebre por su alma en la parroquia de San Juan Degollado de Arafo, repitiéndose al día siguiente, ambos de obsequio por su sobrino el párroco don Antonio Rodríguez Torres. En su pueblo natal también se celebraron varios oficios, que fueron cantados por la Hermandad del Santísimo Rosario, a la que pertenecía; y por último, al cumplirse el mes de su fallecimiento, se celebraron nuevas misas en su recuerdo en La Laguna , Güímar y en el Convento Real de Candelaria. Su canonjía vacante fue ocupada el 18 de abril de 1825 por su paisano don Isidro Quintero y Acosta.



    2.- DOÑA MARÍA NÚÑEZ TORRES, que concluye la línea.



    3.- DOÑA FRANCISCA NÚÑEZ TORRES

    Nació en Güímar el l0 de octubre de 1770, siendo bautizada cinco días después en la iglesia de San Pedro por don José Fernández Camillón, "Beneficiado propio desta Parroquia y de Sta Ana de Candelaria"; se le pusieron los nombres "Francisca Dionicia" y fue su padrino don Agustín Antonio Núñez, por entonces clérigo diácono; tenía "oleo y chrisma".



    IX.-DOÑA MARÍA NÚÑEZ TORRES (1767-1852)

    Nació en Güímar el 20 de septiembre de 1767, siendo bautizado seis días después en la iglesia de San Pedro por Fray Pedro Núñez, " Prior del Conv'o de Sto Domingo de dicho lugar", con licencia del beneficiado de dicha parroquia y de la de Santa Ana de Candelaria don José Fernández Camillón; se le pusieron los nombres "María Eustaquia" y fue su padrino el alférez don Bartolomé Delgado Mexías, natural y vecino del Lugar de Arico en el Pago de Fasnia.



    Como ya hemos visto l40, el ll de mayo de 1795 contrajo matrimonio en la iglesia de San Pedro de Güímar con don Vicente Díaz Montijo (o Díaz López, o de Medina Montijo), quien falleció el 2 de abril de 1828, a los 66 años de edad. Al quedar viuda, el 19 de ese mismo mes de abril fue recibida como hermana de la Hermandad del Santísimo Rosario, creada en el convento dominico de la localidad.



    Según el padrón parroquial de 1829 doña María Núñez vivía en la casa nº 175 de Güímar, en el "barranco y vera de los Canales", ya figuraba como viuda y con 62 años; le acompañaban cuatro de sus hijos: don Modesto (de 29 años), doña Juliana (de 25), don Juan (de 23) y don Gregorio (de" 20 años); en la casa contigua nº 174 vivía su hijo mayor, el beneficiado Díaz Núñez, de 33 años. En el padrón vecinal de 1847 doña María continuaba empadronada en Güímar, en compañía de dos de sus hijos: don Agustín, de 51 años y "Ve. Bdo.", y don Modesto, de 47, soltero y "com'e;". En el padrón parroquial de 1850 figuraba domiciliada en la casa nº 156 de la "Calle y Vera de los Canales", con 84 años y en compañía de su hijo Modesto, de 50 años; en la casa contigua, nº 157 vivía don Agustín Díaz Núñez, de 54 años.



    Doña María Núñez Torres murió en su domicilio güimarero del barrio de Chacaica el 22 de febrero de 1852, a los 86 años de edad; al día siguiente se celebró el funeral en la iglesia de San Pedro ya continuación recibió sepultura en el cementerio de la localidad.



    En el momento de su muerte continuaba viuda de don Vicente Díaz López. Había testado ante el escribano público de la Villa de Santa Cruz don Manuel del Castillo y Espinosa, nombrando albaceas a sus hijos, don Agustín y don Modesto Díaz Núñez; además dejó una tercera parte de su casa, con su huerta inmediata, para los gastos de su funeral y misas, dividiendo el resto del edificio entre dos hijos, el ya mencionado don Modesto y don .Juan Díaz Núñez.



    El l0 de mayo de 1852 se abrió su testamento, a solicitud de su hijo don Juan Díaz Núñez.





    NOTA:

    140 Véase el final de la rama paterna [VIII]



    Abril de 2008.



    Fuente consultada:



    Octavio Rodríguez Delgado

    El Dr. Don Agustín Díaz Núñez

    Su vida, su familia y su obra (2 tomos)

    Edición: Caja Rural de Tenerife, Cabildo Insular de Tenerife, Cajacanarias.

    ISBN: 84-7985-046-9. Santa Cruz de Tenerife, 1996.

    28 de agosto de 2008 10:47
    Suprimir
    Blogger Antonio Dorta dijo...

    Amor entre guanches de hoy

    Una pareja canaria decide casarse por el rito aborigen y pretende que la boda se considere como legal

    Estamos enamorados y, por eso, nos hemos casado. La boda fue una declaración de amor en público". José Tomás Bethencourt Benitez resume así su decisión de contraer matrimonio con María Espinosa Díaz.

    El amor y la rebeldía movieron a estos dos "guanches de hoy", como ellos mismos se definen, a casarse en la Cueva Santa de Añaco en Candelaria hace dos semanas. En su boda no hubo ni vestido blanco ni anillos ni marcha nupcial, ni siquiera tarta de varios pisos, pues contrajeron matrimonio con un rescatado rito guanche.

    Los novios, José Tomás y María, en su proceso de retomar las costumbres guanches, han decidido, también, iniciar los trámites para cambiarse el nombre: él se llamará Rukaden y ella, María Acerina. Aseguran que esta es su forma de volver a unas tradiciones que "se interrumpieron por la colonización extranjera". Además, insisten en que es un modo de rebelarse contra unas leyes que consideran injustas, "obsoletas, decimonónicas e inhumanas", impuestas tanto por la Iglesia como por el Estado.

    Las miradas de complicidad entre Rukaden y Acerina desvelan que llevan varios años enamorados. Él es profesor de Psicología de la Universidad de La Laguna y ella es educadora social. Insisten en que, además del amor que les une, tienen razones "ideológicas, políticas y culturales" para casarse como lo hacían los antiguos pobladores de la Isla. Creen que, tras ellos, muchas parejas decidirán casarse de esta manera pues "ya hay muchas personas que nos han comentado que celebrarán las bodas de oro o los bautizos de sus hijos por ritos guanches", cuenta Acerina unos días después del acontecimiento. "Este pueblo merece el rescate de sus tradiciones y yo pediría a los doctos y a las doctas que nos den clases de estas tradiciones para poder hacer uso de ellas", asegura María Acerina.

    Los, ahora, marido y mujer decidieron casarse "para hacer público nuestro amor", cuenta Rukaben y añade que eligieron esta curiosa fórmula "porque no queríamos someternos ni a la Iglesia ni a los jueces". Ambos habían tenido experiencias negativas por la intervención pública en sus anteriores matrimonios y querían consolidar su amor por un rito "más libre" en el que sí creyesen.

    En el rito guanche, la unidad de matrimonio se simboliza con el gánigo (recipiente de barro) que la esposa recibe en la ceremonia. Para deshacer el matrimonio basta reunir al consejo y romper físicamente ese gánigo.

    Nada en este casamiento ha sido casual. "Elegimos la cueva Santa de Añaco para casarnos porque era un convento de harimaguadas, es decir, de sacerdotisas guanches, es un lugar en el que se respira una gran espiritualidad", apuntan y añaden que "incluso los peregrinos que iban hacia la Basílica de Candelaria se paraban aquí a rezar".

    Para utilizar este lugar, "nos pusimos en contacto por escrito invitando a los miembros del Ayuntamiento de Candelaria a la boda y nos respondieron que nos brindaban todo su apoyo", relatan.

    Después, se pusieron en contacto con entendidos en el rescate de las tradiciones precoloniales canarias para que les instruyesen en cómo oficiar el rito. "Además de consultar bibliografía, nos dirigimos a los que han trabajado en este asunto. El fundador de la asociación Chesserkem de Chasna, Francisco Peraza, y el promotor de la asociación Kebehi, Eduardo Pedro García, fueron los que nos explicaron lo que teníamos que hacer y además fueron los celebrantes de la boda", cuentan.

    El elemento ideológico del acontecimiento lo explica Rukaben: "tengo 46 años y como canario, a medida que voy avanzando y voy teniendo datos de la historia de Canarias, me doy cuenta de que la Conquista fue un elemento brutal que influyó hasta en la psicología de este pueblo que siempre fue noble y no entendió el engaño". Con esta boda quieren, también, "revindicar el honor del pueblo guanche".

    La familia de ambos no se sorprendió demasiado al conocer la noticia de la boda y el cómo se iba a celebrar, "acudieron todos, incluso personas muy religiosas que se comportaron con un gran respeto por nuestra decisión", explica Acerina.

    En el cortejo nupcial participaron alrededor de veinte personas que también iban ataviadas con las ropas que, "perfectamente documentadas", utilizaban los guanches para estas ocasiones especiales. Los trajes de los novios reproducían los de los guanches y sus caras estaban adornadas con tatuajes hechos con savia de drago. Durante la bajada del barranco, el sonido de las chácaras sobrecogía a los participantes.

    Todos los derechos

    El rito guanche no está reconocido por las leyes españolas como una forma legal de contraer matrimonio. Sin embargo, la pareja formada por José Tomás Bethencourt Benítez y María Espinosa Díaz pretende usar todas las vías legales que estén en su mano para que su matrimonio, celebrado hace dos semanas en una cueva del municipio de Candelaria, se reconozca legalmente.

    La pareja asegura que, aunque no reconozca al Estado español como suyo "sí que pagamos impuestos en este sistema y, por lo tanto, tenemos derecho a recibir las contraprestaciones que tienen el resto de matrimonios como, por ejemplo, las pensiones". En este sentido, anuncian que sus abogados ya trabajan para lograr un reconocimiento tal y como ocurrió con una mujer gitana que había enviudado y cuyo matrimonio se produjo por un rito tampoco reconocido y que "al final, tras un juicio, tuvieron que pagarle la pensión de viudedad no como pareja de hecho sino como esposa".

    Explican que en la misma boda pasaron un documento a los invitados en el que se exponía que habían sido testigo del enlace. Este documento puede servir para las futuras acciones judiciales, "vamos a pleitear simplemente para que se sepa que hay otras fórmulas de contraer matrimonio además de las establecidas por el Estado". Con este acto, los novios quieren animar a otras parejas que tengan un sentimiento similar al suyo a casarse por un rito "que nos robaron los colonizadores", recalcan.

    28 de agosto de 2008 10:48
    Suprimir
    Blogger Antonio Dorta dijo...

    ACTO COLECTIVO DE BAUTIZO POR EL RITO GUANCHE

    Guaire Adarguma Anez’ Ram n Yghasen*

    Hace más de quinientos años fuimos desposeídos de nuestra tierra, nuestra cultura, nuestra libertad y nuestra religión. Hoy en pleno siglo XXI y por medio de los más sofisticados medios de comunicación y con métodos más sutiles, el invasor impone cada vez más su aculturación y cada vez son más los incautos canarios que caen en sus redes, cada vez son más los canarios que se van desenraizando, creyéndose más cosmopolitas simplemente porque se lo inculca la propaganda oficial del sistema colonial, así seremos cada vez menos canarios y más europeos, es decir, más sumisos y explotables, más conformistas e ignorantes de nuestra autentica realidad sociopolítica.

    Ya es hora de que rescatemos lo que nos fue usurpado por la fuerza de las armas y que el invasor lleva usufrutándo para su exclusivo beneficio desde hace más de quinientos años, ayudado por unos viles canarios de servicio. Ya es hora de que los canarios retomemos nuestra libertad de conciencia, nuestra economía, nuestra ancestral cultura y nuestra religión.

    Aquella mañana del 18 de Magek amaneció plácida, Magek fue misericordioso y se abstuvo de dejar caer el rigor habitual por estas fechas de sus rayos. El genio del viento surgiendo del mar, quiso sumarse a los actos y nos envolvió con una suave brisa que hacía mucho más agradable el suave calor que surgía de las arenas de la playa de Chimisay.

    En torno a las 11 de tan espléndida mañana fueron llegando los catecúmenos, los músicos y los invitados. En el aire flotaba un ambiente especial, se estaba produciendo el encuentro entre hermanos, un encuentro entre vivos y muertos o mejor dicho, un encuentro entre espíritus vivo y espíritus muertos, pues es indudable que los espíritus de nuestros ancestros estaban compartiendo con nosotros aquellos momentos especiales en que un grupo de hermanos iban a tomar un nombre totalmente acorde con nuestra ascendencia, nuestra cultura y nuestros antepasados.

    --

    Sobre las doce, un grupo compacto compuesto por niños, mujeres y hombres, estábamos preparados y dispuestos para dirigirnos al encuentro del agua purificadora. El cortejo lo abrieron dos niños de seis años quienes portaban senda hojas de palma, a continuación iban el Guadameñe, las Maguadas y el Kanku, acto seguido los músicos y a continuación los catecúmenos y los invitados. Al son del Tajaraste dirigimos nuestros pasos hacía la playa, desde el borde del agua el kanku hermano Yunes fue llamando por sus antiguos nombres y por el actual

    -

    -

    a los neófitos, quienes eran recibidos dentro del agua por las Maguadas, hermanas Guajara Ayt Moneiba y Acerina Ayt Anaga Ayt Benahuare, quienes tras pronunciar el rito para el bautizo guanche procedieron a sumergir en el agua por tres veces a los bautizados, con este rito, los hermanos/as quedan liberados de anteriores ataduras morales y espirituales, impuestas a la fuerza por una religión foránea, toman nuevo nombre y adquieren nueva vida espiritual al ser recibidos en el seno de la Diosa-Madre Chaxiraxi.

    Los sonidos del Tajaraste envolvían el aire y sus ecos viajaron por el éter hacía las lomas que abrazan el Sagrado Valle de Güímar, mientras, en las húmedas y negras arenas de la playa el genio de los vientos creaba millares de curiosas formas que a mí se me antojaron que eran las huellas que dejaban los millares de pies de los espíritus de nuestros antepasados que no pudiendo sustraerse a los mágicos sones del Tajaraste, decidieron bailar con y para nosotros en tan memorable día, ¿fue tan sólo un pensamiento o quizás fue realidad? Porque sí el flujo y reflujo de las olas mantenía húmeda las arenas ¿cómo podía una leve brisa crear tan fantasticas formas en la arena?

    Conforme iban terminando las oblaciones los bautizados se dirigieron al pequeño altar dedicado la Diosa-Madre Chaxiraxi montado en el lugar y donde el Guadameñe procedía a la imposición de manos a los bautizados y daba la bienvenida a nuestra comunidad en nombre de la Diosa.

    Terminada la ceremonia de imposición de nombre guanches, se procedió a la consagración de las nuevas Maguadas y Kankus de nuestra iglesia, en esta ocasión les fue impuesto el Guatimac símbolo de su condición de Sacerdotes y Sacerdotisas de la Diosa-Madre Chaxiraxi a los siguientes hemanos: Altakay Ayt Adarguma, Nuhazet Ait Aridani, Acerina Ayt Anaga Ayt Benahuare, Nayra Ayt Benahuare, Tagorero Ayt Yunes, Romar Ay Benahuare y Benehuya Ayt Aridani.

    A continuación las nuevas sacerdotisas procedieron a la ofrenda a la Madre-Tierra de la leche la miel y el gofio. Acto seguido se procedió a la comida de hermandad, la cual fue sustanciosa gracias a la generosidad mostrada por nuestros hermanos, y como no, regada con un excelente vino de la tierra.

    Los hijos del Sol que abrazaron nombres guanches son los siguientes:

    Nuhazet Ayt Aridani (Alias: Nahuazet)

    Altakay Ayt Adarguma (Alias: Yusef)

    Tagorero Ayt Yunes (Alias: Francisco)

    Benehuya Ayt Aridani (Alias: Santiago)

    Guajara Ayt Moneiba (Alias: Fina)

    Romar Ayt Benahuare (Alias: Romar)

    Uli-Daren Ayt Taoro (Alias: Emiliano)

    Mayantigo Ayt Adarguma (Alias: Karím)

    Nayra Ayt Benahuare (Alias: Nayra)

    Texenery (Alias: Beatriz)

    Idir (Alias: Juan)

    Tamanegt (Alias: Gloria)

    Acerina Ayt Anaga Ayt Benahuare (Alias: María)

    ¡Loada sea la Diosa-Madre Chaxiraxi!

    Chinet, 19 n Magek n 4º akano n tallit taynayt tagmacet.

    (Tenerife, 19 de septiembre de 2004 del calendario occidental)

    *Guadameñe. Iglesia del Pueblo Guanche

    28 de agosto de 2008 10:50
    Suprimir
    Blogger Antonio Dorta dijo...

    IGLESIA DEL PUEBLO GUANCHE
    (en reconstrucción)

    COMUNICADO

    Acto colectivo de imposición de nombres ancestrales canarios por el rito Guanche

    Nos congratulamos en comunicar a nuestros hermanos, y al pueblo canario en general, que el próximo sábado, 18 de septiembre, tendrá lugar un acto colectivo de imposición de nombres ancestrales canarios por el rito Guanche.

    El acto tendrá lugar en la Sagrada Playa de Chimisay (El Socorro) en Güímar, isla de Tenerife, a las doce (12) del medio día. Concluido el acto compartiremos la comida de hermandad consistente en las viandas y bebidas que entre todos aportemos.

    Sí deseas más información puede solicitarla al correo electrónico benchomo@terra.es donde le atenderemos con sumo gusto.

    Canarias, 8 de septiembre de 2004.

    Nota: El lugar de reunión esta previsto en la Calle Barranquillo o Piedra Estila Nº 40, desde allí iremos hasta el Pozo de la Virgen donde tendrá lugar la ceremonia. Se accede a esta calle por el frente de la iglesia del Socorro.

    RITUAL PARA IMPOSICIÓN DE NOMBRES POR EL RITO GUANCHE

    HERMANO..................................(AQUÍ EL NOMBRE DEL CATECÙMENO) BIEN VENIDO AL SENO DE LA DIOSA-MADRE CHAXIRXI Y AL ENCUENTRO CON LOS ESPÍRITUS DE NUESTROS ANTEPASADOS. QUE TU VIDA SEA LARGA Y PRÓSPERA GUIADA POR MAGEK, Y TUS DESCENDIENTES TANTOS COMO ESTRELLAS CREÓ NUESTRA DIOSA-MADRE CHAXIRAXI.. (A CONTINUACIÓN LA MAGUADA SUMERGERÁ POR TRES VECES AL NEÓFITO EN EL AGUA)

    ORGANIZACIÓN

    La comitiva se organizará en un punto a determinar desde donde se dirigirá al lugar del bautizo en el siguiente orden:

    En primer lugar y a cierta distancia de la comitiva, irá un guerrero tocando el bucio, mediante el cual anuncia el acontecimiento.

    Abrirá la marcha de la comitiva una niña y un niño (o jóvenes) portando una hoja de palma cada uno, a continuación e inmediatamente detrás irán el Guadameñe, el Kanku y las dos Maguadas, éstas portarán en sus cabezas una corona de flores naturales. A continuación lo harán los músicos quienes irán tocando el Tajaraste.

    Acto seguido lo harán los neófitos, éstos portarán una rama verde de laurisilva, y, seguidamente, lo harán los invitados, los cuales también podrán portar una rama si lo desean.

    Una vez que los tomadores del nuevo nombre guanche salgan del agua se dirigirán al altar de campaña donde el Guadameñe procederá a uncirlos con la Sal de la Vida, y procediendo a la imposición de manos.

    Una vez concluida la ceremonia de la imposición de manos, se procederá a la consagración de las nuevas/os Maguadas y Kankus Sacerdotisas y Sacerdotes)

    Finalizada la Consagración de los nuevos Sacerdotes y Maguadas, éstos procederán a la ofrenda a la Madre Tierra, de la leche, la miel y el gofio.

    Acto seguido, el Kanku hermano Rukaden procederá a la lectura de un tema en torno a las Diosas Vírgenes Negras.

    A continuación tendremos una comida de hermandad compuesta de las viandas y bebidas que cada uno buenamente podamos aportar.

    Recomendaciones:

    Aconsejamos que las mujeres que van a tomar el bautizo vayan provista de bañador o vestido apropiado para introducirse en el agua.

    Los hombres también deberán ir provistos de bañador o pantalón corto.

    Aconsejamos asistir provistos de sombrero o gorra.

    ¡QUE LA PAZ DE CHAXIRAXI MORE EN SUS ESPÍRITUS!

    Chinet, Chivisay 18 n Magek n 4 akano n tallit taynayt tagwancet

    (=Tenerife, Chivisay 18 de Septiembre de 2004 del calendario occidental)

    http://www.canariastelecom.com/personales/benchomo/imposicionnombres2004.htm

    28 de agosto de 2008 10:51
    Suprimir
    Blogger Antonio Dorta dijo...

    DE APELLIDOS CANARIOS Y EUROPEOS (IV)



    Kebehi Benchomo



    --

    --Villa de Candelaria ------------------------------------------------------Chimaje (El Escobonal) en 1930



    E) Don Francisco Pérez Delgado.

    El 15 de enero de 1676 se unió en matrimonio en la iglesia de San Pedro a doña Águeda Albertos Rodríguez Cartaya, hija de don Juan Rodríguez Cartaya y de doña Luisa Albertos; los casó y veló el Br. Don Bartolomé Pérez Sutil, beneficiado de Güimar y Candelaria; fueron sus padrinos el alférez don Francisco Fernández y doña María Ramos, y actuaron como testigos don Miguel González y don Francisco Ximénez, y otros muchos vecinos de dicho lugar.De este enlace nacieron seis hijos: Doña María (1675), casada en 1704 con don Domingo Antón; don Juan (1677); don Baltasar (1680); doña Luisa (1682), esposa desde 1712 de don Matías Romano; don Francisco (1684); y doña Águeda (1686), que casó en 1713 con don Matías Romano. Viudo de doña Agueda Albertos, el 8 de octubre de 1688 don Francisco contrajo segundas nupcias en la misma parroquia de Güimar con doña María Mateo Hernández de Ledesma, hija de don Mateo Hemández y de doña Juana de Ledesma; los casó y veló Fray Pedro Sánchez del Castillo, "de la horden de predicadores y Parrocho Servidor de dha parroquia y su partido por su Yllmu."; actuaron como padrinos don Ambrosio [ilegible] y doña Isabel Truxillo, su mujer, vecinos de Candelaria, y como testigos don Juan de Campos, don Lázaro Ramos y don Francisco García, vecinos de dicho lugar.



    Frutos de este segundo matrimonio fueron otros seis hijos: Don Juan (1689), que casó en primeras con doña Manuela Romano y en segundas con doña Lorenza Texera, en 1749; don Manuel Pérez Delgado (1691), que alcanzó el empleo de ayudante de Milicias, casó en 1719 con doña María Jacinta Marrero; doña Águeda Pérez (1694); don Domingo (1698); don Gaspar Pérez Delgado (1701-1764), que casó con doña Josefa de Medina Beltrán y falleció viudo sin sucesión, dejando dos misas perpetuas en la iglesia de San Pedro; y don Domingo Pérez Delgado (1703), casado dos veces en Candelaria, la primera en 1732 con doña María Viscayno Melchora y, una vez viudo, en 1745 con doña Josefa Rodríguez Pérez.



    Don Francisco Pérez Delgado fue sepultado en el convento de Santo Domingo de Güimar el 31 de julio de 1734, a los 58 años de edad; había testado y dejado 10 misas rezadas por su alma, 5 de las cuales se habían de decir en la parroquia por los capellanes y otras 5 en el convento por los religiosos; a su sepelio asistió el beneficiado con capa e hizo tres pausas por la calle; también le acompañaron tres capellanes (Xíménez, Núñez y Dávila) y la comunidad del citado convento, quienes celebraron misa en las tres funciones de entierro, honras y cabo de año. Le sobrevivió doña María Mateo, quien falleció en 1749.



    F) Doña Inés

    Nació en Güimar en 1650, siendo bautizada el 1 de mayo de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Inés" y fueron sus padrinos don Juan Martín Bencomo y doña Ana Cecilia, vecinos de dicho lugar.



    G) Doña Catalina (Pérez) Gaspar

    Nació en Güimar en 1652, siendo bautizada el 27 de octubre de dicho año en la iglesia de San Pedro por el Lcdo. don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Catalina" y fueron sus padrinos don Matías Bello y doña Luisa María, de la misma vecindad.



    El 16 de septiembre de 1674 se unió en matrimonio con don Francisco Ximénez, hijo de don Cristóbal Ximénez y de doña María Francisca; los casó el Br. don Bartolomé Pérez Sutil, "Beneficiado interino de las parroquia les de Sor. San Pedro de Guimar y Sto. Ana de Candelaria"; actuaron como padrinos don Luís Delgado y doña Celosa Delgado, y como testigos el alférez don Luís Díaz, don Juan Rodríguez Mallorquín, don Benito Díaz y otros muchos vecinos de dicho lugar. Procrearon cinco hijos: Don Juan Ximénez (1677), que casó en 1703 con doña Luisa Albertos; don Francisco (16]9), casado hacia 1704 con doña María Texera Pérez; don Cristóbal (1682); doña Gaspara ? (1685); y doña María Ximénez, que casó en 1716 con don Francisco González Andrés.



    H) Doña Ana

    Nació en Güimar en 1655, siendo bautizada el 20 de febrero de dicho año en la iglesia de San Pedro por el Lcdo. don Gonzalo Rodríguez Coello, beneficiado de dicho lugar y de Candelaria; se le puso por nombre "Ana" y fueron sus padrinos don Juan Gaspar Delgado y doña Francisca Gerónima, vecinos de dicho lugar.



    I) Don Pascual Pérez

    Nació en Güimar en 1657, siendo bautizado el 15 de abril de dicho año en la iglesia de San Pedro por don Sebastián Rodríguez, "Cura y Bdo. Destas paroquias del Sor. San Pedro de Guimar y Sta. Anna de Candelaria"; se le puso por nombre "Pascual" y fueron sus padrinos don Diego Benítez y doña Catalina de San Juan, de la misma vecindad.



    El 22 de diciembre de 1658 se le puso el óleo y crisma por el Br. don Diego Martín de Barrios. Hacia 1697 contrajo matrimonio con doña Juana Díaz Delgado, naciendo de esta unión cuatro hijos, bautizados en Güimar: Don Juan Pérez (1698); doña María Delgado Pérez (1701), casada en 1737 con don Juan Ximénez; don Diego Pérez (1704); y doña Francisca Pérez Díaz (1705).



    II) Doña Luisa Agustina Delgado Pérez

    Nació en Güimar en 1659, siendo bautizada e126 de agosto de dicho año por el Ledo. don Diego Martín de Barrios, beneficiado de dicho lugar y de Candelaria; se le puso por nombre "Luisa" y fueron sus padrinos don Diego Díaz y doña Catalina Delgado, vecinos de dicho lugar.



    Hacia 1683 contrajo matrimonio con don Felipe Rodríguez de Fleytas Truxillo, hijo de don Simón Rodríguez y de doña Ángela de Mesa. Tuvieron nueve hijos, bautizados en Güimar: Don Simón (1684); don Simón (1686); doña Ángela Rodríguez (o de Mesa) (1688-1729), casada en 1716 con don Juan Gaspar Manero "del Mocanal'; don Juan (1691), esposo desde 1719 de doña María de Viera; don Asencio (1693); doña María (1695), casada en 1724 con don Pedro de Morales; don Domingo (1697); don Manuel (1700); y doña Sebastiana (1702).



    K) Doña María Candelaria Pérez (o Delgado)

    Nació en Güimar en 1662, siendo bautizada el 14 de septiembre, de dicho año por el beneficiado don Salvador Pérez; se le puso por nombre "María" y fueron sus padrinos don Juan de Arrosa y, doña Francisca Rodríguez.



    El 13 de marzo de 1689 se casó en la iglesia de San Pedro con don Nicolás de Arrosa, hijo de don Juan de Arrosa y de doña Leonor de Fleitas, por entonces difunta; celebró la ceremonia el Br. don Bartolomé Pérez Sutil, beneficiado de Güimar y Candelaria; actuaron como padrinos don Francisco Pérez Delgado y doña María Delgado, y como testigos don Alexandro López, don Salvador Pérez y don Miguel González, vecinos de dicho lugar. No tuvieron descendencia.



    Una vez viudo, don Nicolás contrajo segundas nupcias hacia 1694 con doña María Marrero.



    5.- ALFÉREZ DON LUÍS DÍAZ, que sigue la línea.



    6.- DOÑA MARÍA DELGADO

    Nació en Güimar. El 20 de diciembre de 1648 se unió en matrimonio en Güimar a don Diego Francisco Benítez, hijo de don Marcial Fariña y de doña Isabel Francisca Viscayno ; los casó el Br. don Juan Díaz de Lugo, beneficiado de dicha parroquial y de la de Candelaria; actuaron como padrinos don Francisco Díaz y doña María Perera, y como testigos don Luís Díaz, don [ilegible] Díaz, don Juan Pestano y otros muchos "Vs. del Beneficio". Se velaron en la misma iglesia de San Pedro el 21 de enero de 1649.



    Procrearon dos hijos:



    A) Doña Catalina Delgado

    Nació en Güimar en 1644, siendo bautizada el 3 de julio de 4icho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; fue su padrino el reverendo padre Fray Juan Méndez, "prior del convento Real de Candelaria".



    Hacia 1660 casó con don Pedro Díaz Gonzalo, hijo de don Gonzalo Díaz y de doña Ana Sebastiana. De esta unión nacieron once hijos, bautizados en Güimar: Doña María (1661); doña Isabel Delgado (1663-1752), esposa desde 1692 de don Juan Pérez de Ledesma; Don Juan Díaz (1665), que casó en 1693 con doña María Gaspar Viera; doña Ana (1667); don Pedro (1669); doña Juana Delgado (1671); doña Catalina Díaz (1676); don Diego (1678); doña Luisa Díaz (1681); doña Inés Díaz (1683), que casó en 1707 con don Joaquín Delgado; y don Mateo Díaz, casado hacia 1704 con doña Luisa Manuel. Don Pedro Díaz Gonzalo fue sepultado en el convento dominico de Güimar el 5 de diciembre de 1721. Le sobrevivió doña Catalina, quien murió en Güimar y recibió sepultura en el mismo convento el 15 de abril de 1735; contaba 90 años de edad y había hecho una memoria simple de testamento; a su sepelio asistió el beneficiado don Juan Alonso Ximénez y se le hicieron dos pausas; había dejado tres oficios a celebrar en dicho convento, así como 30 misas rezadas en éste y en la parroquia.



    B) Don Juan Delgado de Medina {1650-?), alférez de Milicias

    Nació en Güimar en 1650, siendo bautizado el 13 de marzo de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Juan" y fue su padrino el alférez don Luís Díaz y doña Juana Francisca, vecinos de dicho lugar.

    Ingresó en las Milicias Canarias, en las que alcanzó el empleo de alférez. Como tal, en 1675 vendió un tributo de tierras "en Aldea" a don Sebastián Juan, don Blas de León y don Francisco Márquez, ante el escribano don Cristóbal González Salgado de Chasna.



    Ese mismo año, y ante el mismo escribano, vendió al Marqués de Adeje el "tributo de

    las tierras de Arriba". Sin embargo, no figuraba como alférez en 1679, al nacer su hija y sí como "moso libre".



    Vivió sin casar con doña María Felipe Bencomo, hija de don Pedro Delgado, de Chasna, y de doña Luisa María Agustina Rodríguez. Fruto de esta unión fue: Doña Josefa de Medina (1679-1748), bautizada en Güimar, donde casó en 1700 con don Luís Beltrán Roberto, natural de Gran Canaria, notario público y sochantre de la parroquia de San Pedro, fallecido en La Laguna en 1746; fueron padres de don Pedro Roberto de Medina, que también ejerció como notario público de Güimar.



    7.- DON CRlSTÓBAL PÉREZ.,

    Nació en Güimar en 1613, siendo bautizado el 4 de abril de dicho año por el Lcdo. don Marcos Xuárez, beneficiado de dicho lugar y de Candelaria; se le puso por nombre "Cristóbal" y fueron sus padrinos don Bartolomé Delgado y su mujer doña Bárbola González; no tenía óleo ni crisma.



    8.- DON LUIS DÍAZ DE MEDINA, Alférez de Milicias

    Nació en Güimar a comienzos del siglo XVII. Contrajo matrimonio con doña Polonia Pérez, hija de don Luís González Albertos y de doña María Rodríguez Marrero. Fueron vecinos de Güimar. Una vez viudo, contrajo segundas nupcias con doña Juana Díaz, con quien no tuvo sucesión.



    Al igual que su abuelo don Juan Martín " el Rico " don Luís siguió la carrera militar y alcanzó el empleo de alférez en las Milicias Canarias, con el que figuraba entre 1650 y 1661. Fundó 5 memorias de capellanía de misas cantadas y rezadas en la iglesia de San Pedro de Güimar: Una misa cantada de 8 r vD sobre una viña, que lindaba por el pie con el Barranco de Badajoz, por el naciente con serventía de herederos y por arriba y poniente con herederos de don Gabriel Pérez; otra misa rezada de 3 r vD antiguo sobre un pedazo de tierra situado en la Casita de la Cueva de la Mujer , que pagaron los herederos de don Juan y don Francisco de Mena; otra misa de 3 r vD antiguo sobre las casas y cercado de su morada, situada detrás del Tanque, que lindaban por delante con el Barranquillo y serventía, por detrás con la era y tierras de herederos y por encima con tierras de don Cristóbal Ramos, que pagaron los herederos de doña Dominga Cartaya y don Bernardo de Torres; otra misa de 3 r vD antiguo sobre una viña en Chajome, de cuatro fanegadas, que lindaba por abajo con viña de don Juan de Arrosa y herederos de don Sebastián Hernández, por la cabezada aguas vertientes, por la izquierda viña de don Juan Hernández Oliva y don Juan Pérez Gabriel, y por la derecha herederos de don Lázaro Pérez, que pagaban los herederos de don Francisco Núñez; y otra misa de 3 rS vD antiguo sobre una viña en El Mocanal de Pedro Mayor, que lindaba por el naciente con herederos de don Diego Díaz, por el poniente con el callejón, por el pie con el barranco y por la cabezada con el monte, que pagaban los herederos de don José Montijos.



    El testamento del alférez don Luís Díaz fue comprobado en 1682 ante el escribano público don Bernardino Reguilón, de La Laguna. En el mismo dejó una misa cantada cada año a la Santísima Trinidad y otra rezada a la "Ascención de Nro. Sr. JesuXristo".



    Estaba avecindado en Güimar y las casas de su morada estaban situadas detrás del Tanque y poseía bienes en El Mocanal, que dejó a sus hijos don Luís Díaz y don Francisco Díaz.



    Su esposa, doña Juana Díaz, testó primero en 1671 y luego el día anterior a su muerte (18 de febrero de 1696). También impuso una misa de 3 rS vD antiguo sobre una suerte en La Planta , que lindaba por " la montaña de Archaco" con el Vallado, por Güimar con la Era de la Planta , por la ciudad tierras de doña Catalina Sánchez y por el otro lado con tierras de don José Fresneda; así como otra misa de 3 r' vD antiguo sobre la mitad del Cercado y casas de su morada, situados detrás del Tanque, que lindaban por un lado con el barranquillo y serventía, y por arriba con tierras de don Cristóbal Ramos, que pagaban los herederos de don Bernardo de Torres y don Domingo Cartaya. Doña Juana Díaz, "viuda del alféres Luís Días" murió en Güimar el 19 de febrero de 1696 y "la mandaron enterrar en la parroquia de S". Pedro".



    Sólo conocemos dos hijos del primer matrimonio de don Luís con doña Polonia Pérez:



    1.- DON LUIS DÍAZ DE MEDINA, que sigue.



    2.- DON FRANCISCO DÍAZ DELGADO

    Nació en Güimar. Hacia 1664 se casó con doña María (de la O ) Pérez " la Coja ", hija de don Juan Pérez Texera y de doña Catalina Francisca de Torres.



    Frutos de este enlace fueron seis hijos, bautizados en Güimar:



    A) Doña María (Díaz) Pérez Texera

    Nació en Güimar en 1665, siendo bautizada el 6 de enero de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Salvador Pérez; se le puso por nombre "María" y fueron sus padrinos don Juan Delgado y doña María González.



    Heredó al alférez don Luís Díaz, en las tierras de la Gambuesa en Arafo, según consta en una escritura fechada a 6 de abril de 1760.



    El 27 de agosto de 1685 contrajo matrimonio en Güimar con don Simón Rodríguez de Mesa (o de Fleytas), hijo de don Simón Rodríguez y de doña Ángela de Mesa González, por entonces difuntos; los casó y veló el beneficiado don Bartolomé Pérez Sutil, tras ser dispensados de 32 con 42 grado de consanguinidad por el obispo don Bartolomé García Ximénez, según despacho dado en La Laguna el 28 de septiembre de 1684; actuaron como padrinos don Salvador Pérez y doña María Cataño, y como testigos don Ángel Francisco, don Luís Díaz, don Juan Sebastián y otros muchos. Fueron vecinos de Güimar.



    Procrearon nueve hijos: Don Mateo, esposo desde 1714 de doña Catalina Delgado; doña María (1686); don Juan (1688), casado en 1716 con doña María de la Encarnación de Mena; don Francisco (1691); don Tomás (1694); doña Josefa (1697), esposa desde 1718 de don Juan García; don Francisco (1699); don Simón (1702); y don Domingo Rodríguez de Fleitas (1704), casado en 1733 con doña María Benítez. Doña María Pérez fue sepultada el 27 de enero de 1742 en la iglesia de San Pedro; había testado y dejado 16 misas rezadas, ocho en la parroquia y otras tantas en el convento; en su entierro la acompañó el beneficiado con capa y se le hicieron tres pausas por la calle; en la iglesia se le hizo oficio de cuerpo presente, con vigilia y misa cantada, y oficio de sepultura; y al tercer día oficio de honras, también con vigilia, misa cantada y responso; acompañaron en ambas funciones dos capellanes, que dijeron misa; se puso de ofrenda un almud de trigo y una botija de vino.



    Le sobrevivió don Simón Rodríguez de Fleitas, quien falleció en 1744; también había testado.



    B) Don Francisco Díaz Guanche

    Nació en Güimar en 1668, siendo bautizado el8 de enero de dicho año en la iglesia de San Pedro por el Br. don Salvador Pérez, "Beneficiado de la parroquial"; se le puso por nombre "Francisco" y fueron sus padrinos don Juan Delgado y doña Beatriz Pérez, vecinos de dicho lugar.



    Hacia 1705 se unió en matrimonio con doña María Rodríguez.

    Tuvieron cinco hijos, bautizados en Güimar: Don Francisco (1706); don Pedro (1709); don Juan (1712); doña María Rodríguez Guanche (1714-1745); y doña Isabel (1716).



    Doña María Rodríguez murió en 1750. Le sobrevivió don Francisco Díaz Guanche, quien falleció en Güimar y fue sepultado en la iglesia parroquial de San Pedro el 20 de diciembre de 1754; estaba apunto de cumplir los 87 años de edad y no había testado; a su sepelio asistió el beneficiado con Juan Alonso Ximénez con capa, se le hicieron tres pausas, oficio de vigilia, misa cantada y oficio de sepultura. En la partida de defunción se destacaba su profesión de "barbero".



    C) Doña Catalina

    Nació en Güimar el 23 de octubre de 1670, siendo bautizada tres días después en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Salvador Pérez; se le puso por nombre "Catalina" y fueron sus padrinos don Juan Delgado y doña Isabel Monzona, de la misma vecindad.



    D) Don Luís

    Nació en Güimar el l de marzo de 1673, siendo bautizada cuatro días después en la iglesia de San Pedro por Fray Manuel Galván, teniente del beneficiado don Bernardo Lene Llarena; se le puso por nombre "Luís" y fueron sus padrinos don Luís Delgado y doña Beatriz Texera.



    E) Doña Ana Díaz

    Nació en Güimar el 27 de junio de 1675, siendo bautizada tres días después en la iglesia de San Pedro por el Br. don Bartolomé Pérez Sutil, beneficiado de dicho lugar y de Candelaria; se le puso por nombre "Ana" y fueron sus padrinos don Pedro Hernández y doña María Jiménez, de la misma vecindad.



    Hacia 1701 se casó con don Domingo (o Diego) Izquierdo, hijo de don Gonzalo Izquierdo y de doña Sebastiana María. De esta unión nacieron cinco hijos, bautizados en Güimar: Don Salvador (1702); don Luís (1704); don Juan (1706), casado en 1734 con doña María Andrés Núñez; doña Brígida (1707); y don Francisco (1709).



    F) Don José

    Nació en Güimar el 12 de agosto de 1678, siendo bautizado dos días después en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Bartolomé Pérez Sutil; se le puso por nombre "José" y fue su padrino don Francisco Rodríguez, de la misma vecindad.



    DON LUIS DÍAZ DE MEDINA

    Nació en Güimar. Hacia 1665 contrajo matrimonio en la misma localidad con doña María de la O Sabina (o Texera), hija de don Francisco Texera y de doña María de la O (casados en 1635). Don Luís ya estaba difunto en 1693.



    Tuvieron siete hijos, bautizados en Güimar:



    1.- DOÑA JUANA DÍAZ SABINA

    Nació en Güimar. El 14 de julio de 1693 contrajo matrimonio con don Francisco Manuel Pérez, hijo de don Pedro Manuel y de doña María Pérez, difuntos; los casó y veló el Br. don Bartolomé Pérez Sutil, "Beneficiado de dhos lugares", tras haber sido dispensados por el obispo don Bernardo de Vicuña y Suazo de 3º con 4º grado de consanguinidad; actuaron como padrinos don Bernardo Díaz y doña María de la Concepción , y como testigos don Juan Manuel, don Pedro Manuel y don Joaquín Núñez, vecinos de dicho lugar.



    Frutos de esta unión fueron siete hijos:



    A) Don Juan

    Nació en Güimar el 6 de diciembre de 1694, siendo bautizado seis días después en la iglesia de San Pedro por el Br. don Juan García de Calzadilla, "Beneficiado Servidor de dicha iglesia y su partido"; se le puso por nombre "Juan" y fueron sus padrinos don Bernardo Díaz y doña María Flores, vecinos de dicho lugar.



    B) Doña María Manuel Díaz

    Nació en Güimar el 30 de octubre de 1696, siendo bautizada el 4 de noviembre inmediato en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Bartolomé Pérez Sutil; se le puso por nombre "María" y fueron sus padrinos don Juan Manuel y doña Catalina Francisca, de la misma vecindad.



    El 16 de abril de 1727 contrajo matrimonio en la iglesia de San Pedro de Güimar con don Juan Rodríguez Márquez, hijo de don Juan Rodríguez Márquez y de doña María de Torres; celebró la ceremonia don Domingo de Páez y Galdona, beneficiado de dicha parroquial y de la de Santa Ana de Candelaria, actuando como testigos don Juan Delgado Trinidad, el alférez don Diego Alonso y don Juan Gaspar, vecinos de dicho Lugar. Texera y de doña María de la O (casados en 1635). Don Luís ya estaba difunto en 1693.

    Tuvieron siete hijos, bautizados en Güimar:



    1.- DOÑA JUANA DIAZ SABINA

    Nació en Güimar. El 14 de julio de 1693 contrajo matrimonio con don Francisco Manuel Pérez, hijo de don Pedro Manuel y de doña María Pérez, difuntos; los casó y veló el Br. don Bartolomé Pérez Sutil, "Beneficiado de dhos lugares", tras haber sido dispensados por el obispo don Bernardo de Vicuña y Suazo de 3º con 4º grado de consanguinidad; actuaron como padrinos don Bernardo Díaz y doña María de la Concepción , y como testigos don Juan Manuel, don Pedro Manuel y don Joaquín Núñez, vecinos de dicho lugar.



    Frutos de esta unión fueron siete hijos:



    A) Don Juan

    Nació en Güimar el 6 de diciembre de 1694, siendo bautizado seis días después en la iglesia de San Pedro por el Br. don Juan García de Calzadilla, "Beneficiado Servidor de dicha iglesia y su partido"; se le puso por nombre "Juan" y fueron sus padrinos don Bernardo Díaz y doña María Flores, vecinos de dicho lugar.



    B) Doña María Manuel Díaz

    Nació en Güimar el 30 de octubre de 1696, siendo bautizada el 4 de noviembre inmediato en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Bartolomé Pérez Sutil; se le puso por nombre "María" y fueron sus padrinos don Juan Manuel y doña Catalina Francisca, de la misma vecindad. El 16 de abril de 1727 contrajo matrimonio en la iglesia de San Pedro, de Güimar con don Juan Rodríguez Márquez, hijo de don Juan Rodríguez Márquez y de doña María de Torres; celebró la ceremonia don Domingo

    de Páez y Galdona, beneficiado de dicha parroquial y de la de Santa Ana de Candelaria, actuando como testigos don Juan Delgado Trinidad, el alférez don Diego Alonso y don Juan Gaspar, vecinos de dicho Lugar.



    De esta unión nacieron cuatro hijos: Doña Josefa (1728); doña María (1729); don Juan (1731), casado en 1752 con doña Manuela de Viera; y doña Josefa (1734), que casó en 1755 con don Domingo de Castro.



    Don Juan Márquez recibió sepultura en la iglesia de San Pedro de Güimar el 12 de octubre de 1743. Le sobrevivió doña María Manuel.



    C) Don Francisco Manuel Bencomo

    Nació en Güimar el 18 de enero de 1699, siendo bautizado cuatro días después en la iglesia de San Pedro por el beneficiado, aunque "por necesidad le abia echado el agua Pedro Mena"; se le puso por nombre "Francisco" y actuó como padrino el citado don Pedro de Mena, de la misma vecindad.



    El 6 de octubre de 1726 se unió en matrimonio en la iglesia de San Pedro de Güimar con doña Josefa Marrero Fariña (o Fariña Marrero o Delgado Fariña), hija de don Juan Marrero Fariña y de doña Isabel Delgado; los casó y veló el beneficiado don Domingo de Páez y Galdona, siendo testigos don José Delgado y don Ángel Marrero, de la misma vecindad.



    Procrearon siete hijos: doña Manuela, casada en 1757 con don Cristóbal Hernández Oliva; doña María (1728); don José (1730), esposo desde 1756 de doña María Concepción Galdona; doña Inés (1730), gemela del anterior; don José (1732); don Francisco (1734); y doña Damiana (1737), que casó en 1758 con don Pedro Leandro García Delgado, que fue síndico personero y alcalde de Güimar.



    D) Doña Ana Díaz (o Delgado)

    Nació en Güimar el 22 de julio de 1701, siendo bautizada cuatro días después en la iglesia de San Pedro por Fray Tomás González, "Religioso de la orden de predicadores", con licencia del beneficiado don Bartolomé Pérez Sutil; se le puso por nombre "Ana" y fue su padrino don Francisco Pérez, vecino de dicho lugar.



    En 9de octubre de 1727 se casó en la iglesia de San Pedro de Güimar con don Juan Pérez Izquierdo, hijo de don Juan Pérez Izquierdo y de doña Catalina Ximénez; los casó y veló el beneficiado don Domingo de Páez y Galdona, siendo testigos don Bernardo Díaz, don Francisco de Torres.y don Juan Díaz, vecinos de dicho Lugar.



    Tuvieron siete hijos: Doña María (1729), casada en 1752 con don Juan de la Cruz de Mena; don Juan (1730), esposo desde 1775 de doña Juana de Baute Rodríguez; don José (1733), que casó en 1756 con doña Catalina Rodríguez Delgado; don Luis (1737); don Agustín (1739); doña Josefa (1745), casada en 1773 con don Bernardo Delgado; y don Francisco, esposo desde 1765 de doña María González de Campos.



    E) Don Luís Manuel Delgado

    Nació en Güimar el 15 de febrero de 1704, siendo bautizado cuatro días después en la iglesia de San Pedro por don Francisco Hernández de la Rosa , teniente de beneficiado; se le puso por nombre "Luis" y fue su padrino don Cristóbal Izquierdo, de la misma vecindad.



    El 24 de abril de 1729 contrajo matrimonio en la iglesia de San Pedro de Güimar con doña Catalina Rodríguez de Mesa, hija de don Juan Rodríguez Santiago y de doña María Albertos, naturales y vecinos del Lugar de Candelaria; los casó y veló el beneficiado don Domingo de Páez y Galdona, siendo testigos don José Hernández, don Juan Hernández y, don Francisco Manuel, de la misma vecindad.



    F) Doña Isabel Manuel Díaz (o Delgado)

    Nació en Güimar el 8 de octubre de 1706, siendo bautizada cuatro días después en la iglesia de San Pedro por el teniente de beneficiado don Francisco Hernández de la Rosa ; se le puso por nombre "Isabel" y fue su padrino don Pablo Hernández Texera, vecino de dicho lugar.



    El 31 de octubre de 1729 se unió en matrimonio en la iglesia de San Pedro de Güimar a don Juan Marrero Fariña, alias " el Bueno de Agache", hijo de don Juan Marrero Fariña y de doña Isabel Delgado; los casó y veló el beneficiado don Domingo de Páez y Galdona, siendo testigos don Pedro Díaz, don Ángel Marrero y don Francisco de Torres, vecinos de dicho Lugar. La pareja se estableció en Agache, donde nacieron nueve hijos: Don Juan (1730), que tuvo descendencia con doña Josefa Díaz; doña Isabel (1731); doña María (1733), casada en 1756 con don Domingo Rodríguez de Fleytas; doña Juana (1735); don Gregorio (1737); don Amaro (1740), que casó en 1767 con doña Manuela Ramos de la Rosa ; don Domingo (1742); doña Antonia (1747); y doña Inés Marrero. Don Juan Marrero fue sepultado en la iglesia de San Pedro el 25 de diciembre de 1764; había testado en 1760.



    (Continuará)





    Diciembre 2007



    Fotografía, Chimaje (El Escobonal) en 1930, tomada de: www.gobiernodecanarias.org/educacion/3/Usr/cepaguimar/AULAS/aulas.htm



    Fuente consultada:

    Octavio Rodríguez Delgado

    El Dr. Don Agustín Díaz Núñez

    Su vida, su familia y su obra (2 tomos)

    Edición: Caja Rural de Tenerife, Cabildo Insular de Tenerife, Cajacanarias.

    ISBN: 84-7985-046-9. Santa Cruz de Tenerife, 1996.

    28 de agosto de 2008 10:52
    Suprimir
    Blogger Antonio Dorta dijo...

    DE APELLIDOS CANARIOS Y EUROPEOS (III)



    Kebehi Benchomo





    --



    F) Don Diego Delgado de Medina

    Nació en Güímar en 1643, siendo bautizado el 12 de octubre de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Diego" y fueron sus padrinos don Alejandro López y doña María Gerónima, de la misma vecindad.



    El 16 de marzo de 1692 contrajo matrimonio en Güímar con su prima hermana doña Florencia María Pérez, hija de don Juan Gaspar Delgado Natural y de doña Florencia María Rodríguez; los casó el Br. Don Bartolomé Pérez Sutil, beneficiado de las iglesias parroquiales de Güímar y Candelaria, "en virtud de la licencia de Su mrd el Dr. Dn. Diego Vazquez Botello Dean de la Sta. Yglesia Catedral de Canaria Provisor y Vicario general de este Obispado", por auto dado en Canaria a 16 de octubre de 1691, en el que se reconocía la dispensa a su segundo grado de consanguinidad dada por el Papa Alejandro VIII, expedida en Roma; fueron sus padrinos don Antonio Delgado y doña María Delgado, y testigos don Mateo de Fonseca y Mexía, don Juan Delgado de la Trinidad y don Manuel Díaz Bencomo, vecinos de dicho lugar. Se velaron en la misma iglesia de San Pedro el 28 del inmediato mes de abril, celebrando la ceremonia Fray Cristóbal Betancur "de la orden de predicadores", con licencia del beneficiado Lcdo., don Bartolomé Pérez Sutil; actuaron como padrinos los mismos de su matrimonio y como testigos don Manuel Díaz Bencomo, don Domingo Pérez y otros muchos, todos vecinos de Güímar.



    Doña Florencia María fue sepultada en la iglesia de San Pedro el 23 de abril de 1720, a los 67 años de edad; a su sepelio asistió el beneficiado con capa; se le hicieron tres pausas por la calle y oficio de cuerpo presente, con vigilia y misa cantada, oficio de sepultura y se dieron las gracias; al día siguiente se celebró el oficio de honras. En el momento de su muerte se hallaba viuda de don Diego Delgado.



    Habían tenido tres hijos: Don Domingo (1693); doña María Ana Delgado (1695), casada en 1713 con don Gabriel Pérez Manuel; doña Rosa María Delgado (1696), esposa desde 1722 de don José García Leandro.



    G) Don Luís Delgado

    Nació en Güímar en 1645, siendo bautizado el 12 de noviembre de dicho año por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Luís" y fueron sus padrinos don Juan Fernández Cano y doña María Ramos, vecinos de dicho lugar. El 20 de octubre de 1647 se le puso el "oleo y chrisma".



    Tuvo un hijo natural con doña Juana Rodríguez, nacida en el mismo pueblo (bautizada el l0 de marzo de 1652) e hija de don Feliciano Rodríguez y de doña Tomasa Rodríguez: Don Juan Francisco Delgado Sol (1670), casado en 1697 en Santa Cruz de Tenerife con doña Ángela María López, nacida también en Güímar en 1675 e hija de don Salvador López y de doña Ángela María Rodríguez. Éstos fueron padres del "Muy Rvdo. Padre" Fray Jacob Antonio Delgado Soró, provincial franciscano.



    En 1671 don Luís Delgado y su hermana doña María Pérez fueron padrinos de "Juan", hijo de don Juan Hernández Trabaxado y de doña Ángela Francisca, bautizado en la iglesia de San Pedro de Güímar.



    El 16 de agosto de 1682 don Luís contrajo matrimonio en Güímar con doña María de Fresneda, hija de don Juan de Fresneda y de doña María Marrero; los casó y veló el Br. don Bartolomé Pérez Sutil, beneficiado de Güímar y Candelaria, tras ser dispensados de un 4º grado de consanguinidad por una línea y de un 3º con 4º por otra; actuaron como padrinos don Juan de Fresneda y Dueño y doña Juana de Horosco y Santa Cruz, y como testigos don Pedro Marrero, don Juan Pestano y otros muchos.



    De este enlace nacieron siete hijos: Doña Manuela (1683), casada en 1708 con don Juan de Torres de Mena; doña María (1685); don Juan Delgado de Medina (1688-1766), esposo desde 1716 de doña Catalina Flores; doña Rosa (1690); doña Teresa Delgado (1693-1735), casada en,1716 con don Gregorio de Torres; don Francisco (1696), unido en matrimonio en 1722 con doña María Flores; y doña Josefa Delgado Fresneda (o de Medina) (1699).



    Doña María Fresneda recibió sepultura en la iglesia de San Pedro el 12 de enero de 1742; había testado. En el momento de su muerte se hallaba viuda de don Luís Delgado.



    H) Don Cristóbal

    Nació en Güímar en 1648, siendo bautizado el 12 de enero de dicho año por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Cristóbal" y fueron sus padrinos don Juan Rodríguez Vicente y doña Gerónima González, vecinos de dicho lugar.



    I) Doña María Pérez

    Nació en Güímar en 1650, siendo bautizada el 7 de agosto de dicho año en la iglesia de San Pedro por el Lcdo. don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "María" y fueron sus padrinos don Juan Delgado y doña María Sebastiana, de la misma vecindad.



    El 1 de febrero de 1676 contrajo matrimonio en su pueblo natal con don Pedro Hernández, hijo de don Sebastián Hernández y de doña Inés Díaz; los casó y veló el beneficiado don Bartolomé Pérez Sutil, actuando como padrinos el alférez don Luís Díaz y doña Juana Díaz, y como testigos don Juan Delgado, don Cristóbal Delgado, don Juan Pestano "y otros muchos", todos vecinos de dicho lugar. No tuvieron sucesión.



    2.- DON JUAN GASPAR DELGADO NATURAL

    Nació en Güímar y fue conocido también con el nombre de don Juan Delgado, sobre todo a partir de 1659.



    Hacia 1631 se casó con doña Florencia María Pérez, hija de don Pedro (o Francisco) Rodríguez y de doña Jacobina Rodríguez. Doña Florencia María murió el 5 de octubre de 1661, después de testar. Le sobrevivió don Juan Gaspar Delgado, quien falleció en Güímar el 31 de diciembre de 1671 y recibió sepultura en la iglesia de San Pedro. Habían procreado 15 hijos:



    A) Doña Luisa Delgado

    Nació en Güímar. El 17 de octubre de 1650 contrajo matrimonio en Güímar con don Juan Matías, hijo de don Matías Rodríguez y de doña María Fariña; los casó y veló el Dr. don Juan Díaz de Lugo, "Cura y Beneficiado de San Pedro de Güímar y. Santa Ana de Candelaria", actuando como padrinos don Francisco Luís y doña María Matías, y como testigos don Matías González, don Luís Díaz, don Salvador Rodríguez y otros muchos vecinos del citado lugar.



    Tuvieron ocho hijos: Don Juan ((el Cojo" (1652), casado hacia 1682 con doña Luisa García; don Francisco (1654), esposo desde 1690 de doña Catalina Francisca; don Cristóbal (1655); doña María (1657), casada en 1680 con don Juan González, vecino del Pago de La Zarza ; doña Bárbara (1659), que casó en 1687 con don Juan de Arrosa; doña Isabel (1663), esposa desde 1692 de don Juan Díaz Gonzalo; don Esteban (1665); y don Antonio, casado en 1694 con doña Mariana Rodríguez (o Hernández).



    B) Don Juan Gaspar Delgado (el Cojo)

    Nació en Güímar en 1632, siendo bautizado el 15 de enero de dicho año en la iglesia de San Pedro por don Francisco Fernández Barroso, Beneficiado electo de la parroquia de Señor San Pedro deste lugar y de las demas yglesias deste beneficio"; se le puso por nombre "Juan" y fue su padrino el capitán don Feliciano de Gallegos, "alcalde deste lugar".



    Hacia 1659 se unió en matrimonio con doña Catalina Francisca de Viera, hija de don Pedro de Viera y de doña Ana Delgado. De esta unión nacieron ocho hijos, bautizados en Güímar: Don Juan (1660); doña María (1662); doña María (1663); doña Ángela Francisca (1665), esposa de don Pedro García; doña María Gaspar Viera (1668-1742), casada en 1693 con don Juan Díaz Delgado; don Joaquín Delgado (1671), esposo desde 1707 de doña Inés Díaz; don Cayetano Delgado (1674), esposo desde 1707 de doña Luisa Delgado, fueron vecinos del " Pago de Chimage", más conocido como El Escobonal; doña María de San Amaro (1676-1755), casada en 1708 con don Cristóbal Rodríguez Márquez.



    C) Don Cristóbal Delgado

    Nació en Güímar en 1634, siendo bautizado el11 de junio de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Francisco Fernández Barroso; fueron sus padrinos don Cristóbal de Fonseca y Mexía y doña Beatriz González.



    Hacia 1666 se casó con su prima hermana doña Francisca Pérez Viscayna, hija de don Gaspar Pérez y de doña Luisa Agustina. De este enlace nacieron cinco hijos, que fueron bautizados en Güímar: Doña María (1666); doña María (1670), esposa desde 1708 de don Juan Gaspar Andrés; don Gaspar Delgado (1673), casado hacia 1705 con doña Catalina Díaz; don Juan (1676); y doña Catalina Viscayna, casada hacia 1697 con don Cristóbal Bello. [Véase III.4.C]



    D) Don Gaspar

    Nació en Güímar en 1636, siendo bautizado el 9 de febrero de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado Br. don Francisco Fernández Barroso; se le puso por nombre "Gaspar" y fueron sus padrinos don Gaspar Delgado y su hermana doña María Delgado.



    E) Doña Bárbara González (o Francesa)

    Nació en Güímar en 1639, siendo bautizada el 24 de febrero de dicho año en la iglesia de San Pedro por el presbítero Lcdo. don Juan de Mesa,"con licencia del beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Bárbara" y fueron sus padrinos don Cristóbal de Fonseca y doña María Delgado, vecinos de dicho lugar.



    Hacia 1667 contrajo matrimonio con don Juan Delgado Trinidad (o Delgado Labrador), diez años más joven e hijo del capitán don Juan Delgado Llarena y de doña Bárbara (o Bárbola) Francesa (o González). La pareja se estableció en el Pago de Fasnia, donde nacieron sus cuatro hijos:



    Don Juan Delgado Trinidad (1666-1739), alférez de Milicias, casado en 1716 con doña Anastasia Díaz; don Bartolomé (1671), que murió en su niñez; doña Bárbara González Trinidad (1679), bautizada en Arico, donde casó en 1708 con el capitán de Artillería, y anteriormente clérigo minorista, don Francisco González Mexías, vecino de Fasnia; y don Francisco Delgado Trinidad (1680), que murió de corta edad. Los días I y 28 de abril de 1695 fallecieron dos de sus hijos, que recibieron sepultura en el convento de Güímar, sin especificarse sus nombres.



    A partir de 1680 don Juan comenzó a usar los apellidos "Delgado Trinidad", que en adelante mantendrán todos sus descendientes. Llegó a poseer esclavos, por lo menos una llamada Mónica González que tuvo dos hijos, Ambrosio (1678) y Marta (1681), ambos bautizados en Güímar.



    Al igual que su padre, y que su abuelo el capitán don Juan Delgado de Adeje, don Juan Delgado Trinidad siguió la carrera militar, aunque no pasó de alférez de Milicias, empleo que aún no ostentaba en 1681.



    Doña Bárbara González fue sepultada en la iglesia de San Pedro el l0 de junio de 1722, ya viuda de don Juan Delgado Trinidad; contaba 83 años de edad y había testado; la acompañó por la calle el beneficiado con capa, haciéndosele encomienda y seis pausas, mientras que en la parroquia se le hizo oficio de sepultura con vigilia y misa cantada; acompañaron al entierro cuatro capellanes sacerdotes de dicha parroquia y los religiosos del convento dominico de la localidad, así como un religioso franciscano, todos los cuales "asistieron al oficio y dijeron misa por la difunta"; y al segundo día se le hizo oficio de honras, igualmente con vigilia y misa cantada, y asistencia de los indicados capellanes y religiosos; asimismo se le "dieron gracias" y se cantaron responsos con capa sobre su sepultura, "encendiendo dos cirios en ella todos los domingos del año".



    Su hijo, heredero y albacea don Juan Delgado Trinidad repartió "con algunos sacerdotes muchas misas".



    F) Don Francisco Delgado Guanche

    Nació en Güímar en 1642, siendo bautizado el 27 de abril de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Francisco" y fueron sus padrinos don Francisco Tejera y doña María de la O , de la misma vecindad.



    El 2 de octubre de 1673 se unió en matrimonio en Güímar a doña Luisa María González, hija de don Salvador López y de doña Ana María; los casó y veló don Bernardo Lene Llarena, "Beneficiado de las iglesias parroquiales de Sta. Ana de Candelaria y San Pedro de Guimar por Su magestad"; actuaron como padrinos don Lázaro Ramos y doña Ana Díaz, su mujer, y como testigos el alférez don Luís Díaz, don Asensio Perera, el alférez don Juan Rodríguez Adrián y otros muchos. Fue su único hijo: Don Antonio Guanche Delgado (1675), casado hacia 1700 con doña Isabel González Núñez.



    Una vez viudo de doña Luisa María, el 24 de octubre de 1687 don Francisco celebró segundas nupcias en Güímar con doña María Flores, viuda de don Juan Díaz e hija de don Alejandro López y de doña María Díaz Flores; los casó y veló el Br. don Bartolomé Pérez Sutil, "Beneficiado de dho lugar y demás de su jurisdiccion"; fueron sus padrinos don Francisco Rodríguez y doña Juana Díaz, y testigos don Juan Rodríguez Adrián, don Diego Delgado y don Luís Delgado, de la misma vecindad.



    Tres fueron los hijos de este segundo enlace: Doña Francisca Viscayno (1687-1757), que casó en 1708 con don Juan González Grillo; doña Catalina Guanche Flores (1689), casada en 1716 con don Juan Delgado de Medina, quien murió viudo en 1766; y don Juan Delgado Guanche (1692), esposo desde 1716 de doña María Francisca de las

    Nieves Mederos.



    G) Doña Juliana Pérez

    Nació en Güímar en 1644, siendo bautizada el 26 de diciembre de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Juliana" y fue su padrino el alférez don Nicolás Marrero, vecino de Arafo. El 24 de noviembre de 1675 contrajo matrimonio en la iglesia de San Pedro con don Juan Ximénez, hijo de don Alonso Ximénez y de doña Ana Miguel, por entonces difunta; los casó el Br. don Bartolomé Pérez Sutil, beneficiado de Güímar y Candelaria, actuando como padrinos don Lucas González Fariña y doña Luisa Delgado, y como testigos el alférez don Luís Díaz, el alférez don Juan Delgado y otros muchos, todos vecinos de dicho lugar. Fue único hijo de este enlace: Don Juan Ximénez (1669), casado con doña Luisa Ximénez de Rojas.



    Doña Juliana Pérez murió en Güímar el l0 de junio de 1677. Le sobrevivió don Juan Ximénez, quien el 1 de octubre de 1687 contrajo segundas nupcias en Güímar con doña Isabel de la Cruz , hija de don Francisco de la Cruz y de doña Catalina Gómez, de la misma vecindad; los casó y veló el beneficiado Pérez Sutil, después de haber sido dispensados de 32 grado de consanguinidad por una línea y de 42 por otra por el obispo de estas Islas don Bartolomé García Ximénez; actuaron como padrinos don Gaspar Gómez y doña María Gaspar, su hija, y como testigos don Juan Domingo, a los 88 años de edad; había testado y a su entierro asistió el beneficiado con capa, quien le hizo una pausa en la calle, por la que también acompañaron tres capellanes.



    Tuvieron siete hijos: Don Juan (1695), casado en 1719 con doña Marta Francisca de Fresneda; doña Bernarda (1697), esposa desde 1725 de don Agustín Rodríguez Bethencourt; don José Delgado Natural, que casó en 1732 con doña Marta de Torres y testó en 1764; doña María (1700); doña Cecilia (1703), casada en 1731 con don Mateo Díaz; doña Josefa (1706); y don Diego Delgado Corona (1713), casado en Candelaria en 1735 con doña Catalina Rodríguez Castellano.



    M) Doña María

    Nació en Güímar en 1667, siendo bautizada el 15 de abril de dicho año en la iglesia de San Pedro por Fray Sebastián Pérez "de la orden de predicadores", con licencia del Br. don Salvador Pérez; se le puso por nombre "María" y fueron sus padrinos don Cristóbal González de Fleitas y doña Ana María, vecinos de dicho lugar.



    N) Don Amaro Marrero Fariña

    Nació en Güímar en 1670, siendo bautizado el5 de junio de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Salvador Pérez; se le puso por nombre "Amaro" y fueron sus padrinos don Diego Delgado y doña María Pérez, de la misma vecindad. .



    Hacia 1699 se casó con doña María Ximénez Núñez, hija de don Juan Núñez Ximénez y de doña Juana Francisca. Fueron vecinos de Güímar", donde nacieron y fueron bautizados seis hijos: Doña María (1698); don Juan (1700); doña Josefa Díaz (1703), casada en 1727 con don Diego Hernández; doña Ana (1709); doña Francisca (1714); y doña Juana Marrero (1716), esposa desde 1740 de don Matías Hernández Bello.



    3.- DON GABRIEL PÉREZ DELGADO

    Nació en Güímar. El 26 de octubre de 1637 contrajo matrimonio en la iglesia de San Pedro Apóstol con doña Beatriz González, hija de don Francisco Rodríguez Fariña y de doña María de Torres; los casó y veló el Br. don Juan Díaz de Lugo, beneficiado de Güímar y Candelaria; fueron sus padrinos don Cristóbal Ximénez y doña María Francisca, su mujer, y actuaron como testigos don Gaspar García de Guzmán, don Lázaro González y don Alonso García, de la misma vecindad.



    Doña Beatriz González murió en Güímar el 27 de agosto de 1666 y recibió sepultura en la iglesia de San Pedro. Le sobrevivió don Gabriel, quien ya había muerto en 1683.

    Frutos de esta unión fueron siete hijos:



    A) Doña María

    Nació en Güímar en 1638, siendo bautizada el 8 de agosto de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "María" y fueron sus padrinos don Miguel Pérez y doña Bárbola Francesa, vecinos de dicho lugar.



    B) Don Luís Pérez Delgado

    Nació en Güímar en 1639, siendo bautizado el 15 de diciembre de dicho año en la iglesia de San Pedro por el Br. don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Luís" y fueron sus padrinos don Juan de Torres y doña Florencia Rodríguez, de la misma vecindad.



    Hacia 1663 se unió en matrimonio a doña Catalina Alonso, hija de don Juan Alonso de los Reyes y de doña Leonor Texera. Tuvieron cinco hijos: Don Juan (1664), bautizado en Güímar; don Juan (1666), bautizado en Candelaria como el resto de sus hermanos; doña María (1669); doña María (1671); y doña Catalina (Pérez) Alonso (1673), casada en 1693 con don Domingo Hernández Oliva.



    Doña Catalina Alonso testó y murió en 1718. Le sobrevivió don Luís Pérez Delgado, quien recibió sepultura en la iglesia de San Pedro de Güímar el 17 de septiembre de 1721, a los 81 años de edad; había testado y dejado 47 misas rezadas por su alma, de las cuales 42 se habían de decir en la parroquia y 5 en el convento dominico de la localidad; a su entierro asistió el beneficiado con capa e hizo tres pausas por la calle; en la parroquia se le hizo oficio de cuerpo presente, con vigilia y misa cantada, y oficio de sepultura; y al segundo día oficio de honras, también con vigilia y misa cantada; para sus honras se dio de ofrenda un almud de trigo y un cuarterón de vino.



    C) Doña Luisa

    Nació en Güímar en 1641, siendo bautizada el 1 de noviembre de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Luisa" y fueron sus padrinos don Juan Delgado y doña María Delgado, vecinos de dicho lugar.



    D) Don Juan Pérez Gabriel Delgado (o Medina)

    Nació en Güímar en 1643, siendo bautizado el l0 de diciembre de dicho año en la iglesia de San Pedro por el Br. don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Juan" y fueron sus padrinos don Francisco Gabriel, vecino de Arafo, y doña Juana Díaz, que lo era del Lugar de Güímar. Hacia 1670 se casó con doña Ana María Díaz de Armas, hija de don Blas González y de doña Ana González, naturales y vecinos del Pago de La Zarza.



    Tuvieron doce hijos, bautizados en Güímar: Don Juan (1671); doña María (1673); doña Ana (1675); doña Beatriz (1678); don Juan (1680); don Juan (1681), casado hacia 1706 con doña María Francisca; don Gaspar (1683); doña María (1684), esposa desde 1704 de don Francisco Fariña, de Candelaria; doña Luisa (1685); doña Catalina María Pérez (1688), casada en 1710 con don Francisco Díaz de Medina; doña Brígida (1691), casada hacia .1710 con don Gaspar Díaz; y doña Florencia (1694), esposa desde 1717 de don Juan Delgado Texera.



    E) Doña María Pérez

    Nació en Güímar en 1646, siendo bautizada el 7 de febrero de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "María" y fueron sus padrinos don Cristóbal de Fonseca y Mexía, "Vecino de la ciudad", y doña Luisa Viscayno, que lo era del Lugar de Güímar.



    Hacia 1660 contrajo matrimonio con don Pedro Manuel, hijo de don Manuel González y de doña María González. Procrearon once hijos, bautizados en Güímar: Don Felipe (1661), casado hacia 1685 con doña Ana María Delgado; doña María (1662), casada hacia 1696 con don Domingo Yanes; don Francisco Manuel (1664), esposo desde 1693 de doña Juana Díaz; doña María Pérez (1667), casada en 1695 con don Bonifacio de Campos; don Juan (1670); doña María Pérez Manuel (1673), que casó hacia 1699 con don Cristóbal Díaz Núñez y, una vez viuda, en 1710 contrajo segundas nupcias con don Juan Díaz Gonzalo; don Juan Manuel (1674), esposo desde 1694 de doña Isabel González Albertos; don Pedro Manuel (1677); doña Luisa Manuel (1681-1758), casada hacia 1704 con don Mateo Díaz de Medina; doña Beatriz Manuel González (1684), esposa desde 1713 de don Juan de Castro Delgado; don Gabriel Mas Pérez (1688), que casó en 1713 con doña María Delgado de Medina y, una vez viudo, en 1733 se unió a doña Ángela Delgado.



    El 18 de diciembre de 1715 don Pedro Manuel recibió sepultura en la iglesia de San Pedro. Sólo cinco días después, el 23 de ese mismo mes, le acompañó al sepulcro su esposa doña María Pérez, que también fue sepultada en la citada iglesia; a su entierro la acompañó el Beneficio con capa y se le hicieron dos pausas por la calle, más un oficio de cuerpo presente, con vigilia y misa cantada, y oficio de sepultura; y al segundo día se le hizo oficio de honras, también con vigilia y misa cantada, y se dieron gracias; se puso de ofrenda un almud y medio de trigo y cuatro cuartillos de vino.



    F) Doña Ángela

    Nació en Güímar en 1648, siendo bautizada el 1 de septiembre de dicho año en la iglesia de San Pedro por Fray Álvaro Diepa, "religioso del padre Santo Dommgo" en ausencia del beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Ángela" y fueron sus padrinos don Francisco Núñez Ramírez y doña María Sebastiana.



    G) Doña Águeda Pérez

    Nació en Güímar en 1655, siendo bautizada el 12 de septiembre de dicho año en la iglesia de San Pedro por el Lcdo. Don Gonzalo Rodríguez Coello, “cura y beneficiado desta Parroquia del Sr. Sant Pedro de Guimar y Sta. Anna de Candelaria”; se le puso por nombre " Águeda" y fueron sus padrinos el alférez don Luís Díaz y doña Ana González, de la misma vecindad.



    El3 de julio de 1683 se unió en matrimonio en la iglesia de San Pedro con don Joaquín García González, hijo de don Pedro García y de doña Ana González; los casó y veló el Br. don Bartolomé Pérez Sutil, beneficiado de Güímar y Candelaria, después de haber sido dispensados de 3º grado de consanguinidad; fueron sus padrinos don Juan Pérez y doña Ana María, y actuaron como testigos don Francisco González y don Pedro Hernández.



    Tuvieron seis hijos: Don Gregorio (1683); doña Lucía García (1684); doña María Pérez García (1687), casada en 1719 con don Francisco Rodríguez; doña Josefa García (1690); doña Juana (1694); y doña Ana García (1698), esposa desde 1728 de don Ignacio de Castro.



    Doña Águeda Pérez recibió sepultura en la iglesia de San Pedro el 22 de agosto de 1716, apunto de cumplir los 61 años de edad; había testado y dejado 40 misas por su alma, que se debían de decir en la parroquia y en los conventos de la jurisdicción; en su entierro le acompañó el beneficiado con capa e hizo tres pausas por la calle, y en la parroquia se le hizo un oficio, con vigilia y misa cantada, y otro de sepultura; el día 25

    se le hizo el oficio de honras, también con vigilia y misa cantada; se puso de ofrenda un almud y medio de trigo y un cuarterón de vino. Le sobrevivió su marido.



    4.- DON GASPAR PÉREZ (o DELGADO)

    Nació en Güímar. El 30 de enero de 1640 contrajo matrimonio en la iglesia de San Pedro de Güímar con doña Luisa Agustina Delgado; los casó y veló el Br. don Juan Díaz de Lugo, cura y beneficiado de las parroquiales de Güímar y Candelaria, actuando como padrinos don Luís Díaz y doña María Delgado, y como testigos don Juan Gaspar, don Gaspar García de Guzmán, don Baltasar Hernández, sacristán, y otros muchos.



    Don Gaspar Pérez fue vecino de Güímar, donde falleció en 1674, recibiendo sepultura en la iglesia de San Pedro. Frutos de su unión con doña Luisa fueron 12 hijos:



    A) Doña María

    Nació en Güímar en 1641, siendo bautizada el 8 de enero de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "María" y fue su padrino don Andrés Marrero, vecino de dicho lugar.



    B) Don Ángel

    Nació en Güímar en 1643, siendo bautizado el 6 de marzo de dicho año en la iglesia de San Pedro por el Br. don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre " Ángel" y fueron sus padrinos don Matías González y doña Bárbola Francisca, vecinos de dicho lugar.



    C) Doña Francisca Pérez Viscayna

    Nació en Güímar en 1644, siendo bautizada el 13 de marzo de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Francisca" y fue su padrino don Gabriel Pérez, de la misma vecindad.



    Hacia 1666 se casó con su primo hermano don Cristóbal Delgado, hijo de don Juan Gaspar y de doña Florencia María. Procrearon cinco hijos, que fueron bautizados en Güímar: Doña María (1666); doña María (1670), esposa desde 1708 de don Juan Gaspar Andrés; don Gaspar Delgado (1673), casado hacia 1705 con doña Catalina Díaz; don Juan (1676); y doña Catalina Viscayna, casada hacia 1697 con don Cristóbal Bello. Ya citados con anterioridad [1II.2.C].



    D) Don Juan Pérez Delgado

    Nació en Güímar en 1646, siendo bautizado el 22 de febrero de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Juan" y fueron sus padrinos don Blas Rodríguez y doña Leonor de Fleitas, vecinos de ese lugar.



    El 12 de septiembre de 1672 se unió en matrimonio en Güímar con doña Bárbara Rodríguez, hija de don Juan Gaspar y de doña María Rodríguez; los casó y veló el Br. don Bernardo Lene Llarena, "Beneficiado de las iglesias parroquiales de Sta. Ana de Candelaria y SPO. de Guimar por el Rei nró Señor"; actuaron como padrinos don Cristóbal Ximénez y doña Luisa de Rojas, su mujer, y como testigos don Domingo Pérez, don .Diego Delgado y don Mateo Fonseca.



    Tuvieron cinco hijos: Don Juan (1673), casado en 1708 con doña Mariana de Ledesma; don Gaspar (1675); doña Luisa (1682); doña María (1685), esposa desde 1708 de don Juan García Sánchez; y doña Bárbara Pérez (1686). (Continuará)



    Diciembre de 2007.



    Fotos: “Casa del Capitán”, situada en el La Ladera Chojillo , en Chimaje (El Escobonal) Güímar, residencia de la familia Guanche de los Delgado Trinidad. Como se puede ver en la placa conmemorativa uno de los Delgados Trinidad (Fabio) fue Coronel de la guardia civil española. Francisco fue Capitán de Milicias y Alcalde de Güimar.

    Fotografías tomadas en el año 2001 por Eduardo P. García Rodríguez.





    Fuente consultada:



    Octavio Rodríguez Delgado

    El Dr. Don Agustín Díaz Núñez

    Su vida, su familia y su obra (2 tomos)

    Edición: Caja Rural de Tenerife, Cabildo Insular de Tenerife, Cajacanarias.

    ISBN: 84-7985-046-9. Santa Cruz de Tenerife, 1996.

    28 de agosto de 2008 10:53
    Suprimir
    Blogger Antonio Dorta dijo...

    DE APELLIDOS CANARIOS Y EUROPEOS (II)



    Kebehi Benchomo



    …Su esposa, doña María Rodríguez, otorgó testamento en 1613. Habían tenido tres hijos de su matrimonio:



    A) Don Martín González

    Contrajo matrimonio con doña Ana María, con quien procreó tres hijas: Doña María, doña Cecilia, y doña Catalina.

    B) Doña María Rodríguez

    C) Doña Bárbara (o Bárbola) Rodríguez (o González) Casó con don Bartolomé Delgado.



    7.- DON J UAN GASPAR " EL VIEJO ", que sigue la línea.



    8.-DON SALVADOR GONZÁLEZ "NATURAL"

    Natural de Tenerife. Poseía dos cahíces de tierra en Agache, que había comprado a su hermano Antón. En 1568 plantó una sementera con su hermano Francisco, de la que recogieron, después de pagar el diezmo y primicias, más de 80 fanegas de trigo. Le debía 38 reales nuevos a este mismo hermano, por cierto paño que le compró en la tienda de Carminatis, y fue nombrado albacea de este reiterado hermano, don Francisco González, quien testó en Candelaria el 8 de julio de 1574 ante el escribano real don Sancho de Urtarte.



    Don Salvador fue morador en Tinajo (probable modificación de Chimaje, antiguo nombre de El Escobonal, en Agache); así consta en un poder otorgado el jueves 7 de julio de 1575 en "el valle y heredamiento de San Juan de Güímar" ante el escribano don Sancho de Urtarte, de la que fueron testigos don Alonso Rodríguez de Güímar, don Leonardo González de Fleitas y don Juan de Ávila, vecinos y estantes: Salvador González de Tenerife, morador en Tinajo, v"., dice que puede haber 2 años que por mandato de los ilustres sres. justicia y regimiento de esta isla vino a esta parte de Tinajo el señor Bernaldino Justiniano, regidor; a hacer tazmía, cala y cata de pan, y por su mandato le tomó Jorge Díaz, alguacil, 4 fanegas de trigo y hasta ahora no está pagado de ellas. Por la presente da poder especial a Francisco González, su hermano, natural, vº.esente, para cobrar de la justicia y regimiento y de su mayordomo el valor de las dichas 4 fanegas de trigo, que son 4 ducados, conforme a la pragmática de SS.MM. [fol.

    441 v.]



    El viernes 29 de noviembre de 1577 don Salvador González reconoció ante el escribano real don Sancho de Urtarte que "debe a Diego Hernández Folguera, portugués, residente en dicho valle, presente, 11 doblas y media de a 500 mrs., cada una de moneda de Canaria que monta 5.750 mrs. de moneda de Canaria, por el caldo de una bota de vino de 120 azumbres del patrón y arca de la ciudad de San Cristóbal, a pagar el día de San Juan de junio de 1578, en dineros de contado"; figuraba por entonces como "natural de Tenerife, hermano de Francisco González, natural est., al presente en el valle y heredamiento de Güímat; Vº".



    El 28 de septiembre de 1578, por instancia e intercesión suya y de don Salvador Martín, don Baltasar Marrero y su mujer doña María Hernández ahorraron y dieron libertad a doña Isabel Hernández, sierva que había sido de ellos y mujer de don Gaspar González, por precio de 40 doblas de a 500 rnrs., cada una de moneda de Canaria, más otras 40 doblas que antes habían recibido; ambos, como fiadores de la citada Isabel, se obligaban apagar a don Baltasar y doña María las 40 doblas en agosto de 1579; así consta en el contrato otorgado ante el escribano don Sancho de Urtarte, "en las casas de la morada de los otorgantes"; ambos figuraban como naturales, moradores en el pueblo de N. Sra. De Candelaria, vs". Con esa misma fecha, don Gaspar González y doña Isabel Hernández, que también vivían en Candelaria, se obligaban a pagar las mencionadas 40 doblas "en dineros de contado" a don Salvador González y a don Santiago Martín, quienes como hemos visto se habían obligado con dicha cantidad como sus fiadores, "por hacerle placer y buena obra y caridad".



    El 22 de agosto de 1580 don Salvador contrajo matrimonio en la iglesia de San Pedro de Vilaflor con doña Beatriz González de Berganciano, hija de don Alonso de Berganciano y de doña Isabel González; fueron sus padrinos don Diego Díaz, nieto del último Mencey de Adeje, y su segunda esposa doña Catalina Esperanza, lo que prueba los lazos de amistad, y probablemente de sangre, que unían a los contrayentes con la nobleza aborigen de la isla. La nueva pareja se estableció, casi con total seguridad, en las tierras chasneras del Valle -del Ahijadero. Gozó de un notable prestigio social para su época, así como de una desahogada posición económica, de tal modo que sus hijos y nietos enlazaron con las familias más ilustres del Sur de Tenerife, como los González Mexía de Arico, los García del Castillo de Chiñama los Domínguez de Arona; además, nietos, bisnietos y demás descendientes suyos ocuparon puestos destacados en las Milicias Canarias, en la Iglesia y en los Ayuntamientos de los distintos pueblos.



    Don Salvador González Guanche (como también fue conocido) y su esposa testaron en 1622 ante el escribano de Chasna don Pedro de Madrid. Además, él otorgó codicilo en 1628 ante el escribano Pinto, en el que declaró haber hecho testamento cerrado ante don Cristóbal Guillén del Castillo. En una de sus últimas voluntades dispuso la construcción de una ermita en el Valle del Ahijadero, por entonces dependiente de la jurisdicción de Vilaf1or, dedicada a San Lorenzo Mártir, por lo que en 1622 su hijo don Alonso González y sus ocho yernos otorgaron un instrumento ante el escribano de Chasna don Pedro de Madrid, para erigir dicho templo; éste es el origen del actual pueblo del Valle de San Lorenzo, en el municipio de Arona, por lo que este destacado guanche puede ser considerado su auténtico fundador.



    Doña Beatriz, ya viuda de don Salvador González, efectuó una transacción con sus yernos e hijos ante los escribanos Madrid y Pinto de Chasna (1625-28), en la que se cita una partición de sus bienes efectuada ante don Cristóbal Guillén del Castillo. Testó de nuevo ante el escribano don Andrés Hernández Pinto (1628-29) y la partición de sus bienes se efectuó años más tarde ante este mismo escribano (1636- 39).



    De la unión de don Salvador González Natural y doña Beatriz González nacieron once hijos, que se extendieron por toda la comarca de Chasna:



    A) Don Gaspar González Sólo sabemos de él que fue padre de doña María.

    B) Doña Catalina Gaspar



    El 1 de mayo de 1606 contrajo matrimonio en Vilaflor con don Baltasar González del Castillo, natural de Granadilla e hijo del capitán de Milicias don Marcos González Zarco y de doña Ana García Izquierdo del Castillo, y nieto de don Gonzalo González Zarco, fundador y poblador de dicha localidad.



    De esta unión nacieron en Granadilla cuatro hijos: Don Marcos González del Castillo62 (1607-1669), capitán de Milicias, que casó con su prima hermana doña María García del Castillo, hija del alférez don Marcos Rodríguez y de doña Ana García del Castillo; don Antón (o Antonio) González, doña Ana González; y doña María González, Don Baltasar González testó en Vilaflor, ante don Diego Martín de Barrios, en el año 1615 y falleció poco después, pues doña Catalina figufaba como viuda en una escritura otorgada ante el escribano de Chasna don Pedro de Madrid (1619-22).



    Una vez viuda, doña Catalina Gaspar contrajo segundas nupcias con don Gonzalo Pérez, también viudo cuando casó y con una hija llamada doña Isabel González. De esta unión nacieron: Don Juan; y el Lcdo. Don Salvador González (1622-1705), cura de Granadilla.



    Doña Catalina dejó una memoria de una misa cantada impuesta sobre un cercado de tierra en el valle que llamaban de Cercado de la Cruz, con funa limosna de 8 reales, ante el escribano de Vilaflor don Andrés Hernández Pinto (1636-39); por entonces ya se hallaba viuda de su segundo marido. Asimismo fundó una capellanía ante el capitán don Juan Delgado, escribano de Chasna (1647-48), que le sirvió de congrua a su hijo don Salvador para su ordenación. Ante este mismo escribano otorgó su codicilo en ese mismo período. Testó ante don Lorenzo Díaz Delgado, escribano del mismo pueblo, entre 1662 y 1664.



    C) Don Alonso González "Natural" También llamado Alonso González Guanche. En 1622 contrajo matrimonio en Vilaflor con doña Águeda de Morales, hija de don Alonso de Morales y de doña Ana Luís, vecinos de Arico y también de origen guanche. Se establecieron en dicha jurisdicción, probablemente en el Valle del Ahijadero (Valle de San Lorenzo) constituyendo el tronco de una destacada familia chasnera, de la que descienden entre otros los Díaz, Oliva y Hernández de Vilaflor.



    Una vez viudo, el 21 de abril de 1629 don Alonso celebró segundas nupcias en Vilaflor con doña Ana González.



    Don Alonso González testó en 1665 ante don Lorenzo Díaz Delgado, escribano público de Chasna. De este documento se desprende que fueron sus hijos: el Lcdo. don Francisco González "Naturaral (?-1697), beneficiado de Adeje y capellán de Arico, donde murió; y el capitán don Aparicio González " Natural" (?-1711 ), vecino del "pago del Valle del Ahijadero", que casó con doña Margarita de Llarena, hija del capitán don Juan Delgado y de doña Margarita de Llarena, vecinos de Tijoco, y en segundas en Vilaflor en 1644 con doña María García del Castillo, hija del alférez don Lucas Rodríguez y de doña Lucía Domínguez.



    D) Doña María González Berganciano

    Hacia 1604 casó con don Marcos Pérez Verde Betancourt, natural de Buenavista e hijo de don Marcos Pérez y de doña Juana de Lugo Verde Betancourt. En 1614-19 efectuaron una transacción sobre unas tierras que fueron de su madre ante el escribano Barrios.



    De esta unión nacieron ocho hijos: Don Salvador González Natural (1605); doña María de las Nieves (1606), esposa de don Lorenzo Zamora; doña Beatriz González (1609), que cas6 con don Juan Cristóbal, hijo de don Bartolomé González y de doña Marina Vera Cano; doña Juana María (1611), mujer de don Bernardino Luís; don Marcos (1614); doña Juana González (1617), casada con don Diego Díaz; don Sebastián González Verde Bethencourt, que casó con doña Francisca González García del Castillo; y doña Ana González (1619), mujer de don Manuel Moreno, hijo de don Andrés Moreno del Castillo y de doña Isabel Miranda. Tuvieron amplia sucesión por el Sur, a través de las familias Reverón, Linares y Paz, entre otras.



    Doña María ya había fallecido al llevarse a cabo la partición de bienes de sus padres. y don Marcos Pérez Verde contrajo segundas nupcias con doña María del Valle, con quien procreó a: doña María, doña Ana y doña Juana, que figuran en su testamento, y otros hijos que nacieron después de la otorgación. Fue declarado Noble por decreto del

    juzgado de La Orotava y test6 el 30 de abril de 1649, ante el escribano de Chasna don Lorenzo Díaz Delgado, figurando como "vecino Buenavista, residente en Vilaflor".



    E) Doña Ana González

    E16 de octubre de 1608 casó en Vilaflor con don Simón de Linares (o de Mena), hijo de don Martín de Linares y de doña Catalina de Medina.



    De esta unión nacieron once hijos, con descendencia en Vilaflor, La Escalona y Arona, a través de los apellidos Linares, Bethencourt, Beltrán y Domínguez, entre otros: Don Alejo de Linares, que dot6 a su hermana Ana con 200 ducados; don Juan, don Salvador, doña Francisca; don Pedro Francisco de Linares, casado con doña María García, hija del ayudante don Juan Melchor de Torres; don Domingo de Linares; doña María de Linares, que casó en 1629 con don Antonio Domínguez, hijo del capitán don Antonio Domínguez y de doña María García; doña Catalina de Linares, esposa de don Pedro Díaz; doña Ana González de Medina, que casó con don Francisco García del Castillo; doña Beatriz González, casada con el alférez don Francisco Pérez, vecinos de Granadilla; y don Diego de Linares, que fue alférez de Milicias, empleo que ya ostentaba en 1672.



    Don Simón de Linares testó en 1619 ante don Pedro de Madrid, escribano de Chasna. Doña Ana ya estaba viuda en 1665, al otorgar testamento ante el escribano don Lorenzo Díaz Delgado.



    F) Doña Sebastiana María González

    El 17 de septiembre de 1618 contrajo matrimonio en Chasna con don Francisco González Mexía, vecino de Arico e hijo de don Francisco González Mexía y de doña María Magdalena Delgado, descendientes de nobles aborígenes canarios; fue dotada por sus padres ante el escribano Barrios (1614-19).



    Don Francisco dotó en la iglesia de San Juan Bautista de Arico, de la que fue mayordomo, la festividad de la Cruz, cuyo patronato dejó a su hijo don Salvador, según consta en su testamento, que fue otorgado ante el escribano don Alonso Viera el 7 de septiembre de 1663.



    Tuvieron tres hijos: Don Salvador González Mexías, alcalde de Arico entre 1665 y 1669, que casó en este pueblo en 1672 con doña María García del Castino, hija del capitán don Francisco Hernández y de doña Marta Delgado, de donde descienden los Delgado Mexías de Fasnia y Arico; doña María de Morales (?-1671), que casó en Arico en 1647 con el capitán don Juan García de Vera, hijo de don García de Vera y de su segunda esposa doña María Oramas; y doña María Ramos Mexía, esposa del capitán don Salvador Manuel Beno, hijo de don Juan Manuel Beno, primer alcalde de Granadilla, y de doña María Beno. Todos tuvieron ilustre descendencia en Arico, Fasnia y Granadilla, a través de los Mexías, García de Vera, Torres, Morales y Beno, entre otros.



    Don Francisco falleció en 1666. Le sobrevivió doña Sebastiana María, quien testó en 1668 ante don Lorenzo Díaz Delgado, escribano de Chasna, y dejó al convento de San Luís de Granadina cinco fanegas de trigo por diez misas cantadas.



    G) Doña Isabel González

    Esposa de don Gaspar González, hijo del capitán don Gonzalo González Zarco y de doña Ana García Izquierdo del Castillo, y nieto del fundador de Granadilla don Gonzalo González Zarco, ya mencionado.



    Tuvieron cuatro hijos: Doña Beatriz González, que casó con don Jacinto Rodríguez; doña María González, esposa de don Pedro de la Sierra; doña Ana García, casada con don Gaspar Gómez; y don Gaspar González.



    Tuvieron amplia descendencia en Vilaflor, Arona y el Valle de San Lorenzo, a través de los Sierra, Martín, de León y otros.



    Su marido testó ante don Pedro de Madrid, escribano de Chasna. Ya figuraba como viuda en una escritura de reconocimiento de 8 reales de limosna de una misa cantada a San Antonio, otorgada ante el mencionado escribano Madrid (1619-22).



    Contrajo segundas nupcias con don Luís Monso Zamora, de Vilaflor, con quien procreó otros cinco hijos: Doña Catalina Díaz, que casó con don Nicolás Díaz; don Juan Afonso; doña Marta Díaz, esposa del alférez don Marcos Rodríguez; doña Marcelina Luís, casada con don Andrés Delgado; y don Domingo Afonso. De ellos proceden los Martín, Risco y Brito, de Vilaflor y Arona.



    Don Luís Monso testó ante el escribano don Lorenzo Díaz Delgado y ya había fallecido en 1668. Le sobrevivió doña Isabel, quien otorgó testamento ante el mismo escribano en 1671; pero aún vivía en 1674, año en el que vendió una cueva en Aldea a don Domingo Martín.



    H) Doña Juana María

    Casada con don Cristóbal Delgado Mexía, natural de Arico, hermano del mencionado don Francisco González Mexías e hijo de don Francisco González Mexía y de doña María Magdalena Delgado.



    De este matrimonio nacieron siete hijos: Don Francisco Delgado Estévez, que casó con doña Felipa de Morales y testó en 1735, con sucesión; don Diego Delgado Mexía, clérigo tonsurado; don Salvador Delgado, alférez de Milicias; don Cristóbal Delgado; don Antonio (o Antón) Delgado Mexía, que casó con doña María Estévez y procrearon, entre otros hijos a don Juan Delgado Mexías, presbítero y capellán; doña Ana Luís; y don Juan Delgado Mexía. De ellos quedó ilustre descendencia en Arico, Granadilla y Arona, a través de los Frías, Delgado y Domínguez, entre otros. Don Cristóbal Delgado Mexía fue uno de los vecinos solicitantes de la fundación de la parroquia de Arico. Además, en unión de los másinmediatos parientes de su esposa, fue dueño del Valle del Ahijadero,

    donde levantaron una ermita por disposición del padre de aquella, don Salvador González Guanche.



    I) Doña Ana González

    Segunda del nombre, casó con don Mateo Luís, con el que tuvo seis hijos: Doña María Antonia; doña Juliana María; doña Beatriz; don Luís; doña Gregoria; y don Juan. Testó en 1649 ante el capitán don Juan Delgado, escribano de Chasna.

    J) Doña Beatriz González

    Esposa de don Gaspar Monso, hijo de don Melchor Rodríguez Cabaco y de doña Francisca Pérez. Al parecer, de este enlance no hubo sucesión.



    Don Gaspar vendió unas casas, que fueron de su suegro don Salvador González, a don Bartolomé Pérez, ante el escribano Madrid (1625-28).



    Una vez viudo contrajo segundas nupcias con doña Polonia Machado y testó en 1665 ante don Lorenzo Díaz Delgado, escribano de Chasna.



    K) Juan González

    Del que no tenemos más información.

    9.- Don MARCOS GONZÁLEZ

    Casó con doña Lutgarda Hernández Benítez, hija de don Pedro Hernández y de doña Francisca Benítez, naturales de La Gomera.



    El 27 de julio de 1574 hizo un contrato ante el escribano don Sancho de Urtarte, "en el valle y heredamiento de Güímar", del que fueron testigos don Diegode la Peña, don Ángel Escoto y don Juan Álvarez, vecinos y estantes: Marcos González, natural de Tenerife, hijo de Alonso González, Vº., que fue de la Isla, difunto, morador en el término de N. Sra. de Candelaria, se concierta con Juan Rodríguez Amado, Vº., morador en la ciudad de San Cristóbal de La Laguna, en esta manera: por cuanto en Juan Rodríguez fue rematado el diezmo de los vinos que han de proceder este año y han procedido del beneficio de la ciudad de La Laguna, que el partido y valle y Güímar y todo lo a él concerniente y anexo asímismo es de Juan Rodríguez Amador y se lo ha traspasado a Marcos González y dado poder en causa propia para que lo pueda cobrar para en tanto que por ello Marcos le pague 80 doblas de a 500 mrs. de moneda de Canaria, pagadas en esta manera: 15 el día de N. Sra. de Agosto de 1574; 25-doblas el 24 de diciembre de este año, que es víspera de la Pascua de Navidad, y las 40 restantes el día de San Juan de junio de 1575, con tanto que Marcos González dé fiadores bastantes. Por la presente Marcos González, deudor; y Francisco Hernández de Sepúlveda y Francisco González, yerno de Juan Castellano, vs. y naturales de la Isla en N. Sra. de Candelaria, fiadores, deben a Juan Rodríguez Amado por el dicho diezmo 80 doblas, pagadas a los plazos susodichos en dineros de contado en esta isla de Tenerife. [fol. 254 r.]



    Fue albacea de su primo don Gaspar Delgado, hijo de don Pedro Delgado y de doña María Gaspar, quien testó el5 de octubre de 1574 ante Urtarte. El míercoles 20 de marzo de 1577 reconoció ante Sancho de Urtarte que "debe a Juan Gómez, Mallorquín, v., presente, 1.632 mrs., de moneda canaria por 34 reales castellanos, de a 48 mrs. cada uno de moneda canaria, que le prestó por hacerle placer y buena obra, que montan los 1.632 mrs., a pagar en dineros de contado, en esta isla de Tenerife, por el día de San Juan de junio del presente año de 1577"; como curiosidad sabía firmar y figuraba como "natural de Tenerife, morador en el valle y heredamiento de S. Juan de Güímar; En julio de 1583 era alcalde accidental del Valle de Güímar, "por ausencia de Martín Rodríguez, alcalde".



    10.- DON GASPARGONZÁLEZ

    Hacia 1568, su madre y su padrastro don Rodrigo Pérez le tomaron a renta 30 cabrillas, por lo que doña Catalina Gaspar dispuso en su testamento, otorgado en 1579, que le diesen a don Gaspar 36 cabrillas, como renta por dicho préstamo.



    Hacia 1572 su hermano don Francisco González tomó de la tienda de Carminatis 6 doblas de ropa para don Gaspar. Pero del resto de su vida no tenemos más información.



    11.-DON JUAN GASPAR "EL VIEJO"

    Figuraba en muchos documentos como "Natural", o sea, de origen guanche.

    Su madre, una vez casada en segundas nupcias, le donó diversas propiedades que tenía en Chacaica (Güímar), "por las muchas honrras y servicios y buenas obras que de él han recibido"; consistían en dos moradas de cuevas, dos hornos y una fanega de tierra para majada de gando.



    Dicha donación fue hecha efectiva mediante escritura otorgada en Güímar, "en las casas de la morada de Mateos de Aday", el sábado 25 de septiembre de 1574 ante el escribano real don Sancho de Urtarte, actuando como testigos don Marcos González, don Mateos de Aday, don Pedro Delgado, don Gaspar Delgado y don Alonso de Lugo "el Mozo", vecinos y estantes: Rodrigo Pérez y Catalina Gaspar; su mujer; naturales de Tenerife, moradores en el heredamiento e ingenio de Adeje, y ella con licencia de su marido, dicen que tienen 2 moradas de cuevas, que tienen sus llaves y cerraduras y con 2 hornos y cada cueva tiene la suya, sitas en Chigaiga, en el Mocanal. También tiene una fanega de tierra de medida de cordel para majada de ganado. Las moradas lindan por una parte con un risco que se dice de Chigaiga, y por otra parte la corriente del agua, y lindan con las dichas moradas y cuevas la dicha tierra, la una está arriba y la otra por abajo, todo lo cual no tiene censo ni tributo alguno. Por la presente hacen donación de todo lo susodicho a Juan Gaspar, presente, hijo de Catalina Gaspar de su primer matrimonio con Alonso González, natural de Tenerife, difunto. La razón es por ser hijo y por muchas honrras y servicios y buenas obras que de él han recibido. [fol. 318 v.]



    Don Juan Gaspar contrajo matrimonio con doña Juliana Pérez, hija de don Pedro González, natural de Tenerife, y de doña Juana Pérez, vecinos y moradores "en el pueblo de N. Sra. de Candelaria".



    El 16 de abril de 1579 su suegro don Pedro González le vendió "41 cabezas de ganado cabruno, machos y hembras, chicos y grandes, libres de censo y tributo. El precio de la venta es de 153 mrs. de buena moneda castellana cada cabeza y res, 4 reales y medio.



    Declara haber recibido todo lo que suman las 41 cabezas al dicho precio de los 4 reales y medio cada cabeza"; así consta en la escritura de venta otorgada en dicha fecha en "el pueblo de la Candelaria, estando en el Arenal", ante el escribano don Sancho de Urtarte, de la que fueron testigos don Pedro Rodríguez, capitán de milicias, Martín de Arafo, don Salvador Martín, don Luís Pérez: vecinos y estantes. Don Juan Gaspar figuraba por entonces como "vecino, presente".



    En 1601 siguió autos, junto con otros "naturales", con los frailes del Convento Real de Candelaria, que se custodian en la escribanía de don Pedro Álvarez de Ledesma, en La Orotava. Testó en 1612 ante el escribano Ascanio. Le sobrevivió su esposa doña Juliana, quien contrajo segundas con don Martín Díaz, con quien procreó a don Luís y a doña Ana Díaz.



    Don Juan Gaspar y doña Juliana procrearon a:



    III.- DON GASPAR PÉREZ (O GONZÁLEZ)

    Nació hacia finales del siglo XVI. Antes de 1612 contrajo matrimonio con doña Luisa Delgado, hija del. alférez don Juan Martín "el Rico" y de doña Francisca Viscayno, vecinos de Arafo. No obstante en una escritura de venta del alférez don Juan Delgado de Medina, fechada en 1675, afirma que era nieto de "Gaspar Pérez y Catalina Gaspar", por lo que no sabemos si nuestro biografiado casó dos veces.



    Doña Luisa había casado en primeras nupcias en la Villa de La Orotava, de cuyo enlace nació un único hijo, el Doctor don Francisco Delgado. Su hermana doña Inés Martín casó con el capitán don Francisco Díaz.



    Don Gaspar y doña Luisa tuvieron siete hijos:



    1.- DON FRANCISCO DELGADO

    Nació en Güímar. Hacia 1630 contrajo matrimonio con doña María Pérez Delgado. Ambos testaron ante Ramírez en 1673 y don Francisco ya había fallecido en 1676.



    De esta unión nacieron nueve hijos:



    A) Don Gaspar Delgado

    Nació en Güímar en .1631, siendo bautizado en la iglesia de San Pedro en octubre de dicho año por el beneficiado don Francisco Fernández Barroso; fueron sus padrinos don Luís Díaz y doña Bastiana María.



    Hacia 1655 se casó con doña Juana Francisca, con quien procreó tres hijos: Don Diego Rodríguez; Doña María Pérez (1655-1728), casada en 1679 con don Juan Pérez Gabriel; y doña Andrea Pérez (1656-1739), esposa desde 1684 de don Juan Martín de Castro.

    Doña Juana Francisca testó en Güímar el 19 de abril de 1684.

    B) Don Francisco Delgado

    Nació en Güímar en 1633, tal como figura en un índice de bautismos de la iglesia de San Pedro, pero desconocemos otros datos por faltar el folio en el que estaba inscrita la partida en el correspondiente libro (f!! 126).



    Hacia 1659 se unió en matrimonio con doña Francisca Viscayna, hija de don Marcial Fariña y de doña Isabel Francisca Viscayno. Tuvieron tres hijos: Don Francisco (1660), casado hacia 1691 con doña María Miguel Batista; doña María del Rosario Delgado de Medina74 (1662- 1741), que contrajo matrimonio hacia 1682 con don Juan Hernández de Oliva, con quien procreó al sacerdote don Tomás Hernández de Oliva; y don Marcial Delgado Fariña (1665), esposo desde' 1688 de doña María Ramos, con quien procreó a don Cristóbal Delgado Fariña, quien casó en Caracas en 1729 con doña Isabel María González, hija de don José González Abreu y de doña María Báez.



    Doña Francisca Viscayna falleció en 1709, viuda de don Francisco Delgado.

    C) Don Salvador

    Nació en Güímar en 1637, sienda bautizado el 26 de julio de dicho año en la iglesia de San Pedro por Fray Juan Félix "de la horden de mi Padre Santo Domingo" en ausencia y con licencia del Lcdo. don Juan Díaz de Lugo, beneficiado de dicha parroquial; fueron sus padrinos don Juan Delgado y doña Luisa Agustina;



    D) Don Luís

    Nació en Güímar en 1639, siendo bautizado el 29 de marzo de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Luís" y fueron sus padrinos don Félix Alejandro de Gallegos Espínola y doña Zenona.de Gallegos Espínola.



    E) Don Juan Delgado de Noda (o de Medina)

    Nació en Güímar en 1641, siendo bautizado el 22 de diciembre de dicho año en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Juan Díaz de Lugo; se le puso por nombre "Juan" y fueron sus padrinos el capitán don Félix Alejandro Espínola y doña María Jerónima, vecinos de dicho lugar.



    Casó hacia 1661 con doña Isabel (Francisca) Monzona, hija de don Tomás Monzón, natural del Puerto de La Orotava, y de doña María Viscayna. De esta unión nacieron cuatro hijos: Don Domingo (1662); doña María Delgado de Medina (1664-1749), casada en 1687 con don Salvador Ramos de la Cruz; don Gaspar (1666); y don Juan Delgado (1667), que casó con doña Isabel de Barrios Hernández. (Continuará)



    Diciembre 2007.



    Fuente consultada:



    Octavio Rodríguez Delgado

    El Doctor Don Agustín Díaz Nuñez (1796-1866)

    Su vida y su obra. (2 tomos)

    Edición, varias entidades

    Santa Cruz de Tenerife, 1996

    28 de agosto de 2008 10:54
    Suprimir
    Blogger Antonio Dorta dijo...

    DE APELLIDOS CANARIOS Y EUROPEOS (I)



    Kebehi Benchomo



    El canario en general históricamente ha venido demostrando una capacidad intelectual y moral superior a la media europea, este hecho incuestionable ha venido siendo recogido y testificado por los propios cronistas e historiadores europeos desde los primeros tiempos de la invasión y ocupación de nuestra Matria por hordas de normandos, portugueses, castellanos, mallorquines y aragoneses, y, a partir de los años sesenta del pasado siglo, por la más intensa, brutal y abrumadora de los españoles.



    La superior capacidad intelectual del canario en relación con las bárbaras hordas colonizadoras ha venido quedando de manifiesto desde los albores de la invasión. La extraordinaria capacidad de entendimiento y compresión de nuestros antepasados les permitió no sólo sobrevivir como pueblo, sino que supieron asumir y adaptar a sus propios intereses los postulados de la cultura invasora. Así tenemos que desde las primeras generaciones a partir de la invasión, los canarios hemos destacado en los oficios y empleos propios del sistema impuesto, ocupando puestos relevantes en la secta católica, en las letras, las artes, el ejercito y administración colonial e incluso en la metrópoli.



    Como ejemplo podemos citar el caso de Deriman: Hijo de Benytomo o Bentor, y nieto del gran caudillo Benchomo, luego llamado Cristóbal Hernández de Taoro, quien retomó el nombre de su abuelo como apellido (Cristóbal Bencomo). Estudió en Sevilla (España) donde siguió la carrera de vocero (abogado), escribió una historia del pueblo guanche de la que existieron tres ejemplares manuscritos, hoy perdidos. O la aptitud adoptada frente a los colonizadores por los canarios de Tamaránt (Gran Canaria) para rehusar ir de saqueo a nuestro continente bajo las órdenes de los invasores, el 5 de Julio de 1514 cuando: “ los vecinos de Gran Canaria se reunieron en San Cristóbal, para apoderar a Michel González y Juan Cabello, que habían de comparecer ante la reina y su consejo, denunciando en nombre de los "hombres y mujeres" de las Canarias, la frecuencia con que les obligaban a ir "en tropa de guerra", a la "mar y tierra de Castilla" o provincias de Indias, "e así a otras partes cualesquiera...", siendo exentos de servir por privilegios, ganados en la conquista de las islas "e tierra de moros". Murieron tantos, que la población mermó, a más de arruinarse, pues estando los varones continuamente ausentes, no podían velar "por sus mujeres, casas e hijos e faciendas". Siendo deseo confesado de los reyes, que prosperasen las Canarias, "no es bien sacar a los vecinos de las islas, más antes traellos para la dicha población", preservando su forma "de vivir e trato, que es muy bueno" a más de mantenerse firmes en la "Santa Fe Católica".



    Acusando de racismo al rey, pero racistas a su manera, recordaron a la corona la obligación de protegerlos en "su ventura", "de manera que no se entienda que por tener nombres de canarios, pierdan nuestras personas, que no tienen que facer con los naturales de las otras islas, es a saber guanches e palmeses e gomeros, llevándoles como les llevamos muchas ventajas en todo, e hablamos e somos habidos por propios castellanos". Tras protestar de su lealtad a Dios y al rey, advirtieron la intención de pleitear, defendiendo sus derechos. (Luisa Álvarez de Toledo, 2005)



    Por otra parte, es significativo que el primer título de nobleza expedido por Castilla en esta colonia, lo fuera a una familia canaria, los Negrín-Armas, con gran desconcierto para los aventureros invasores algunos de los cuales hacían gala de una supuesta nobleza de origen.



    Esta capacidad mimética o de adaptación del canario, propia sólo de los pueblos más inteligentes y capacitados, se manifiesta en los tiempos actuales. Por ejemplo, ¿quien no tiene un pariente o amigo que haya estado uno o varios años emigrados en Cuba, Venezuela o cualquier otro país americano? Pues bien, estos emigrados, dado su gran capacidad de adaptación, asumen de inmediato la cultura del país donde han emigrado en sus diferentes niveles, sus modos y costumbres, el tono característico de la manera de hablar etc., hasta el punto de que cuando regresan a la Matria, en los primeros momentos cuesta distinguir en él a un canario, además suele traer consigo y implantar entre nosotros aspectos culturales, musicales y costumbristas. Similar aptitud adopta cuando emigra a países europeos, tales como Alemania, Suecia, Francia o España.



    Como es bien sabido, a nuestros ancestros se les obligó a asumir el cristianismo y se les impuso nombres europeos. Posteriormente la inquisición española en Canarias se cuidó de que las nuevas generaciones no sólo no portaran nombres guanches, sino que además se les adoctrinó para que renegaran de sus orígenes, creando incluso un censo secreto de las familias guanches de las islas. Así, una población que ostentaban nombres tan sonoros como: Abenaura, Abenchara, Acerina, Adasat, Anagua, Arecida, Aremoga, Chaxiraxi, Chimaye, Collarapa, Dácil, Dafra, Daida, Daniasa, Arminda, Meagens, Moneyba, Tassa, Tassat, Talegaza, Tazirga, Tegina, Tegueyga, Teguise, Tenercina, Tenesoya. Abian, Abtejo, Adargota, Aday, Adargoma, Adxoña, Afur, Aguahuco, Aguaberque, Uramas o Doramas, Chimenchia, Benchomo, Bentor, Bentejuí, Archinife, Akaymo, etc., les fueron sustituidos por otros como: Petra, María, Josefa, Ana, Luisa, Diego, Antonio, Alonso, Jorge, Bernardo, Eduardo, Felipe, etc.



    Es ciertamente lamentable que los nombres de nuestros ancestros estén hoy prácticamente erradicados en nuestra Matria mientras se conservan con orgullo en América donde son frecuentes los apellidos Garachico, Orotava, Tahoro, Chaurero, Teida, Tejina etc.



    Así, con la desaparición oficial de los antropónimos originarios canarios, algunos seudosintelectuales de servicio e incluso algunos investigadores de salón al servicio del sistema colonial quieren hacer creer que la etnia guanche ha desaparecido, cuando en realidad constituye la parte mayoritaria de la población actual “disfrazada” con nombres europeos.



    Como sabiamente expone mi amigo Rodolfo en su comentario a un insustancial artículo en el que su poco documentado autor (26-11-07) ponía en duda la presencia continuada y mayoritaria de la etnia de los antiguos canarios en la población actual:



    “La demencia senil más peligrosa es la que se anticipa en edad joven o madura. El menosprecio a sus mayores, a sus antepasados, a sus ancestros, les hace delirar despreciándose a sí mismos.



    Preguntemos a nuestros padres y abuelos que concepto tienen ellos de sus progenitores, de sus antepasados... Quienes desprecian a la vejentud se desprecian a sí mismos. ¿Que esperan recibir de sus hijos y nietos dentro de no tantos años? ¡Quizás despreciarán la cordura de los apátridas y bendecirán la locura de los patriotas!”



    Para quienes desconocen o prefieren desconocer que los guanches actuales somos el fruto de un proceso de adaptación y evolución -que no de mestizaje, como algunos interesados propugnan- dentro de la sociedad impuesta, nos vamos a permitir reproducir algunos textos tomados de la ingente obra que el investigador don Octavio Rodríguez Delgado dedica al sacerdote de la iglesia católica Dr. D. Agustín Díaz Núñez, descendiente directo de la nobleza guanche del bando de Güimar en la isla Chinet (Tenerife).



    “Su ascendencia por línea paterna es de origen guanche y se extendió por las comarcas de Güímar y Abona. Entre los miembros más próximos a la ascendencia que nos ocupa destacaron, entre otros: Don Salvador González Natural, fundador del Valle de San Lorenzo; don Marcos González del Castillo, capitán de Milicias; Lcdo., don Salvador González, cura de Granadilla; Lcdo. don Francisco González "Natural", beneficiado de Adeje y capellán de Arico; don Aparicio González Natural, capitán de Milicias; don Diego de Linares, alférez de Milicias; don Salvador González Mexías, alcalde de Arico; don Diego Delgado Mexía, clérigo tonsurado; don Salvador Delgado, alférez de Milicias; don Juan Delgado Trinidad, alférez de Milicias; don Manuel Pérez Delgado, ayudante de Milicias; don Juan Delgado de Medina, alférez de Milicias; don Luís Díaz de Medina, alférez de Milicias; don Cristóbal Pérez Elías, mayordomo de la Hermandad del Rosario; don Hilario Pérez Elías, mayordomo de la Hermandad del Rosario; don Pedro Pérez Elías, síndico personero y varias veces alcalde de Fasnia; don Bernardo Pérez Elías, mayordomo de las Hermandades del Rosario y del Santísimo Sacramento; don Joaquín Pérez Elías, mayordomo de la Hermandad del Santísimo Sacramento; don Domingo Pérez Elías, mayordomo de la Hermandad del Rosario; don Tomás Romero Otazo, patrón de barco; don Pedro Díaz Montijo, agrimensor y fiel de fechos; don Segundo Díaz Rodríguez, sargento de Milicias; don Vicente Díaz Montijo, alcalde, síndico personero, fiel de fechos y notario público; tc.”



    Esta familia la encabeza don Alonso González, un guanche tinerfeño de la nobleza indígena de Güímar, que disfrutó de considerables propiedades para su época. Comenzó usando el apellidó "González", para luego dividirse en cuatro ramas principales: la que continuó usando el antedicho apellido, que se extendió sobre todo por la comarca de Chasna, y las que usaron en primer lugar los de "Delgado", "Pérez" o "Díaz", asentadas en el Valle de Güímar. Casi todas ellas se entrecruzaron con otras familias de origen guanche y, salvo, excepciones, sólo tardíamente recibieron sangre procedente de colonizadores.



    Su hijo don Salvador González, Natural fue fundador del Valle de San Lorenzo y en su descendencia, extendida por toda la Comarca de Chasna (Arona, Vilaflor, San Miguel de Abona, Granadilla y Arico), sobresalieron muchos de sus miembros, que ocuparon puestos destacados en la Milicia, en la Iglesia y en los Ayuntamientos. Su bisnieta doña Margarita de Llerena se casó con el capitán don Juan Delgado, de la familia real guanche de Adeje, dejando ilustre descendencia en dicha localidad, de Fasnia y Güímar.



    La rama de apellido Díaz no surgió hasta la cuarta generación, siendo el primero que lo llevó el alférez don Luís Díaz, cuya descendencia se mantuvo siempre en el municipio de Güímar. En la sexta generación fijaron su rama principal en el Pago de El Escobonal (también conocido por entonces como Agache -o Chimaje), y a partir de ella tomaron el apellido de Montijo (o Montijos) que usaron en solitario o sumaron al Díaz, tal como llegó al Dr. don Agustín Díaz Núñez, conocido en su infancia como don Agustín Montijos, o a su padre que siempre fue conocido como don Vicente Díaz Montijo; una calle de este importante barrio continúa siendo conocida aún como "Lomo de Montijo".



    En esta última rama, que es la que nos ocupa, sobresalieron muchos de sus componentes, que alcanzaron plazas de oficiales en las Milicias Canarias, siguieron la carrera eclesiástica, tanto el clero secular como regular, o desempeñaron cargos de prestigio, como notaros públicos, agrimensores, alcaldes o personeros.



    Alonso González “natural”. Este guanche tinerfeño, de los hidalgos del Bando de Güímar, contrajo matrimonio hacia 1519 con doña Catalina Gaspar "Natural", también de origen guanche e hija de don Gaspar Hernández (o Fernández) "el Guanche" 57 y de doña Catalina Francisca (o Francesa). Algunos, genealogistas asimilaron a don Gaspar con el Mencey Adxoña de Abona, y a doña Catalina con una hija del Mencey Bencomo de Taoro, pero no hemos encontrado en ningún archivo una sola prueba que confirme dicha afirmación; antes bien, es casi seguro que don Gaspar no "fue el Rey de Abona, pues éste falleció antes de 1510, mientras que don Gaspar vivió muchos años más; además, algunos documentos parecen hacerlo proceder del bando de Anaga. Lo que sí parece evidente es el origen guanche de ambos.



    Don Alonso llevó al matrimonio 100 cabezas de ganado cabruno y el vestido, mientras que doña Catalina no llevó sino algunas alhajas de casa. Durante su vida en Común multiplicaron más de 1.000 cabezas de ganado caprino, mayor y menor, y 6 ó 7 esclavos, "entre machos y hembras",



    Además del propio, don Alonso tenía a renta 150 cabras mayores, junto a don Bastián y don Rodrigo Guillén, que eran de doña Luisa Alonso, "natural", según se desprende del testamento de ésta, otorgado ante don Alonso Gutiérrez el 24 de noviembre de 1521; en el mismo aclaraba que "Alonso González, yerno de Gaspar el guanche", le debía 8 reales. Asimismo le debía 7 reales y medio a su suegro don Gaspar Fernández, de un bancal que pagó a don Jun Pacho, según Consta en el testamento de don Gaspar, otorgado el 14 de agosto de 1521 en las casas de su morada en la ciudad de La Laguna, por el que nombró a don Alonso Como su albacea.



    Don Alonso González "Natural" murió en el Valle de Güímar y recibió sepultura en el Convento de Candelaria. Después de su fallecimiento se hizo partición de los bienes que había dejado entre sus hijos y esposa, ante el escribano público don Bartolomé Joven; dichos bienes se apreciaron en 600 doblas, la mitad de las cuales Correspondían a doña Catalina. Una vez viuda, hacia 1558 doña Catalina contrajo segundas nupcias con don Rodrigo Pérez, también aborigen, Con quien se avecindó en Adeje; no tuvieron sucesión. Después de este nuevo enlace donó a su hijo Juan Gaspar dos cuevas, dos hornos y una fanega de tierra en Chacaica (Güímar), Como agradecimiento por lo bien que se había portado con ella. Testó ante el escribano público del Valle de Güímar don Sancho de Urtarte el 6 de septiembre de 157958.



    Don Alonso y doña Catalina procrearon 10 hijos:



    1.- Do Antón González, Natural de Tenerife, poseía ganado y tierras en Agache, donde vendió a la viuda de Luís Velásquez 8 cahíces de tierras, cuatro de él y otros cuatro de sus hermanos Francisco y Salvador, mediante carta de venta otorgada ante el escribano público don Francisco Márquez.



    A la muerte de don Alonso González, su madre le pidió que guardase las cabras que a la sazón poseían y que no fuesen al término de La Orotava, a cambio de lo cual le dio todas las hembras que nacieron entre octubre y la Navidad del primer año, encargo que no había aceptado su hermano Miguel. Casó con doña Juana Hernández y murió en plena juventud, hacia 1565. Le sobrevivió su esposa, quien contrajo segundas nupcias con don Diego de Torres y falleció hacia 1571.



    Don Antón y doña Juana tuvieron dos hijos de su matrimonio, de cuyas personas y bienes fue curador don Francisco González, Natural, hermano de don Antón, a quien la tutela le fue dicernida en octubre de 1565 por la justicia de esta isla, ante el escribano público de la isla don Simón de Açoca; por bienes de los dichos menores su tutor recibió un término de ganado y 2 cahíces de tierra en Agache. Tras la muerte de doña Juana Hernández entraron en poder de don Francisco González, como bienes de ambos menores, lo siguiente: 27 cabras parideras, una cabrilla de más de un año, un cabrón padre, cinco reses vacunas, dos vacas de más de cuatro años, dos bueyes de cuatro años para arriba y un becerro de un año.



    A) Don Martín Minuto

    Murió antes que su abuela, quien heredó de él unas 60 doblas, parte de ellas en ganado salvaje.



    A) Doña Catalina Alonso

    Casada en 1579 con don Sebastián Rodríguez, hijo de don Rodrigo Hernández, natural de Tenerife y vecino de Candelaria; su tío y curador don Francisco González Natural dio poder para dicho casamiento "en el valle y heredamiento de San Juan de Güímar", ante el escribano real don Sancho de Urtarte, el 5 de febrero de dicho año, pues era necesario para pedir la dispensa de parentesco, sobre la que hizo información el vicario don Juan de Cabrera por orden del obispo de las Islas don Cristóbal Vela.



    El lunes 29 de febrero de 1580 su mencionado tutor don Francisco González dio un poder especial a favor de don Sebastián Rodríguez, para “cobrar cualquier mrs., pan, trigo, cebada, centeno, ganados, miel y otras cosas que a Catalina Alonso le sean debidas”; dicho poder fue otorgado en “el valle y heredamiento de Güímar” ante el escribano real don Sancho de Urtarte, del que fueron testigos don Alonso de Xerez Gardona, don Juan Albertos y don Juan Alonso "el Mozo", vecinos y estantes.



    El 20 de junio de 1583 don Sebastián Rodríguez, "natural de Tenerife, morador en el pueblo de N. Sra. de Candelaria", dio poder general y especial a su hermano don Agustín Rodríguez, presente, "para que pueda vender todas las tierras limpias y montuosas que le pertenecen en esta isla, viña, colmenas, pan, trigo, cebada, centeno, ganado ovejunos, cabrunos, vacas, bueyes, puercas, asnos, caballos, yeguas y bestias mulares, y para cobrar cualquier mrs., que le sean debidos y para representarlo en los pleitos"; dicho poder fue otorgado en el valle y heredamiento de Güímar ante el escribano Urtarte.



    2.- Don Melchor

    Falleció sin descendencia antes que su madre, por lo que ésta heredó de él 120 cabrillas.



    3.- Don Miguel González

    A la muerte de su padre, doña Catalina Gaspar le pidió que guardase las cabras que a la sazón poseían y que no fuesen al término de La Orotava, a cambio de lo cual le daría todas las hembras que naciesen entre octubre y la Navidad del primer año; pero don Miguel no se atrevió a aceptar la propuesta. También murió sin sucesión antes que su madre, y ésta heredó de él una marca de ganado.



    4.- Doña Margarita González (Guzmán)

    Después del fallecimiento de su padre contrajo matrimonio con don Andrés de Llarena, hijo de don Andrés de Llerena 59, guanche principal del Bando de Güímar, y de doña María de Lugo, hija del Mencey Pelinor de Adeje (bautizado como don Diego). Su madre le prometió y le dio como dote más de 100 doblas, en 1 esclavo llamado Gonzalo y en otras cosas, la mitad de lo cual procedía de los bienes de don Alonso González y la otra de los de doña Catalina Gaspar. Don Andrés de Llarena "el Menor" testó ante don Baltasar de Anchieta (1561-1562) y ya había muerto en septiembre de 1579, al testar su suegra.



    Según una escritura de tutela otorgada ante don Juan del Castillo en marzo de 1563 se le conocen seis hijos:

    A) Don Andrés de Llarena

    E) Don Alonso

    C) Don Miguel

    D) Don Diego

    E) Doña Catalina González. Fue dotada en 1580 cuando iba a contraer matrimonio con don Juan de Betancor.

    F) Doña Bárbara (o Bárbola) (González) de Llerena. Fue dotada en 1586, al casarse con don Hernando de Ibaute. De este matrimonio fue hija: Doña Margarita de Llerena, casada con el capitán don Juan Delgado 60 de Adeje, escribano público de Chasna y alcalde mayor de Adeje, que en 1636 compró el altar de San Juan Bautista, con asiento, arrimo y sepultura, y otorgó testamento en Vllaflor en 1656 ante don Lorenzo Díaz Delgado; fueron ascendientes de la ilustre familia Delgado- Trinidad.



    5.-Don Alonso González “natural”. Casó con doña María de Regla "Natural", hija de don Juan de Regla (nieto del Mencey Pelinor de Adeje) y de doña Lucía Delgado (o de Vera). Fueron vecinos de Tijoco. Recibió 60 cabrillas a cuenta de los bienes de su padre. Y, tras la muerte de su hermano Melchor, su madre le dio 20 cabrillas, de las 120 que había heredado de aquel.



    En agosto de 1583 vendió en el pueblo de Garachico al mercader don Antonio Hernández, que vivía en lcod de los Trigos, un pedazo de tierra de unas 18 o 20 fanegas de medida de cordel, "lindante con el camino que va a Adeje por las medianías de la parte de abajo, y por arriba con tierras que posee Juan Martín, vº., de Icode de los Vinos, con el barranco de Tijoco y con tierras de los herederos de Andrés de Llerena, sobre las cuales hay un tributo al quitar de principal de 30 doblas, por precio de 120 doblas"; la escritura de venta fue otorgada ante el escribano público y real don Juan de Gordejuela, y en ella don Alonso estableció que fuese aprobada por sus hijos don Marcos González y doña Catalina Gaspar. Por este motivo, el 25 de ese mismo mes ambos hijos aprobaron la citada escritura de venta, "según como Alonso González la hizo y otorgó" y dieron poder a don Antonio Hernández para tomar la posesión de dichas tierras; así consta en documento otorgado en " el valle y heredamiento de San Juan de Güímar" ante el escribano real don Sancho de Urtarte. Como curiosidad, don Alonso González figuraba por entonces como "morador en Tijoco en Tenerife, vº., del Pueblo de Garachico" y su esposa doña María de Regla ya estaba "difunta". Cuatro de sus hijos (don Marcos, doña Luisa, doña Catalina y doña Águeda) otorgaron una escritura en 1629 ante el escribano público de Chasna don Andrés Hernández Pinto. Conocemos nueve hijos:



    A) Doña Catalina Gaspar

    E) Don Tomás

    C) Don Lucas González

    D) Doña María

    E) Don Gaspar

    F) Doña Águeda Delgado

    G) Don Marcos González

    H) Doña Leonor

    I) Doña Luisa Delgado.



    6.- Don Francisco González, natural (o González Criador). Figura en todos los documentos como "natural de Tenerife" y heredó de sus padres numerosas propiedades en Agache. En marzo de 1568 contrajo matrimonio con doña María Rodríguez, hija de don Rodrigo Hernández "Natural"61, apodado "el Gordo"; como dote la contrayente trajo 100 doblas, más ajuar y menajes de casa, valorados en 40 doblas, y una burra parida; mientras que él llevó un colmenar, con más de 30 colmenas, un término de ganado salvaje y cantidad de tierras, todo en Agache. La pareja se estableció en el pueblo de Candelaria.



    Tras la muerte de su hermano Antón, en octubre de 1565 la justicia de esta isla nombró a don Francisco "tutor y curador de la personas y bienes" de sus sobrinos don Martín y doña Catalina, hijos de aquel; dicha tutela le fue concedida ante don Simón de Açoca, escribano público de la isla (en cuyo oficio le sucedió primero don Blas del Castillo y luego don Juan de Carminatis). En virtud de este encargo, hacia 1570 prestó 50 doblas, de a 500 maravedís cada una de moneda de Canaria, a su suegro don Rodrigo Hernández, morador en el pueblo de Candelaria. Asimismo, en 1572 prestó dinero a otras personas: 179 reales nuevos a don Rodrigo Pérez, natural de Tenerife y morador en Adeje; 130 reales nuevos a don Luís Alonso, de la misma naturaleza y morador en Candelaria; 90 reales nuevos a doña María Hernández, de igual naturaleza y vecindad, viuda de don Gaspar Rodríguez. Las cuatro obligaciones de devolución de las respectivas cantidades fueron otorgadas el 18 de julio de 1574 en "el pueblo de N. Sra. de Candelaria, estando en las casas de la morada de Francisco González", ante el "escribano de S.M." don Sancho de Urtarte y los siguientes testigos: don Hernán Pérez, escribano de comisión, don Juan Alonso y don Manuel Estévez, vecinos y estantes en dicho lugar; en dichos documentos se establecía que la devolución de las referidas cantidades debía efectuarse en un año, a partir de esa misma fecha, por tanto antes del 18 de julio de 1575.



    El 7 de agosto de 1573 don Francisco otorgó un contrato de compraventa ante el mencionado escribano don Sancho de Urtarte, mediante el cual compraba unas casas a don Luís Pérez y su esposa doña Beatriz Rodríguez, moradores en el Valle de Güímar, por un valor de 60 doblas de a 500 maravedís cada una de moneda de Canaria; y se obligó a pagárselas en 24 fanegas de trigo, a 11 reales cada una, y el resto en dinero de

    contado, cantidad que se dio por liquidada en escritura otorgada el 16 de enero de 1574, ante el mismo escribano.



    En 1573 se hizo y libró un albalá de conformidad entre don Francisco González y don Remando Díaz, éste morador en el pueblo de La Orotava, por el que nuestro biografiado había de dar a don Remando 15 cabras y 8 cabrillas; "las cabras de edad de 2 años arriba hasta 4 y no mas ni menos, y las cabrillas de año arriba, buenas y mansas tales que fuesen de recibir a vista de criadores; que no sean tuertas, ni tiñosas ni cojas ni de una teta", que las debía entregar en Guananchizo, que era en la cumbre del pueblo de La Orotava; a cambio el 28 de septiembre de dicho año don Remando le había dado una marca de ganado salvaje en el citado término de Guananchizo, como paga y remuneración de las reses, de lo que fueron testigos don Blas Álvarez, cajero, don Pedro de Sosa y don Damián Dabrantes. El viernes 12 de febrero de 1574 otorgaron una escritura ante don Sancho de Urtarte, en el valle y heredamiento de Güímar, declarando hacer dicho trueque y cambio.



    También compró a don Mateo de Aday y su esposa doña Damiana Hernández otra "casa terrera cubierta de teja, sita en el pueblo de N. Sra. de Candelaria, de 25 pies de cumplido y 18 de ancho, con 1 corral que está en la parte de arriba de la casa, con sus cimientos, lindante con solar que se dio a Pedro Pablos de Párraga, vo. difunto, que después lo vendió a Juan Rodríguez, labrador; natural, vº., por un precio de 42 doblas de a 500 maravedís cada una de moneda de Canaria, tal como figura en la escritura de venta otorgada por don Mateo y su esposa el 24 de junio de 1574 en el "valle y heredamiento de Güímar" ante don Sancho de Urtarte. Con esa misma fecha don Francisco González otorgó una escritura de obligación en el mismo lugar y ante el citado escribano, en la que actuaron como testigos don Pedro de Alarcón Medrano, don Juan Gaspar y don Melchor Hernández, vecinos: Francisco González, criador; natural, morador en el pueblo de N. Sra. de Candelaria, hijo de Alonso González, difunto. Dice que Matheos de Aday y Damiana Hernández, su mujer; vs., presentes, le han vendido una casa terrera cubierta de teja, con su corral, en el pueblo de N. Sra. de Candelaria, por 42 doblas de a 500 mrs. de moneda de canaria, según carta de venta. Aunque en la carta de venta se dieron por pagados, la verdad le resta 17 doblas de a 500 mrs., cada una de moneda de canaria, las cuales las pagará a plazo contenido en esta escritura. Por la presente se obliga a pagar a Matheos y a su mujer las 17 doblas en agosto de 1574, en esta isla en dineros de contado. [fol.235]. En fin, amenazamos con continuar si el Sr. Director de http://elguanche.net nos lo permite.



    Eguerew, diciembre de 2007.



    Fuentes consultadas:

    Luisa Isabel Álvarez de Toledo

    Duquesa de Medinasidonia

    África-Versus América, 2005.

    En: www.webislam.com/?idl=203 - 36k



    Octavio Rodríguez Delgado

    El Dr. Don Agustín Díaz Núñez

    Su vida, su familia y su obra (2 tomos)

    Edicion: Caja Rural de Tenerife, Cabildo Insular de Tenerife, Cajacanarias.

    ISBN: 84-7985-046-9. Santa Cruz de Tenerife, 1996.

    28 de agosto de 2008 10:55
    Suprimir
    Blogger Antonio Dorta dijo...

    DE APELLIDOS CANARIOS Y EUROPEOS (V)



    Kebehi Benchomo



    G) Don Pedro

    Nació en Güimar el 20 de julio de 1709, siendo bautizado cinco días después en la iglesia de San Pedro por don Domingo de Páez y Galdona, "Beneficiado desta dha Parroquia y de la del Lug. de Candelaria"; se le puso por nombre "Pedro" y fue su padrino don Alejandro Pérez, de la misma vecindad.



    2.- DON BERNARDO DÍAZ

    Nació en Güimar en 1666, siendo bautizado el 23 de mayo de dicho año en la iglesia de San Pedro por el Dr. don Salvador Pérez, cura y beneficiado de dicho lugar y del de Candelaria; fueron sus padrinos don Francisco Texera y doña Beatriz Texera.



    Hacia 1699 contrajo matrimonio con doña María Miguel Batista Albertos, viuda de don Francisco Delgado e hija de don Juan Batista Albertos y de doña Catalina Francisca de Arrosa. De esta unión nacieron dos hijos:



    A) Doña Paula Marrero (o Díaz Batista)

    Nació en Güimar el 1 de enero de 1700, siendo bautizada seis días después en la iglesia de San Pedro por don Francisco Hemández de la Rosa , "Teniente Servidor deste Beneficio"; se le puso por nombre "Paula" y fue su padrino el alférez don Juan Marrero Bencomo, vecino de dicho lugar.



    El 17 de septiembre de 1719 contrajo matrimonio en la parroquia de San Pedro de Güimar con don Lucas Martín Fariña, natural de Arafo e hijo de don Lucas Martín Fariña y de doña Francisca de Baute; los casó el beneficiado don Domingo de Páez y Galdona, siendo testigos el alférez don Juan Bautista, don Juan Marrero de Castro y don Bernardo de Torres, todos vecinos del Lugar de Arafo. Se velaron en la misma iglesia el 14 de enero de 1720.



    Fueron vecinos de Arafo, donde nacieron sus diez hijos: Doña María (1721), bautizada en Güimar, que casó en 1757 con don Bernardo Hernández; doña Pauta (1724), bautizada en Candelaria como el resto de sus hermanos y casada en 1754 con don Pedro Pérez de Torres; doña Francisca (1726); don Francisco (1730); doña Juana (1732); doña Juana (1733), casada en 1764 con don Pedro de Torres; don Lucas.



    (1736); doña Josefa (1738), esposa desde 1772 de don Manuel Pérez Delgado; don Francisco (1739), esposo desde 1776 de doña Francisca Amaro; y don Juan (1742), casada en 1776 con doña Josefa Núñez.



    B) Don Bernardo Díaz

    Nació en Güimar el 12 de febrero de 1703, siendo bautizado cinco días después en la iglesia de San Pedro por el teniente de beneficiado don Francisco Hernández de la Rosa ; se le puso por nombre "Bernardo" y fue su padrino don Cristóbal Ramos, de la misma vecindad.



    3.- DOÑA MARÍA DE LA O DÍAZ SABINA (o DELGADO)

    Nació en Güimar en 1668, siendo bautizada el 9 de octubre de dicho año en la iglesia de San Pedro por el Br. don Salvador Pérez "Bdo. de dha parroquial"; se le puso por nombre "María" y fueron sus padrinos don Francisco Texera y doña Inés Díaz, de la misma vecindad.



    El 22 de abril de 1693 contrajo matrimonio en la iglesia de San Pedro de Güimar con don Francisco (José) de Torres Bencomo, hijo de don José González de Utarte y de doña Francisca de Torres; los casó y veló el beneficiado don Bartolomé Pérez Sutil, y fueron sus padrinos don Luís Delgado y su esposa doña María Marrero, actuando como testigos don Diego Delgado, don Salvador Pérez y don Luís Díaz, de la misma vecindad.



    Doña María de la O fue sepultada en la parroquia de San Pedro el 5 de junio de 1723, a los 54 años de edad, había testado; le acompañó el beneficiado con capa por la calle e hizo tres pausas, y en la parroquia se le hizo oficio de cuerpo presente, con vigilia y misa cantada, y oficio de sepultura; al tercer día se celebró el oficio de honras, también con vigilia y misa cantada, y se dieron gracias; acompañaron y asistieron a todos los funerales los capellanes y religiosos del convento, quienes dijeron misa; se pusieron de ofrenda dos almudes de trigo y una botija de vino. Dejó en su testamento 25 misas más, que se debían decir a voluntad de sus albaceas. Le sobrevivió su marido, quien murió en 1748.

    Procrearon siete hijos:



    A) Doña María de Torres

    Nació en Güimar el 18 de octubre de 1694, siendo bautizada seis días después en la iglesia de San Pedro por Fray Cristóbal de Betancur, "de la horden de Predicadores", con licencia del beneficiado servidor de la misma Br. don Juan García de Calzadilla; se le puso por nombre "María" y fue su padrino don Diego Baulén de Ponte, vecino de dicho lugar.



    B) Don Luís de Torres Bencomo

    Nació en Güimar el 28 de noviembre de 1696, siendo bautizado el 2 de diciembre inmediato en la: iglesia de San Pedro por el beneficiado don Bartolome Pérez Sutil; se le puso por nombre "Luis" y fue su padrino don Domingo González, de la misma vecindad.



    El 23 de abril de 1'724 se casó en la iglesia de San Pedro de Güimar con doña Josefa de Páez Galdona, hija de don Francisco González y de doña Florencia de Páez y Galdona, vecinos de La Orotava ; celebró la ceremonia el presbítero don Francisco Hernández de la Rosa , con licencia del beneficiado don Domingo de Páez y Galdona, siendo testigos el sargento mayor don Juan Tomás Baulén de Ponte y los presbíteros don Juan Alonso Ximénez y don Juan Rodríguez Mallorquín, vecinos de dicho lugar. Se velaron el 7 de mayo de 1725 ante el beneficiado de Páez.



    Tuvieron cuatro hijos: Don José (1725), casado en 1753 con doña María Justa Corona; doña Florentina .(1728), esposa desde 1752 de don Juan Díaz Márquez; don Pedro (1730); y doña María Torres (1732), casada en 1756 con don José Manuel Bencomo.



    C) Don Manuel

    Nació en Güimar el 25 de diciembre de 1698, siendo bautizado tres días después en la iglesia de San Pedro por el Br. don Bartolomé Pérez Sutil, "Beneficiado de dicha parroquia y de Candelaria"; se le puso por nombre "Manuel" y fue su padrino el capitán don Juan Tomás Bauléri, vecino de dicho lugar.



    D) Doña Lucana

    Nació en Güimar el 18 de octubre de 1701, siendo bautizada cuatro días después en la iglesia de San Pedro por don Francisco Hernández de la Rosa , "Teniente Servidor deste Beneficio"; se le puso por nombre "Lucana" y fue su padrino don Tomás de Ledesma, de la misma vecindad.



    E) Doña María de Torres (o de la O )

    Nació en Güimar el 6 de abril de 1704, siendo bautizada cuatro días después en la iglesia de San Pedro por el beneficiado don Bartolomé Pérez Sutil; se le puso por nombre "María del Rosario" y fue su padrino don Blas González Fariña, vecino de dicho lugar.



    El 16 de julio de 1727 contrajo matrimonio en la iglesia de San Pedro de Güimar con don Francisco García Leandro, hijo de don Luís García Leandro y de doña Isabel de la Cruz ; los casó y veló el presbítero don Francisco Hernández de la Rosa , con licencia del beneficiado don Domingo de Páez y Galdona, siendo testigos don Pedro García Leandro, don Juan García y don Juan González Cartaya, de la misma vecindad.



    De esta unión nacieron siete hijos: Don José (1728); doña Antonia (1729), esposa desde 1755 de don Cristóbal García Leandro; don Luís (1734); doña María (1737); don Cristóbal (1740); doña María (1743); y doña Felipa Ga