RETRODEZCAN

Este imperativo es del todo incorrecto pero me resulta más contundente que el original RETROCEDAN. Por lo tanto, si la Real Academia de la Lengua Española me lo permite, desde hoy en adelante haré uso exclusivo de él.
Con RETRODEZCAN pretendo dar a conocer parte de mi obra pictórica, escultórica, fotográfica y, en menor proporción, literaria y, a la vez, mantener una corriente de opinión sobre los acontecimientos de naturaleza artística de hoy día.
Espero que tomeis la sabia decisión de manteneros a una distancia prudencial de mis opiniones aquí vertidas que no siempre tienen por que ser del agrado de la mayoría; ¿o, sí?

viernes, 24 de febrero de 2017

CONTRA-VERDAD

¿Cuantas veces habrán ocultado los distintos  gobiernos de éste país parte de cualquier verdad en su propio beneficio?

Los distintos gobiernos elegidos han venido jactándose a menudo de no mentir; solo que no mentir no significa esconder a la opinión pública parte de ese trozo de  verdad fundamental  pero tan incómoda que no interesa en absoluto difundir en perjuicio únicamente propio y a la que yo he bautizado, precisamente, con el curioso nombre de contra-verdad.

Considero contra-verdad  a aquella parte escondida de una verdad cualquiera, oculta para no perjudicar con su publicación los intereses de ciertos miembros de un determinado partido político, -cuando no al partido mismo,- y no aquella otra tan de moda ahora calificada de post-verdad y que, como ya se sabe, es considerada así como consecuencia directa del resultado de una mentira, tan bien urdida, que a fuerza de repetirse constantemente consigue la ventajosa apariencia de ser cierta. 

A lo largo de todos sus años de legislatura, los distintos gobiernos elegidos han hecho  gala, en infinidad de ocasiones, de este recurrente método de contra-verdad del que vengo hablando últimamente.

El mismísimo Luis Bárcenas, por poner sólo un ejemplo, recurrió a menudo a ella argumentando, sin escrúpulos, la sospechosa manera de contabilidad paralela llevada a cabo durante años por él en el partido y también lo hizo en su día la portavoz del PP, Mª Dolores de Cospedal, durante  su ya mítica intervención, intentando justificar la opaca indemnización por despido cobrada entonces por parte del propio Bárcenas a instancias del  Partido Popular.

Ésta vez, su primera  intención no fue la de mentir, aunque su verdadero propósito sí que fue el de enmascarar, disfrazar  parte de aquella verdad, para  ocultarla convenientemente a ojos de la opinión pública. Y, sabe Dios, lo muy difícil que le resultó.

Ha sido tan memorable aquella pasada intervención de Cospedal, que la reproduzco íntegramente de nuevo para tratar de entender la argumentación de contra-verdad que he venido desarrollando hoy desde un principio:

"La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido… y como fue una indemnización en difini… en diferido… en forma, efectivamente… de simulación de… simulación… o de lo que hubiera sido en diferido en partes de una… de lo que antes era una retribución, tenía que tener la retención a la seguridad social, es que si no hubiera sido… ahora se habla mucho de pagos que no tienen retenciones a la seguridad social ¿verdad? Pues aquí se quiso hacer como hay que hacerlo… es decir con la retención a la seguridad social. Y mire usted, yo le voy a decir algo bien claro: si hubiera algo que ocultar… si hubiera habido algo que ocultar… es más… gobernando en España el partido socialista, y por lo tanto teniendo acceso absolutamente a toda la documentación oficial… pues no se habría hecho un pago en diferido de una indemnización en forma de retribución, o se habría hecho ese pago también dándole la forma en su parte de cotizaciones sociales, no se entendía que hubiera nada que ocultar y no había nada que ocultar, y por eso se hizo con esa claridad"

Publicar un comentario