RETRODEZCAN

Este imperativo es del todo incorrecto pero me resulta más contundente que el original RETROCEDAN. Por lo tanto, si la Real Academia de la Lengua Española me lo permite, desde hoy en adelante haré uso exclusivo de él.
Con RETRODEZCAN pretendo dar a conocer parte de mi obra pictórica, escultórica, fotográfica y, en menor proporción, literaria y, a la vez, mantener una corriente de opinión sobre los acontecimientos de naturaleza artística de hoy día.
Espero que tomeis la sabia decisión de manteneros a una distancia prudencial de mis opiniones aquí vertidas que no siempre tienen por que ser del agrado de la mayoría; ¿o, sí?

martes, 7 de marzo de 2017

LA JUSTICIA: No debiera ser igual para todos

De tanto escuchar, sobre todo en los últimos años, aquello de que LA JUSTICIA NO ES IGUAL PARA TODOS, debo admitir, sin temor a equivocarme, de que tal vez sea cierta esa afirmación, casi categórica, que muchos ponen en boca de otros para no parecer sospechosos de sus propias dudas jurídicas.

Después de un profundo análisis que seguramente pondrá en entredicho mi propia conciencia demócrata, debo admitir que, en realidad, LA JUSTICIA NO DEBIERA SER IGUAL PARA TODOS por cuanto no todos disponemos siempre de las mismas oportunidades que se supone deberían habernos ofrecido los varios dirigentes de los distintos gobiernos elegidos en este país desde la muerte del dictador.

La educación escolar y universitaria gratuita me parecen un derecho fundamental para toda la ciudadanía, así como también unos salarios dignos, el acceso a la vivienda, el derecho a la Seguridad Social, al cobro de pensiones a partir del final de tu vida profesional, etc. etc. Sólo así nos podríamos presentar humildemente ante la justicia, -aceptando todas nuestras propias responsabilidades-, en igualdad de condiciones. Por lo tanto, hasta no ver cumplidos todos estos derechos fundamentales como requisitos indispensables, la Justicia debería ser mucho más benevolente si cabe con las clases más desfavorecidas y mucho más rígida y severa con aquellas otras que, -amparándose en un estatus social, político y económico determinados-, se valen para delinquir de la manera más descarada al amparo, precisamente, de su excelente formación académica o profesional en el desempeño determinado de la función pública.

En su alegoría, LA JUSTICIA se representa como una mujer con los ojos vendados, -que no ciega-, con una espada en su mano derecha y una balanza, -que no de precisión-, en la izquierda. Imaginemos por un momento que su lazarillo fuera aquel niño de Tormes, tan sumamente necesitado, que todos ya conocemos a través de la popular y excelente novela anónima española del siglo XVI. ¿Creeríamos entonces en una justicia más ejemplar aunque menos imparcial pero más benevolente con unos y más severa con otros?

En cualquier caso, ¿Podríamos acaso imaginar de qué manera ésta representación (precisamente femenina) administraría justicia hoy si el pequeño Lázaro, aunque fuera sólo por un momento, la despojara de la espesa venda que imposibilita su visión desde hace tanto tiempo y se sumiera en la realidad delictiva que asola desde décadas éste país y donde las extremas desigualdades benefician mucho más a la clase dirigente que a la mayoría de la clase trabajadora?





Publicar un comentario