RETRODEZCAN

Este imperativo es del todo incorrecto pero me resulta más contundente que el original RETROCEDAN. Por lo tanto, si la Real Academia de la Lengua Española me lo permite, desde hoy en adelante haré uso exclusivo de él.
Con RETRODEZCAN pretendo dar a conocer parte de mi obra pictórica, escultórica, fotográfica y, en menor proporción, literaria y, a la vez, mantener una corriente de opinión sobre los acontecimientos de naturaleza artística de hoy día.
Espero que tomeis la sabia decisión de manteneros a una distancia prudencial de mis opiniones aquí vertidas que no siempre tienen por que ser del agrado de la mayoría; ¿o, sí?

sábado, 18 de junio de 2011

YO, OTRO MÁS QUE INDIGNADO



A todo lo largo de este tormentoso y sacudido mes de Junio he tenido la oportunidad de presenciar y escuchar todo cuanto los llamados INDIGNADOS, entre los que yo mismo me encuentro, han venido debatiendo, proponiendo y denunciando en las múltiples asambleas convocadas por toda la ciudad de Barcelona hasta culminar con los hechos tan criticados acontecidos frente al Parlamento de Cataluña.

Pues, aún así, me siento mucho más INDIGNADO todavía.

¿Acaso los policias de paisano confundidos pero descubiertos entre la multitud han sido tan ineptos como para no poder interceptar a los violentos entre los pacíficos? ¿Porqué cargar entonces contra estos últimos en lugar de detener a los primeros? 

Seguramente, el  consejero de Interior necesitaba una buena y contundente excusa con la que justificar aquellas brutales cargas policiales de la Plaza de Cataluña.

De haber tenido yo la edad media de la mayoría de los concentrados en la Plaza no me imagino  recibir y aceptar una paliza de aquellas dimensiones sin que hubiera respondido en la misma contundente forma.

Cuando ponen como ejemplo que en un pais democrático el grueso de lo parlamentarios es intocable me asalta la duda muy razonable de que eso pueda ser cierto ¿Acaso los partidos han cumplido los  programas a desarrollar con que prometen a los votantes en caso de ocupar el parlamento? ¿No ha sido el descarado engaño al votante una nueva forma de agresión y de violencia?

¿En cualquier caso, hasta que punto puede hablarse de violencia y no de defensa propia? ¿O acaso no es mucho más violento y amparado por "ley" el desahucio de una humilde familia a la que no le basta siquiera  saldar su deuda entregando a cambio su vivienda?

¿Que tipo de leyes le permite al gobierno islandés encontrar culpables en su mundo financiero para que en España no se pueda hacer lo mismo?

¿Como es posible que se permita a los póliticos alcanzar unos saludables sueldos vitalicios por cuatro años cotizados frente a los treinta y cinco de un trabajador ordinario?

A estas y otras muchas profundas reflexiones son a las que, como yo, han llegado los cientos de miles de descontentos que nos hemos visto atrapados en esta crisis financiera mundial de la que, todo hay que decirlo, encima, otros cuantos miles han salido espléndidamente beneficiados.


Lo único que lamento es que al costado de esa enorme masa juvenil damnificada no se haya puesto el sector representativo de adultos en paro que yo esperaba, ni muchos de los padres cuyos hijos han estado a la altura de las circunstancias ante el gravísimo problema que tanto nos afecta a todos.

Por último, manifestar la enorme decepción que como paisano me ha producido el silencio absoluto que al respecto han mantenido en Canarias todos los afectados por la misma crisis: jóvenes, estudiantes, parados, etc.